Alfa Omega: El templete circense montado en Toluca

0
13

Jorge Herrera Valenzuela
Twitter / Facebook

Fuete y afectuoso abrazo para todos los papás

Ciudad de México, 18 de junio de 2022.- Los morenistas y el dueño de ese partido político cumplen a pie juntillas su lema de “juntos haremos historia”, al caracterizarse el sexenio, de la llamada cuarta transformación como violador de la Constitución Política y las leyes que de ella emanen, además de no respetar reglamentos y circulares.

Acabaron con la solemnidad institucional de los actos oficiales, eliminaron tradiciones y costumbres que regían en la política, para manipular a quienes continúan creyendo en que la corrupción se abate, a quienes gritan que todo el pasado fue negativo para los mexicanos y afirman que llegaron los salvadores de la Patria. Los protocolos diplomáticos, archivados; en Palacio Nacional manejan arbitrariamente la política exterior.

El espectáculo que presenciamos en la explanada del Teatro Morelos, en la capital mexiquense, tiene dos lecturas. El presidente de México con toda su audacia no dudó en organizar la presentación de sus tres corcholatas, como él llama a sus precandidatos para sucederlo.

El gobernador del Estado de México, Alfredo III, conocido como Alfredo del Mazo Maza, seguramente se alejó de Toluca. Desde temprana hora, el domingo 12, el nieto de don Alfredo del Mazo Vélez, dejó la Casa de Gobierno. El próximo año habrá cambio de gobernador y “chorizolandia” es uno de los dos últimos bastiones del PRI. Coahuila es el otro y también tendrá elecciones.

Bueno, pues al comentario sobre cómo tres aspirantes a despachar en Palacio Nacional se abrieron paso entre sus respectivos simpatizantes (antes les llamaban acarreados) y aparentaron no tener diferencia alguna para que, en la encuesta popular, entre morenistas, sea nominado el presunto sucesor del tabasqueño. Aquí un paréntesis. Entre los legisladores del pasado se decía que llegaban a sus respectivas curules unos y otros al escaño senatorial, como hermanitos, pero eso no duraba mucho.

La amistad, las sonrisas, los abrazos, terminaban totalmente cuando las elecciones estatales se avecinan y comenzaba la precampaña. Se desconocían. Sutilmente, a través de sus colaboradores, le “sacaban sus trapitos” a los rivales y eso que pertenecían al mismo partido.

¡Presidenta!, ¡presidente!
El trío de precandidatos presidenciales fue integrado en Palacio Nacional por el huésped de ese colonial edificio. En su matinal y diario programa televisivo, el tabasqueño, sin despojarse de su investidura, no reparo en revelar nombres de sus colaboradores que pueden sucederlo, con inusitada anticipación, aduciendo que “ahora ya no hay tapado”.

Primero mencionó a la jefa de Gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum Pardo. Estaban de gira de trabajo en la Alcaldía Gustavo A. Madero y el presidente de México lanzó elogios a la doctora en Ciencias, levantándole el brazo izquierdo. Dio el nombre del licenciado Marcelo Luis Ebrard Casaubón, secretario de Relaciones Exteriores, el funcionario que desarrolla exitosamente su trabajo. Recuerdo que finalizaba agosto de 2021 cuando llegó el gobernador tabasqueño, con licencia para dejar el cargo, Adán Augusto López Hernández para sustituir a la jurista Olga Sánchez Cordero, en la Secretaría de Gobernación.

Es incuestionable que el inquilino del “modesto departamento” de Palacio Nacional no abandona su campaña electoral que inició en 2006. Él es quien maneja la sucesión presidencial. Demuestra, diariamente, su interés personal para jugar con los nombres de los tres personajes mencionados y en una encuesta los morenistas “decidirán quién es el candidato para sustituirlo”.

Por eso, el tabasqueño preparó, organizó y patrocinó la folclórica pasarela. No descuidó detalle alguno, inclusive el traslado de los “simpatizantes” de cada uno de los presidenciables o sean los tradicionales acarreados. “Han vuelto los días del PRI”, dijo un toluquense que merodeaba por el lugar.

La romería morenista en la explanada del Teatro Morelos, en Toluca, era una repetición de los mítines priistas. Los “simpatizantes”, perfectamente identificados, con uniformes y gorras unos, otros con playeras y la foto del candidato, muchos con cara de desvelados porque salieron de madrugada, de Villahermosa, para apoyar al “hermano y amigo de toda confianza”, integrado al gabinete presidencial e inmediatamente comisionado para ir a la Cámara de Diputados a entregar el Informe Presidencial. Probó las primeras mieles al ser recibido con abrazos de los diputados, las diputadas le dieron besos en la mejilla y muchos se tomaron la foto con el nuevo hombre clave.

La primera en escuchar el grito eufórico de ¡presidenta!, en su gira de campaña en Quintana Roo, fue doña Claudia. Los estruendosos de ¡preeesidenteee!, donde se presentan el graduado en diplomacia práctica y conciliador non, Marcelo Ebrard, así también para don Adán Augusto López Hernández, a quien su paisano le encarga meterse en todos los problemas que se presenten, aunque no sean de su incumbencia, a efecto de ser más conocido.

De los tres, el secretario de Relaciones Exteriores tiene mayor experiencia en la administración pública y en la política práctica. Destacó en su paso como secretario de Gobierno, al lado de su amigo Manuel Camacho Solís, al que acompañó en breve estancia de secretario de Relaciones Exteriores; Marcelo fue subsecretario.

Entonces le tocó lidiar dos veces con el candidato derrotado a gobernador de Tabasco hoy, flamante jefe del Poder Ejecutivo Federal. La primera vez, el tabasqueño trajo a los barrenderos de Villahermosa y se plantó en el Zócalo. En la segunda, llegó con sus seguidores y tendió tiendas de campaña en la Plaza de la Constitución. Ebrard, en ambas situaciones, lo convenció para que se regresara a la capital tabasqueña. Las malas lenguas “de los enterados” hicieron circular la versión de que se llenaron dos alforjas de billetes. Eso dijeron. Lo pongo en duda.

Doña Claudia goza de todo el apoyo político, el cariño personal y el trato familiar con el presidente de México. Sin duda, es una mujer con preparación universitaria. En su desempeño como delegada política en Tlalpan no le fue nada bien. No dejó buenos recuerdos. Se le cuestionó sobre todo por lo del desplome de la Escuela Enrique Rébsamen, donde murieron niños y maestras. Nunca aceptó culpa alguna. La jefa de Gobierno perdió las elecciones del 2021 en nueve Alcaldías y no puede presumir que conoce la problemática nacional, pues su mando es local y punto.

Al llegar el gobernador con licencia Adán Augusto, le aparecieron todos los méritos necesarios para figurar. Comenté en esos días, que arribaba “El Caballo Negro”. No nada más por su cercanía con el paisano presidente, sino por el simple hecho de ser el número uno en la secretaría más importante del gabinete, la responsable de la política interior.

Que las tres “corcholatas” del señor presidente sigan en campaña, que en las bardas se pinte la propaganda de Claudia y la adornen con corazoncitos, con mucha ternura, es violatorio a la legislación electoral. Sin embargo, morenistas como Leonel Godoy afirman que nada está fuera de la ley. Justificó el evento circense de Toluca, nos guste o no, ellos antes criticaban esos actos, se desgarraban la camisa y ahora lo practican con singular alegría.

¡Ah!, el colimense Mario Delgado Carrillo, es el presidente del comité nacional de Morena. Exsenador y exdiputado, el pasado viernes 17 festejó sus primeros 50 años de vida.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí