Así pasa la gloria del mundo

0
18

Ciudad de México, 10 de noviembre de 2019.- Cuando Evo Morales decidió lanzarse a la Presidencia de Bolivia, tuvo el acompañamiento de una serie de organismos político sociales que empujaron su candidatura, a nivel internacional.

En México, un importante ente de ese tipo, incluso, lo trajo para que hablara ante los medios de comunicación sobre el problema del agua, a nivel continental.

Se trataba de hacerlo visible internacionalmente, a la vez, que encabezara un movimiento mundial de reivindicación de los pueblos indígenas, como parte de la agenda internacional del nuevo milenio (actualmente en pleno desarrollo).

Juan Evo Morales Ayma es un indígena de ascendencia aymara. Era, en ese entonces, político, sindicalista, activista y dirigente. Por supuesto que ganó las elecciones presidenciales del 18 de diciembre de 2005, con lo que se convirtió es el primer indígena en la historia de Bolivia que alcanzó la jefatura del estado, en un país en el que más de la mitad de la población es indígena.

Su victoria político electoral coincidió con un momento de giro a la izquierda en numerosos gobiernos de América Latina, lo que reforzó su protagonismo en el contexto histórico regional, producto de una serie de movilizaciones populares que tuvieron como objetivo reclamar el derecho histórico al cultivo de coca de los indígenas y promover un mayor beneficio de los recursos naturales del país para los bolivianos.

Todo mundo lo recuerda visitando diversos países de Europa y África donde lucía su indumentaria aymara, convertido en un imán de la redención de los pueblos ancestrales.

Evo renunció hoy a la Presidencia de Bolivia, tras dos semanas de manifestaciones en su contra por la supuesta violación a las leyes electorales de la nación suramericana y luego de un nuevo intento fallido de reelección.

Es la historia de los mandatarios de todo el mundo que alcanzan las primeras magistraturas de sus naciones, alzándose desde el izquierdismo político. Evo pertenece al Movimiento al Socialismo (MAS), una corriente política izquierdista que tuvo poca aceptación en América Latina, aunque se difundió con amplitud en ciertos círculos políticos de izquierda, durante la segunda mitad del siglo pasado.

En el ADN de estos personajes se encuentra muy enraizado el poder absoluto, por lo que su signo es la reelección una y otra vez hasta que, vulgarmente, son echados del poder.

En América Latina, lo fueron los hermanos Castro de Cuba, en especial Fidel; los sandinistas de Nicaragua, los bolivaristas de Venezuela, donde se mantiene en el poder Nicolás Maduro, tras la muerte de su antecesor Hugo Chávez, y por esos pasos iba Evo, entre otros más.

Ahora, Evo busca asilo político.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

tres × 5 =