A pesar de los fuertes cuestionamientos de los partidos políticos de oposición al PRD en la Asamblea Legislativa del Distrito Federal (Aldf), a la gestión de la secretaria del Medio Ambiente en la Ciudad de México (Sedema), Tanya Müller García, al final, en su mensaje de despedida exhortó a diputadas y diputados a trabajar juntos, sin filiación política por un ambiente sano en la capital de la república.

Las diputadas del PAN y el PRI fueron las más acérrimas en sus señalamientos; en tanto que el perredista Víctor Romo tachó de “amarillistas” a los críticos de la labor de Müller García.

Dunia Ludlow, del PRI, exhibió el cúmulo de errores perpetrados por la dependencia a cargo de Tanya. Dijo que la muerte de animales en zoológicos, altos índices de contaminación, corrupción en el programa de verificación vehicular, tala desmedida de árboles y asentamientos irregulares en zonas de conservación, son algunos de los problemas que padece la Ciudad de México.

Detalló que el Valle de México tiene los peores índices de contaminación por ozono a nivel nacional, niveles de partículas que se asocian a alrededor de 4 mil muertes prematuras en segmentos vulnerables de la población y a un desarrollo pulmonar deficiente en infantes.

Lamentó que no se tenga registro de acciones que atiendan, siquiera, de manera satisfactoria los problemas más inmediatos, ya que el programa de verificación vehicular está caracterizado por la saturación del servicio y una corrupción rampante, a la cual se le debe sumar la reducción operativa en un 20 por ciento, toda vez que de 424 líneas de atención que había, ahora la dependencia informó 345.

Aunado a ello, agregó, la muerte del gorila Bantú, una hembra de antílope; «Kala», una leona africana; un bisonte; la elefanta «Maggie», el chimpancé «Lio» y el orangután «Jambi», entre muchos otros, lo único que evidencia son la incapacidad y la negligencia en el cuidado de las especies, aun cuando hasta este año se reporta la aplicación del software del Sistema de Información Internacional de Especies.

Entre los errores que acumula la dependencia, también se encuentra la tala avalada y permitida de aproximadamente 15 árboles por día, es decir, en los primero tres años de la actual administración, se concedieron permisos para derribar 18 mil 900 árboles. “Tan sólo en la construcción del desnivel en la Avenida Mixcoac e Insurgentes, se han retirado más de 800 árboles, una acción que no cuenta con el aval de los vecinos”, precisó.

También mostró preocupación por los asentamientos irregulares en zonas de conservación. “Me parece que es necesario que en este diálogo abierto, plural y respetuoso, nos centremos en los temas que viven y padecen día a día las y los capitalinos; me parece que debemos enfocarnos en la construcción de políticas y acciones que de verdad sirvan para solucionar los problemas, que atiendan la urgencia del día a día y que al mismo tiempo sumen para un mejor futuro”, le dijo a Tanya.

En su turno, la diputada Wendy González Urrutia, del grupo parlamentario del Partido Acción Nacional (PAN), fue muy clara al afirmar que según estudios publicados por la UNAM, existen en la Ciudad de México alrededor de 87 mil hectáreas que corresponden al suelo de conservación, “mismas que ya no vemos”.

Demandó ni un metro más de suelo de conservación para la mancha urbana a cambio del voto político. “Unas de la causas del crecimiento desordenado ha sido la incorporación masiva de suelo de conservación para uso habitacional, pues han predominado los intereses políticos y de grupo”, aseguró.

Acusó que la gestión de Tanya en materia de ordenamiento territorial ha sido ineficaz y ha dado como resultado la falta de vivienda accesible y sustentable para los que menos recursos tienen, y que esto ha ocasionado la ocupación de estas áreas de reserva ecológica.

“En materia de aire y movilidad, el sistema de transporte no ha podido crecer a la velocidad que ha crecido la población, sobre todo de la zona periférica.

“Si sumamos que la oferta laboral se sigue centrando en la zona centro de la ciudad, en donde se ofrece una tercera parte de los empleos que hay en nuestra ciudad, como resultado de esta concentración más del 40% de los habitantes tienen que cruzar por lo menos una frontera municipal para llegar a sus destinos de trabajo, esto ha provocado un aumento de sustancias contaminantes en el aire, así como ha aumentado los tiempos de traslado”, recalcó.

Por el Verde Ecologista (Pvem), Xavier López Adame, indicó que “Si continuamos haciendo políticas públicas de escritorio, estamos destinados al fracaso en temas ambientales en la Ciudad de México”.

Le recomendó Tanya Müller García, no claudicar frente a la visión única que tiene la Secretaría de Desarrollo Urbano (Seduvi) de imponer el desarrollo urbano de esta ciudad sin tomar en cuenta el ordenamiento ecológico del territorio y la protección al suelo de conservación.

Aseguró que las Delegaciones Cuajimalpa, Milpa Alta, Xochimilco, Tláhuac y Magdalena Contreras, sufren una desatención grave en sus programas de servicios ambientales, es decir, no se apoya al campo rural con servicios públicos adecuados.

Dijo que los problemas ambientales de la Ciudad de México están estrechamente relacionados con procesos políticos que no están resueltos en la capital, por lo que advirtió que “si no entendemos que debemos resolver este tipo de procesos políticos y continuamos haciendo políticas públicas de escritorio, estamos destinados al fracaso en temas ambientales en la Ciudad de México”.

Insistió en que quienes califican a quienes promueven la protección del suelo de conservación, como inhumanos y de arrojar a los jóvenes fuera de la ciudad por no otorgarles vivienda, tienen una visión errónea; porque Seduvi registra casi 900 asentamientos irregulares en 3 mil hectáreas de suelos de conservación.

“La actual administración tiene avances significativos, a diferencia de las anteriores, en materia de recuperación de áreas, vigilancia ambiental y Ecobici; pero no la están ayudando a resolver la problemática ambiental y el suelo de conservación debe ser una prioridad en materia ambiental”, enfatizó.

En su posicionamiento, Carlos Candelaria López, del Partido Encuentro Social, acusó que el informe que entregó Tanya “viene incompleto”.

Explicó: “En el apartado cuatro, en la página 117, que trata de zoológicos, omitió incluir el Zoológico de Chapultepec y, por ende, el informe sobre la muerte del gorila Bantú”, y aseguró, que en el documento se da a conocer que en los zoológicos capitalinos existen 2 mil 211 animales pertenecientes a 278 especies”.

Agregó: “Sin embargo, los programas no tienen protocolos rigurosos de actuación. Los ejemplos están a la vista, el 24 de marzo murió el chimpancé Lio; el 7 y 24 de julio murieron Bantú y Jambi, el orangután, respectivamente; por esta situación proponemos que los zoológicos se conviertan en eco parques digitales, es decir sin animales en cautiverio”, agregó.

Pidió a Müller García poner atención en los espacios abiertos declarados como monumentales, ya que paulatinamente se han acabado los cuerpos de agua de la ciudad.

“Me refiero al Canal Nacional, declarado como espacio abierto monumental y desde que se emitió la declaratoria a la fecha no hay un plan de manejo que contribuya, a que estos lugares sean preservados y conservados”, apuntó.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

5 × 5 =