Es necesario modificar los periodos de inscripción y que los horarios sean más flexibles en los Centros de Desarrollo Infantil (Cendi) para que las mujeres se reincorporen a la vida laboral más rápido.

Para que las madres trabajadoras, principalmente las solas, puedan dejar a sus hijas o hijos en estos espacios, mientras cumplen su horario laboral, el pleno de la Asamblea Legislativa del Distrito Federal (ALDF) exhortó hoy a los titulares de la Secretaría de Desarrollo Social de la Ciudad de México y de las 16 delegaciones a que realicen las acciones necesarias a fin de ampliar los horarios de estos espacios.

De acuerdo a un punto de acuerdo promovido por la diputada del PRD, Elizabeth Mateos Hernández, presidenta de la Comisión de Atención a Grupos Vulnerables de la ALDF, demandó también que el periodo de inscripción para los lactantes, es decir, menores de 45 días de nacidos al año y seis meses de edad, no se limite a julio y agosto.

La razón, explicó, es que “actualmente las normas generales de los Cendis establecen un horario matutino a partir de las 8:00 horas, aunque si tomamos en cuenta que los tiempos de traslado a los centros de trabajo pueden ser de más de una hora, resultaría pertinente recorrer el inicio de la atención a las 7:00 horas.

Lo mismo en el caso del cierre de estos espacios, es decir, el servicio debe ampliarse cuando menos una hora más”, consideró.

En el documento se pide llamar al titular de la Oficialía Mayor del Gobierno de la Ciudad de México para que realice las acciones indispensables a fin de revisar las normas generales para la prestación del servicio educativo asistencial en Cendis, para que las mujeres que trabajan, en especial las madres solas, vean en estos espacios un verdadero apoyo para su desarrollo personal y familiar.

De acuerdo con datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), en 2013, de las mujeres que trabajaban en la capital del país, 51.4% eran madres y de ellas 72.5% madres solas.

En la Ciudad de México existen 262 Cendis que dependen del Gobierno local, incluyendo los que se encuentran en los mercados públicos capitalinos, los cuales tienen como misión brindar un servicio educativo asistencial de calidad y excelencia, para las hijas y los hijos de madres y padres trabajadores de escasos recursos.

El desarrollo histórico de los Cendis abarca tres etapas. La primera, en el cuidado y guarda de las niñas y los niños; la segunda, incluye un Programa de Estimulación Temprana, y la más reciente incorporó el aspecto educativo tendiente a fortalecer la intervención pedagógica que busca promover la interacción entre las y los pequeños.

Estos centros contribuyen al ejercicio del derecho a la alimentación de las y los niños, así como la mejora de sus hábitos al brindarles diariamente un menú nutricional durante su estancia; además, promueven el desarrollo infantil para ampliar y consolidar su estructura mental, lenguaje, psicomotricidad y afectividad.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí