Alfa Omega: Zaldívar L. de L., al banquillo de los acusados

0
15

Jorge Herrera Valenzuela
Twitter / Facebook

Guerra recrudecida

Ciudad de México, 22 de abril de 2024.- Siguen “Juntos Haciendo Historia” y la “incorruptible 4T” se desmorona cada segundo en el resto del sexenio. Vivimos el gobierno más destructivo, divisionista y corrupto desde 1824.

La guerra presidencial, iniciada la mañana del 2 de enero de 2023, en contra de la presidenta y los ministros de la Suprema Corte de Justicia de la Nación se aviva con una “denuncia anónima” que fundamentó la orden de investigar hechos que, se cree, vulneraron autonomía e independencia del más Alto Tribunal de Justicia.

Dice el dicho que “en la guerra y el amor, todo se vale”. El presidente de la República no desiste de sus ataques al Poder Judicial de la Federación y le aplican el dicho: “con la vara que mides serás medido”. La presidenta de la Suprema Corte le da a su eterno detractor, “una probadita de su propio chocolate”.

Hay dos bandos, como es lógico. Veremos qué efecto causa este encuentro, el domingo 2 de junio. La Suprema Corte no investiga ni denuncia. El Consejo de la Judicatura Federal hace la investigación administrativa.

Personajes del “presente pasado” siguen actuando, tras bambalinas. Julio Scherer Ibarra, el influyente consejero jurídico del presidente de México, separado del cargo, dicen que sigue haciendo travesuras.

Habló Alejandro Rojas
En la tribuna del Senado de la República cuando estuvo supliendo al zacatecano Ricardo Monreal Ávila, el expriista y hoy militante del partido en el poder, Alejandro Rojas Díaz Durán precisó, con voz fuerte, que el queretano Zaldívar Lelo de la Larrea violó doblemente artículos constitucionales, por lo que debe estar alejado de la política.
Rojas Díaz Durán no negó su relación con el hoy expresidente de la Scjn, de treinta años, pero votó en contra de aceptar la renuncia que estaba a discusión, porque no había fundamento jurídico, ya que el ministro no incurrió en grave falta. En Palacio Nacional encontró todo el respaldo y mereció los elogios del tabasqueño.

Además, el renunciante, a un año y meses de cumplir su período ministerial, no puede durante dos, ocupar cargo oficial, comisión gubernamental ni servir o militar en un partido político. Es el encargado de redactar el proyecto para desaparecer a la Suprema Corte de Justicia y avalar que ministros, magistrados y jueces sean electos por el pueblo bueno y sabio, como ya está comentado. Rojas Díaz Durán estuvo en el escaño senatorial de junio a noviembre de 2023, cuando el zacatecano andaba en el equipo de la candidata oficial a la Presidencia de México.

¿Amnesia o senilidad?
Cuando YSQ se encontraba en la supuesta posición de “opositor protegido” no trabajaba y vivía con el dinero que recibía del gobierno al armar sus borlotes, sus plantones y sus campamentos en el Centro Histórico de la Ciudad de México, el tabasqueño se decía defensor de la justicia, exigía que los funcionarios gubernamentales respetaran y cumplieran la Ley.

Al ganar arrolladoramente la Presidencia de la República mantuvo su línea de protector del pueblo y para entonces ya había pasado un sexenio en que mandó «al diablo a las instituciones”. El presidente electo seguía cobijado con piel de oveja. En sus repetidas declaraciones, a reporteros diaristas, afirmaba que mantendría un respeto absoluto hacia el Poder Judicial de la Federación.

Expresaba entonces que en lo más mínimo tendría injerencia en los asuntos que conocían jueces, magistrados y ministros. Desde sus primeras “conferencias mañaneras” olvidó lo prometido. Desapareció el candidato amoroso, el que iba a gobernar para todos los mexicanos. Comenzó a tirar bandazos para dividir a los mexicanos, incluso, afectó a las familias.

Uno de sus blancos fue, lo es y continuará siendo, la Suprema Corte de Justicia de la Nación. Su resentimiento hacia el Poder Judicial nació cuando el presidente Vicente Fox intentó el desafuero del jefe de Gobierno del Distrito Federal por desacato judicial. Calificó de corruptos, conservadores y defensores de intereses de particulares, a los funcionarios judiciales. Anunció que acabaría con la corrupción.

Perdió su candidata a presidenta de la Corte y eso le enfureció a tal grado que endureció sus ataques a la reconocida jurista y académica Norma Lucía Piña Hernández, “porque ella no es como su antecesor”, el nefasto Arturo Fernando Zaldívar Lelo de Larrea.

El 8 de agosto de 2018, el presidente electo, declaró: “En el nuevo gobierno el presidente de la República no tendrá palomas mensajeras ni halcones amenazantes, ninguna autoridad encargada de impartir justicia será objeto de presiones ni de peticiones ilegítimas”.

Hay grabaciones de otras declaraciones del presidente de México, en el mismo tenor. No sabemos si a partir del 2 de diciembre de ese año, después de su primera noche de dormir en Palacio Nacional, sufrió un ataque de amnesia o si su mente cayó en la senilidad. Lo que sí recuerda, con frecuencia, son tres desafortunadas frases: “me canso ganso”, “nada de que la Ley es la Ley” y la más reciente fue afirmar: “mi autoridad política y mi autoridad moral están sobre cualquier Ley”.

El exministro, como abogado, jamás laboró en los órganos de gobierno del medio judicial, hasta que el presidente Felipe Calderón le abrió la puerta en la Suprema Corte y el Senado aprobó la propuesta. Se conocieron en la Escuela Libre de Derecho. Hoy Zaldívar Lelo de Larrea tiene el total apoyo del tabasqueño y en la campaña de la candidata oficial tiene la encomienda de redactar el proyecto para que ministros, magistrados y jueces federales sean “electos por el pueblo bueno y sabio”.

Un abogado sin principios
En la historia de la Escuela Libre de Derecho, fundada en 1912, encontramos a ilustres juristas, a destacados y honorables litigantes, mujeres y hombres. De ella egresaron los presidentes de la República Emilio Portes Gil y Felipe de Jesús Calderón Hinojosa.

La mancha negra e imborrable está personificada por un queretano que demuestra carecer de principios, de valores y de dignidad. Además de lo académico, debió oír a sus maestros que referían esas características para ponerlas en práctica durante el ejercicio profesional. Desvió sus pasos al presidir el Poder Judicial Federal.

Al llegar al Poder Ejecutivo Federal el tabasqueño, que lleva 24 años en campaña política, el queretano dobló las manos y acató las órdenes del huésped de Palacio Nacional. Tenía derecho de picaporte. No requería citas para dialogar con su jefe. Está dicho por el presidente que lo trataba como si fuera simple empleado. Le pedía, con mucho respeto, intervenir para que algunos expedientes fueran dictaminados favorablemente “para bien del interés nacional”.

Según “la denuncia anónima”, el queretano contó con varios colaboradores para acudir a las oficinas de funcionarios judiciales a “pedir un dictamen o una sentencia favorable”, también se reveló que había personeros para intimidar a quienes no accedían a “la petición”. Muchos eran citados en las oficinas de “los recaderos”.

El presidente de la Suprema Corte no logró ver prorrogado en dos años su mandato como lo deseaba el jefe. Hoy, el expresidente no es investigado y sí lo son: Carlos Antonio Alpízar Salazar, Edgar Manuel Bonilla del Ángel, Netzaí Sandoval Ballesteros, Jaime Santana Tural y Arely Gómez González.

¿Por qué Zaldívar Lelo de Larrea no es investigado?
Porque la Suprema Corte no tiene facultades para investigar y denunciar a dicho personaje. El Consejo de la Judicatura, reitero, realizará una investigación administrativa en torno a las personas mencionadas. El abogado litigante Arturo Fernando también es candidato a un juicio político.

La abogada Arely ya renunció a las funciones que tenía. Ella fue una de las titulares de la hoy desaparecida Procuraduría General de la República, en el sexenio de Enrique Peña Nieto. Es hermana de un vicepresidente de Televisa.

Alpízar es funcionario en la Secretaría de Gobernación, contando con el total apoyo presidencial, que ya lo salvó de otras acusaciones. Netzaí es secretario de Estudio y Cuenta con la ministra Lenia Batres Guadarrama.

También se menciona al exconsejero jurídico de la Presidencia, sin estar bajo investigación, por ahora, Julio Scherer Ibarra. Durante su estancia en el cargo mantenía relaciones oficiales y privadas con Alpízar Salazar, secretario general de la presidencia del Consejo de la Judicatura Federal.

Ejecutivo y Legislativo vs Judicial
Definitivamente, el presidente de México está obsesionado en destruir la estructura del Poder Judicial Federal, ahora hasta su empleado de nombre Mario Delgado le entró a la guerra para defender al abominable Zaldívar Lelo de Larrea. Se coaligaron los diputados federales, a la voz del patrón, para promover un juicio político contra la presidenta de la Suprema Corte. Tienen mayoría en la Cámara de Diputados, pero no en el Senado.

En la mañanera del jueves, “el peje”, afirmó que si Carlos Antonio Alpízar tiene que dejar su cargo, “también la señora Norma Piña debe retirarse de la presidencia”. Absurda ocurrencia y desdén hacia la ministra presidenta. Los chairos aplaudieron inmediatamente.

El tabasqueño busca ensuciar más la campaña de su candidata que no las tiene todas consigo, a pesar de las encuestadoras que la colocan en primer lugar y con muchos puntos de ventaja.
En este sexenio destructor no es novedad que las diputadas y los diputados, del partido en el poder, acaten las órdenes que salen de Palacio Nacional. “Ni una coma se le quita a las iniciativas presidenciales”.

Anuncio

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí