Alfa Omega: “Señor presidente, ya párele a las mañaneras”, dijo E. Poniatowska

0
24

Jorge Herrera Valenzuela
Twitter / Facebook

México nos necesita unidos a to2, es prioritario

Ciudad de México, 24 de enero de 2021.- La voz de La Princesa Roja debió de cimbrar las paredes del despacho presidencial.

Nadie se había atrevido a decirle al presidente de México lo que declaró una de las intelectuales reconocidas internacionalmente, amiga, seguidora y activista del movimiento político emprendido por el tabasqueño. Como también sorprendió que, otra de las simpatizantes de la misma causa, una polémica e influyente periodista de televisión, radio y prensa impresa, expresara no estar de acuerdo con la supresión del Ifetel y del Inai.

Estamos en un sexenio que cada día impacta y hace válido su estribillo de “Juntos Haremos Historia”, negativamente. El personal estilo de gobernar del presidente demuestra que hablar todas las mañanas no resuelve los problemas cruciales por lo que atraviesa el país. Sin embargo, hay quienes aplauden esa inédita forma de actuar del hombre que durante 18 años buscó llegar a Palacio Nacional no solo a despachar desde ahí, sino inclusive para vivir con su esposa y un hijo menor.

Doña Elena Poniatowska Amor, parisina que en mayo cumplirá 89 años, mexicana de corazón, respondió a Edmundo Cázares, del portal Índice Político que (ella) si tuviera oportunidad de hablar con el presidente de México, le diría: “Señor presidente, ya párele a las mañaneras, porque han provocado un hartazgo y nos tiene a todos al borde de la irritación y confrontación nacional”.

Fue contundente la escritora, también identificada como La Princesa Roja, al expresar: Las mañaneras son innecesarias y hasta contraproducentes”. En esta primera respuesta también comentó que “Es un auténtico abuso del poder presidencial obligar a periodistas que vayan todas las madrugadas a hacer preguntas a modo”.

En mi pueblo, cercano a la Capital del País oí que decían ya chole. Eso es lo mismo que decir: ya basta, ya chocas, ya párale, ya caes mal, ya cámbiale. Ese reproche se originó hace más de un siglo en el medio rural, en el campo. En otras palabras, ya fastidian las conferencias que tienen como escenario el antiguo Salón de la Tesorería de la Federación, en el ala norte de Palacio Nacional.

Siempre repite lo mismo
La autora del libro La Noche de Tlatelolco, de plano se tiró a fondo en sus contestaciones. Manifestó que no es verdad que sea el presidente más atacado. “Lo que sucede es que él mismo se expone al ataque al hablar todos los días en las mañaneras” y en su concepto, Elenita dice estar convencida “que es un exceso del presidente con tantas mañaneras”.

Más adelante declaró que “no puede haber una noticia nueva día tras día, siempre repite lo mismo”, además de escenificar todas las mañanas “una comedia de equivocaciones desde el emblemático Palacio Nacional, que nada le favorecen al propio presidente, ni mucho menos al país. Lo grave, en concepto de la escritora que fue distinguida con el Premio Miguel Cervantes, “Es que no hace caso a nadie. Ahora es sumamente más difícil acercársele, verlo y hablar con él”.

Pocos han de saber el nombre completo de esta notable escritora que llegó a México en los años de la Segunda Guerra Mundial, junto con su mamá María Dolores Paulette Amor (leí que el segundo apellido era Yturbide o Escandón), de padres mexicanos y emparentada con la poetisa Pita Amor. El papá fue un hombre de la realeza europea y se llamó Jean Evrement Poniatowski Sperry.

Pues bien, nuestro personaje nació el 19 de mayo de 1932 en París y fue bautizada con los nombres de Helene Elizabeth Louise Amélie Paula. Estudió en la Unam. En 1963, contrajo matrimonio con el astrónomo Guillermo Haro Barraza, reconocido mundialmente por sus aportaciones a las ciencias astronómicas. Tuvieron tres hijos, Emmanuel, Paula y Felipe. Doña Elena es feliz con sus ocho nietos, según me dijeron. Haro falleció en 1988

Gran esfuerzo, no revertible
Sin duda alguna, una de las voces autorizadas en el gremio periodístico, es la de Carmen Aristegui (María del Carmen Aristegui Flores, que el pasado 18 de este mes cumplió años), reconocida por su trabajo reporteril, aunque por el mismo ha enfrentado serios problemas, derivados de sus investigaciones periodísticas como aquella de la Casa Blanca, lujosa residencia en las Lomas de Chapultepec, propiedad de Angélica Rivera Hurtado, cuando era esposa del presidente de México.

Bueno, es de todos conocidos que Carmen abrió permanentemente los micrófonos de la radio durante la campaña, de muchos años, al tabasqueño, como parte de su labor informativa y sin hacer a un lado a los demás personajes actuantes de la política. Con la neutralidad en el desempeño de su misión, Carmen ha manifestado no estar de acuerdo con la posible desaparición de instituciones, a propuesta presidencial y que requieren reformas legislativas.

La colega Aristegui, egresada de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales, Unam, ha dicho: “Es una mala idea revertir fenómenos de esta naturaleza que le han costado a México un montón de años y esfuerzos para poder establecer, mediante instituciones que puedan tener efectivamente un orden legal, como el que hoy tenemos en el INE, que es la autoridad electoral”.

Considera Carmen Aristegui que tanto el Instituto Nacional de Acceso a la Información como el Instituto Federal de Telecomunicaciones son organismos costosos para el erario, pero son fundamentales “para el sistema de peso y contrapeso que mantienen el equilibrio del poder entre las diferentes instituciones del Estado”.

Pésima idea su desaparición
También en su programa radiofónico, Carmen dijo que desaparecer al Inai y al Ifetel no es una solución adecuada, cuando “de lo que podemos hablar, es de la gestión de estos organismos autónomos, pues, desde luego, esto es parte de la democracia”.

Sus afirmaciones las hizo, nuestra colega, el pasado lunes y fue una severa crítica al hombre que manda, vive y despacha en Palacio Nacional, porque entraña una profunda preocupación para los mexicanos, ya que incluir en el organigrama de la Secretaria de Comunicaciones y Transportes al Ifetel, así como al Inai a la secretaria de la Función Pública, no es nada positivo.

Queda claro que el presidente de México deberá de tomar en cuenta las opiniones de dos profesionistas, dos damas respetables y con reconocimientos en sus trayectorias, porque no es aplaudible que el tabasqueño mantenga sus propósitos contra el sistema democrático que en lo que va de su gobierno. En el corto periodo del sexenio está aplicando el sistema de gobierno unipersonal.

Mueren Biebrich y su esposa
El estimado colega Pepe Ureña, de la Redacción de Quadratín, nos hizo llegar, en esta semana, la noticia del fallecimiento del sonorense Carlos Armando Biebrich Torres y de su esposa María del Socorro Gándara, a consecuencia del Covid-19. Él fue uno de los jóvenes políticos en la etapa del echeverrismo (70/76). Primero, subsecretario de Gobernación y luego, como no había cumplido 35 años, la orden presidencial motivó reformar la Constitución Política de Sonora, a efecto de fuera gobernador.

Biebrich Torres tenía un gran futuro político, pero el mismo que lo encumbró, lo derribó. En esos años, Carlos Armando fue el más joven subsecretario de Gobernación y gobernador. Pero, narró Pepe Ureña, el presidente Luis Echeverría le ofreció la presidencia del PRI en el D.F, para participar en la campaña del candidato José López Portillo. El joven sonorense dijo “no estoy buscando chamba” y no aceptó la invitación.

Era octubre de 1975. La entrevista, en Palacio Nacional fue ríspida e inclusive, reseñó Pepe, Biebrich permaneció de pie frente al presidente. En ese mismo octubre hubo un sangriento zafarrancho en el murieron campesinos de San Ignacio Río Muerto, Sonora, y se produjo “la caída del gobernador”.

Pepe escribió en su nota periodística y comparto con gusto la interrogante: “Al saber la noticia, me pregunté ¿dónde quedaron los políticos de altura como Biebrich? Comento: muchos ya murieron; de los vivos hay excepciones y me sobran dedos de una mano para contarlos.

Sospechosa renuncia
En verdad, no puedo creer que un funcionario o una funcionaria presente su renuncia, única y exclusivamente, por “razones meramente personales”. Menos lo acepto cuando se trata de una doctora con reconocida trayectoria en su natal Hidalgo y en el ámbito federal, a lo largo de 31 años de servicios profesionales en el Sector Salud, donde su responsabilidad estaba ligada a los trabajos de vacunación contra el funesto Covid-19.

La doctora Miriam Esther Veras Godoy fungió como jefa del Plan de Vacunación contra Covid-19, dependiente de la Secretaría de Salud, además de ser la directora general del Centro de Control nacional para la Salud de la Infancia y la Adolescencia. Sorprendió que esta profesionista especializada en Salud Pública presentara su renuncia, bajo el argumento de “razones meramente personales”, según informó el doctor Ricardo Cortés Alcalá, director de Promoción de la Salud.

En las pesquisas reporteriles me informé que Miriam Esther, reconocida por la Organización Panamericana de la Salud por sus trabajos en Washington y en Honduras, pudo no estar de acuerdo con la aplicación del Plan Nacional de Vacunación, mediante el “Sistema de Comandos de Incidentes”, dirigido por militares y no por los funcionarios de la dependencia, lo que, además, propició la politización de un noble programa, por órdenes presidenciales.

Otra más de F. Noroña
Un amigo y colega me dijo “Fernández Noroña es un hombre culto, amante de la lectura”. No dudo que lo sea, pero en la vida pública es un patán 02 –a larga distancia se nota que lo es—y, por segunda ocasión, está en problemas por insultar a una mujer. Coincidentemente, en ambos casos agredió verbalmente a sus compañeras diputadas. Antes a una del PRD y ahora a una del PAN. Obvio, no reconoce que actúa mal y jamás reconoce sus errores y menos se disculpa.

Así es, don José Gerardo Rodolfo Fernández Noroña, un defeño de 61 años de edad y sociólogo egresado de la Universidad Autónoma Metropolitana Campus Azcapotzalco, por sus agravios a la diputada panista Adriana Dávila Fernández, el Instituto Nacional Electoral ordenó que públicamente el diputado petista diera una disculpa a la legisladora. “Noroña”, como es más conocido, se fue al Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación en busca de apoyo. Los magistrados ratificaron la sanción impuesta por el INE, así que el grosero político, perdió.

No es la primera que hace este legislador del PT, cuando era perredista insultó soezmente a Ruth Zavaleta Salgado, presidenta de la Cámara de Diputados, porque, según él, la diputada traicionó al PRD y a su dirigente (el hoy presidente de México) al respaldar a panistas. Noroña en ese entonces expresó que su correligionaria “había entregado su cuerpo a cambio de un hueso”. La dirigencia del partido solo lo amonestó y él no desagravió a su colega.

Mientras son peras o manzanas, Gerardo Fernández Noroña está en riesgo de ser inhabilitado, por el citado Tribunal, para no ocupar cargo de elección popular durante los próximos 10 años, a partir de ya. Debe cumplir la sentencia, pues primero quiere “reelegirse” como diputado federal y en 2024 ser “candidato presidencial independiente” como lo intentó en 2018.

P. D. El próximo miércoles 27 la única gobernadora en funciones, la sonorense Claudia Artemisa Pavlovich Arellano asumirá la presidencia de la Conferencia Nacional de Gobernadores y será la primera mujer en ese encargo. La priista es hija de la recordada Alicia Arellano Tapia, una de las más brillantes políticas del siglo pasado. Doña Licha aún vive… Con horas de diferencias, tres futbolistas dejaron este mundo. Gustavo “El Halcón” Peña Velasco, integrante de la defensa del entonces glorioso Oro de Guadalajara y dos veces seleccionado nacional. Lo recuerdo que en el Campeonato Mundial 1970, “El Halcón” de penal anotó el gol con que México derrotó a Bélgica, 1-0. “El Lobo Solitario”, José Alves dos Santos, Zague, hizo historia en las filas del América. También se fue el lunes 19. El joven entrenador o director técnico de Santos Femenil, Martín Pérez Padrón, murió víctima del nefasto Covid-19. Los tres, descansen en paz.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

tres × cinco =