Jorge Herrera Valenzuela
Twitter / Facebook

Ciudad de México, 4 de septiembre de 2022.- En los últimos 28 años la República Mexicana ha soportado a cinco presidentes sin la experiencia ni la vocación para servir a los millones de habitantes. Los electores, mujeres y hombres, depositaron su voto sin meditarlo, no analizaron la trayectoria de los candidatos. De 1994 a la fecha, solo el actual trabajó desmedidamente para ocupar el despacho de Palacio Nacional.

Desde hace dos años el tabasqueño que vive y despacha en Palacio Nacional, decidió abrir, extemporáneamente, la sucesión presidencial de 2024. El primer nombre que mencionó, como posible sucesora, fue el de Claudia Sheinbaum Pardo, jefa de Gobierno de la Ciudad de México, inclusive, en un acto en la Alcaldía Gustavo A. Madero le alzó el brazo izquierdo, en señal de triunfo.

Días después “el destapador” llamó a tres de sus colaboradores “corcholatas”, añadiendo a los secretarios de Gobernación y de Relaciones Exteriores, viables a la candidatura de Morena.

Al paso de las semanas y siguiendo la línea presidencial, de que hablen, comenten, critiquen, publiquen pros y contras, los medios informativos están realizando encuestas y van calificando la supuesta popularidad de los precandidatos. Los de Morena, partido fundado y permanentemente dirigido por el de Macuspana, andan en plena precampaña.

El PAN ya está en movimiento con los gobernadores de Yucatán y de Querétaro. El PRI no oficializa nada, pero ya está autoapuntada la tlaxcalteca Beatriz Elena Paredes Rangel. Movimiento Ciudadano, del senador Dante Delgado, quiere convencer a Luis Donaldo Colosio Riojas para postularlo.

En las últimas semanas un grupo, a nivel nacional, está trabajando a favor del senador zacatecano Ricardo Monreal Ávila, quien desde hace más de un año declaró, en el noticiero de Radio Fórmula, de Joaquín López Dóriga, que estará su nombre en la boleta electoral. Con firmeza dijo que estaría por Morena. Reitera esa intención, pero debe saber que su relación con el tabasqueño es igual a la que dicho sureño tuvo con Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano y Porfirio Muñoz Ledo, sus hacedores políticamente. Los traicionó.

El panorama es incierto como lo es, hasta este primer domingo de septiembre, el futuro del País. Recuerden que el último presidente priista del siglo pasado entró de relevo por el asesinato de Colosio Murrieta. Jamás pensó el economista egresado del IPN que llegaría a ese cargo. La alternancia en el poder, de 2000 a 2012, resultó un verdadero fiasco. Los panistas demostraron no estar preparados para gobernar.

Regresó el PRI con un político pueblerino, sin antecedente alguno en el ámbito federal ni legislativo. Reinó la corrupción y tres del gabinete están bajo proceso penal, con o sin fundamento jurídico.

Tras ese fracaso, arribó al poder un hombre que hizo 18 años de campaña, pero no le sirvió para nada. No formuló un programa nacional con soluciones a los problemas; por el contrario, tiene divididos a los mexicanos. Su gabinete es de gente cien por ciento impreparada y él mantiene su principio de “nada que la Ley es la Ley”. Ha hecho historia: ningún presidente había violado la Constitución Política, todos los días.

Por lo comentado en párrafos anteriores, llegó el momento en que el electorado debe analizar, a detalle, a quien elige para presidente de los Estados Unidos Mexicanos.

Conciliar y reconstruir
Quien logre ganar en las urnas la Presidencia de México para el período 2024-2030 tiene la tarea más difícil, complicada y titánica. Es más fácil partir de cero que tener que empezar por reconstruir los daños causados. Sale más barato comprar coche nuevo, después de un accidente, que mandarlo reparar.

Hay que conciliar entre los grupos políticos. Convocar a los ciudadanos y ciudadanas para trabajar unidos, como cuando ocurrió el sismo de 1985. No habrá progreso si no hay unidad.

¿Por qué el comentario en esos términos tan drásticos?
No porque me oponga a que una mujer gobierne a más de 130 millones de seres humanos. Eso es necesario y se coronaría la lucha centenaria de las mujeres. Tampoco niego que se dé oportunidad a que un joven ponga sobre su pecho la banda tricolor. Lázaro Cárdenas del Río rindió protesta a los 39 años de edad. Se enfrentó al caudillismo y derrotó al maximato sonorense que dominó políticamente durante 15 años.

La doctora en Ciencias Claudia Sheinbaum Pardo es una activista desde su juventud universitaria. Su preparación académica no está en duda. Su trayectoria política-administrativa es en torno a la problemática de una Delegación Política, hoy Alcaldía, y de la Ciudad de México, la Capital Mexicana, el antiguo Distrito Federal. En las elecciones del 2021 perdió 9 de las 16 Alcaldías. El único funcionario “que funciona” es Omar García Harfuch. Tiene una “cuñota” que se llama Martí Batres Guadarrama.

