La animada historia de los debates presidenciales

0
15

ShareAmerica

Washington, D. C., 14 septiembre 2020.- Los debates estadounidenses han cambiado mucho desde los días en que un abogado de Illinois hechizó al país con sus argumentos morales contra la esclavitud.

Eso fue en 1858, y los argumentos de Abraham Lincoln, que debatía con Stephen Douglas, no llevaron a que Lincoln ganara el escaño en el Senado que buscaba. Sin embargo, las transcripciones se distribuyeron por todo el país y se convirtieron en un trampolín que llevó a Lincoln a la Casa Blanca dos años más tarde.

No fue hasta más de un siglo después, a partir de 1976, que se celebrarían debates nacionales para cada elección presidencial. El programa de este año incluye tres debates entre los candidatos presidenciales de los principales partidos y uno entre sus compañeros de fórmula para la vicepresidencia.

Habrá cambios debido a la pandemia de novel coronavirus. Los debates pueden ser más importantes que en las elecciones anteriores, porque los candidatos han tenido menos oportunidades para los eventos típicos de la campaña debido a las restricciones de salud pública.

Las diferencias con los debates entre Lincoln y Douglas serán muchas: En lugar de que cada candidato hable durante una hora o más durante su turno durante un espacio de tres horas, los candidatos actuales se turnarán durante una sesión de preguntas y respuestas televisada de 90 minutos de duración dirigida por periodistas. En lugar de transcripciones por telégrafo, decenas de millones de personas verán los acontecimientos en directo, y los medios de comunicación social y la prensa amplificarán tanto las palabras de los candidatos como las reacciones de los espectadores a las mismas, durante y después de los debates.

Los debates en Estados Unidos suelen incluir a los candidatos republicanos y demócratas, pero no a los candidatos que representan a otros partidos. Sin embargo, los candidatos de terceros partidos o independientes aparecerán en las papeletas de votación.

La organización no partidista Liga de Mujeres Votantes dirigió los debates durante años, pero en 1988 los líderes de los partidos tomaron el control. Desde entonces, sólo se ha permitido debatir a los candidatos con un apoyo sustancial en las encuestas públicas. Por ello, en general, sólo dos candidatos suben al escenario en el otoño, aunque el independiente Ross Perot fue incluido en 1992.

¿Harán cambiar de opinión a los votantes?
Analizar la influencia exacta de los debates en los votantes es difícil, pero es evidente que “importan”, dice Kathleen Hall Jamieson, directora del Centro de Política Pública Annenberg de la Universidad de Pennsylvania. “Es la única oportunidad de la elección para contrastar los candidatos [de los principales partidos] en el mismo lugar respondiendo a las mismas preguntas. Se tiene una idea de su temperamento y su capacidad de anticipar lo inesperado”.

Además de dar a los votantes una idea de la personalidad y el carácter de los candidatos, los debates educan a los espectadores estadounidenses sobre los temas y la posición de los nominados, dice Bill Benoit, profesor de estudios de comunicación de la Universidad de Alabama en Birmingham.

“Los debates han cambiado la intención de voto de algunos votantes, pero más comúnmente refuerzan las actitudes existentes”, dice Benoit. “El debate no gana o pierde una campaña por sí mismo, pero ciertamente fortalece o debilita una campaña”.

Otra cosa muy distinta a los días de Lincoln es el reciente hábito de ver un debate mientras se siguen las opiniones de otras personas en las redes sociales, lo que puede interferir con la audición de lo que los candidatos están diciendo, dice Benoit.

Este año, debido a Covid-19, los debates puede que se realicen sin público en vivo. Eso sería una mejora, dice Jamieson, ya que los votantes tendrán que formar sus opiniones sin el sesgo del aplauso de la multitud.

Los debates en Estados Unidos son diferentes a los de otras democracias porque el sistema político está más ligado al candidato individual que a la plataforma de un partido, dice Stella M. Rouse, profesora adjunta de gobierno y política en la Universidad de Maryland.

“El debate en este país es algo muy individualista”, comentó.

Los elementos curiosos y los errores en los debates a menudo dominan las noticias posteriormente, pero, a veces, las reacciones pasan por alto la verdad. Lloyd Bentsen asestó un golpe a Dan Quayle, de 40 años, en el debate vicepresidencial de 1988, cuando Quayle dijo que tenía tanta experiencia en el Congreso como la que tenía John F. Kennedy antes de ser presidente.

“Serví con Jack Kennedy. Conocí a Jack Kennedy. Jack Kennedy era amigo mío. Senador, usted no es Jack Kennedy”, replicó Bentsen. Pero Jamieson dice que la verdad, que Quayle habló con precisión sobre sus años de experiencia, se perdió en el intercambio.

Aun así, los debates dan a los votantes información sobre cómo gobernaría un candidato. Aunque los escépticos, a veces, se quejan de que los políticos no cumplen sus promesas de campaña, Jamieson dice que la evidencia demuestra lo contrario. En promedio, los presidentes intentan promulgar el 60 por ciento de sus propuestas de campaña.

En los debates, “se puede ver una diferencia bastante drástica en lo que harían”, dice Jamieson.

El debate de 1980 es un buen ejemplo, según Jamieson. El presidente Jimmy Carter, que tenía una formación en ingeniería, conocía muchos hechos, pero era incapaz de comunicar un panorama más amplio. Ronald Reagan era todo lo contrario: bueno en contar historias que conectaran con el público, pero corto en detalles.

Ambos terminaron gobernando con esas respectivas fortalezas y debilidades, dijo.

Reagan era un maestro de memorables líneas de debate y ganó las elecciones después de preguntar: “¿Están mejor que hace cuatro años?

Aunque gran parte de la cobertura de noticias se centra en estas frases con pulso, los votantes conocen más sobre los asuntos que escuchan. Benoit indica que las encuestas muestran que las personas que observan los debates conocen mejor los asuntos después de estos que antes de haber escuchado y mejor que las personas que no observan los debates.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

nueve − uno =