Fue electa para gobernar “La Joya de la Corona”. Desplazó al PRD que estaba desde 1997. Su candidatura no la decidió el partido que la postuló. En Palacio Nacional se determinó que ella y no el zacatecano Monreal Ávila fuera la abanderada del joven partido político que nació como Movimiento de Regeneración Nacional.

Ha demostrado la doctora Sheinbaum Pardo que no tiene espíritu conciliatorio. Sus relaciones y trato con las alcaldesas y los alcaldes de otros partidos son ríspidas y el ejemplo está en la Cuauhtémoc. Claudia no ha desempeñado cargos que le permitan conocer lo que sucede en Durango, en Chiapas, en Colima. No ha formado parte de un gabinete presidencial ni se anota en su currículum una diputación federal o una senaduría.

Ah, pero tiene el total respaldo del que pasará a la historia como el más poderoso presidente de México.

Luis Donaldo empieza
El que haya surgido la idea de encumbrar a un joven deseoso de servir a sus coterráneos es válida siempre y cuando la experiencia en el batallar nacional forme parte de su carta de presentación. No lo conozco en persona, las referencias son excelentes. Le escuché un discurso cuando visitó el sitio donde fue asesinado su señor padre, en Lomas Taurinas, en Tijuana, Baja California. Impactante cada una de las frases que pronunció el joven que también perdió a su madre, Diana Laura Riojas Reyes.

Cierto que el nombre de su padre es respetado y significativo. Sin embargo, Colosio Riojas deberá labrar su propio destino político y lo inició con el pie derecho como diputado local en Nuevo León. Actualmente, es el presidente municipal de Monterrey. Desde hace meses lo empezaron a integrar a las listas de posibles candidatos presidenciales. Movimiento Ciudadano pretende hacerlo su “gallo” para el 2024. Corto es, por ahora, su recorrido. Hay tiempo para cruzar nuevas metas y percatarse de cómo se juega en la política nacional.

Nació en Magdalena de Kino, Sonora, como su señor padre. Hace cuatro años fue electo diputado del Congreso de Nuevo León y de ahí a dirigir los destinos de su tierra adoptiva. El grave problema que confronta es el de la escasez de agua potable. Asunto que ya tuvo trato a nivel federal. Luis Donaldo cumplió 37 años el pasado 31 de julio, el día de los Ignacios.

Dos abogados, un veracruzano y un tamaulipeco, tenían 37 años de edad al asumir la Presidencia de la República.

Francisco Lagos Cházaro fue nombrado por villistas y zapatistas de la Convención Revolucionaria de Aguascalientes, en 1915. En ese año también ostentaba el cargo, el coahuilense Venustiano Carranza, tras desconocer al usurpador Victoriano Huerta.

Emilio Portes Gil fue nombrado presidente interino, tras el asesinato del presidente electo Álvaro Obregón. El tamaulipeco era secretario de Gobernación y lo impuso Plutarco Elías Calles. En 1930 fue electo el general Pascual Ortiz Rubio, dos años después renunció y terminó el general Abelardo L. Rodríguez, en 1934.

Sufrimos crisis
El tabasqueño con su programa televisivo “La Mañanera”, de lunes a viernes desde Palacio Nacional y otros días en los lugares donde sigue en su campaña, ha conquistado amplia popularidad, según la última encuesta del diario Reforma. Lo he comentado en este mismo espacio del diario digital que no cabe duda la audacia y su mente, mantienen al de Tabasco para bien o para mal, en boca de todos los mexicanos e inclusive de los periodistas del extranjero.

El ingeniero Carlos Armando Enrique Armenta después de saludarme, afirmó que nuestra economía está bien. Le contesté que no era cierto e, inmediatamente, expresó “Nomás vea la inflación en Estados Unidos”. Así como él, hay millones de compatriotas que consideran que México está mejor que nunca.

La realidad es que también hay millones de mexicanos que ven un País totalmente dividido, con una inseguridad incontenible, la violencia no cesa y las masacres tiñen la tierra con sangre humana. Hay carencia de medicamentos, especialmente para los niños atacados por el cáncer.

La corrupción no disminuye. Sus medidas para militarizar al país van viento en popa. Los marinos ahora son obligados a desalojar a los trabajadores y jubilados de Mexicana de Aviación, de los pasillos del Aeropuerto de la Ciudad de México, donde estaban acampados desde hace mucho tiempo en espera de una solución a su problema.

Cierro con la sorprendente declaración que el viernes último hizo el presidente de la República. Es algo inédito, como mucho de lo suyo. Expresó públicamente que se equivocó al nombrar a tres mujeres y un hombre, juristas, como ministros de la Suprema Corte de Justicia de la Nación. Más claro ni el agua. Se les nombró para que apoyarán la política de la 4T, no el respeto a Las leyes.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí