Nueva York.- En un encuentro con la organización no gubernamental Project for Public Spaces (PPS), la experta Mary Rowe presentó a la secretaria de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu), Rosario Robles Berlanga los proyectos que llevan a cabo para integrar comunidades que recuperen espacios públicos, que atraigan inversiones para proyectos turísticos y de vivienda.

También le informó que en el encuentro de Hábitat III, en octubre próximo, su organización presentará los proyectos que han trabajado, en tanto que para septiembre participará en el foro Placemaking Week, en Vancouver, Canadá.

De esa organización, Phillip Winn le mencionó que PPS desarrolla proyectos en México en donde expertos presentan alternativas en colaboración con los habitantes de las comunidades de recuperación de espacios públicos.

Se cuenta con un ejemplo concreto en donde la gente participa y convive: el proyecto del Parque México incluye vecinos y expertos en desarrollo y espacios urbanos, con proyectos que permiten diversificar la vida y el convivio de los habitantes, en donde se privilegian las conexiones entre la comunidad después de que se pensaba perdida. En la ciudad de México, la colonia Condesa es un ejemplo de ello, luego del rescate del foro Lindberg, ubicado en el mencionado parque.

La polarización de la sociedad exige la convivencia de diferentes segmentos, aunque genere polémica. Cómo hacer convivir diferentes clases sociales en el mismo espacio, dijo.

Robles Berlanga participa aquí en un encuentro con organismos similares norteamericanos, ante cuyos representantes enfatizó los programas de rescate de espacios públicos de participación, vinculando Ciudades Seguras para las Mujeres, donde se recorren colonias con inseguridad y violencia, para transformarlas en espacios seguros para una sana convivencia familiar.

Resaltó que a la fecha van más de 1,700 espacios públicos recuperados con comités ciudadanos para integrar la diversidad y las diferentes visiones. Esta nueva política obliga a que se fomenten desarrollos con diversos niveles y usos mixtos con diversos niveles socio-económicos.

Las escuelas, por ejemplo, muestran niveles de convivencia; se dejaron de lado las políticas públicas nacionales de ordenamiento de territorio, pero se busca recuperar el impacto y el ordenamiento de la ciudad, afirmó.

En reunión previa, expuso el gran interés del gobierno federal es generar una Reforma Urbana que distribuya competencias y genere mecanismos de gobernanza metropolitana, ante expertos, analistas y empresarios internacionales en el foro “Futuro Urbano de México”, organizado por la Sedatu y Foreign Affairs.

Porque –continuó- “lo que requerimos son ciudades metropolitanas, visiones únicas en materia de transporte, vivienda, uso de residuos sólidos, conectividad, con una visión metropolitana”. Además, explicó, la vivienda debe ser un elemento ordenador de la ciudad “y, sobre todo, si es una vivienda que tiene un subsidio del gobierno federal”.

El paradigma que nos hemos planteado como país, dijo, es que México cuente con la gobernanza metropolitana como instrumento base para generar una gran Reforma Urbana y, paralelamente sean las Zonas Económicas Especiales la gran apuesta en el combate a la pobreza de manera diferente.

Sobre esto último, expuso que el gobierno federal plantea transformar el desarrollo económico de México con una visión de integralidad.

Informó que México tiene 59 metrópolis en las que vive el 60% de la población. Una megalópolis en la que vivimos 22 millones de habitantes y en la que se requieren nuevos mecanismos de gobernanza para garantizar una gestión eficiente de estas grandes metrópolis, “porque hoy cada metrópoli o cada municipio, cada ciudad toma sus propias decisiones”.

La otra gran apuesta es pensar en el desarrollo económico del país, sobre todo en el sureste mexicano, al dar certeza jurídica sobre la tierra”, manifestó, al participar en el foro Foreign Affairs, en la ciudad de Nueva York.

Apuntó que existen el México del Centro y del Bajío y el del Norte, este último que crece a tasas muy importantes, que genera y atrae inversión, que genera empleo, y el otro México, el de la pobreza, donde viven millones de mexicanos. Hoy están definidas tres Zonas Económicas Especiales en tres entidades más pobres del país, “es ahí donde nosotros, en ese proceso de atracción de inversión, tenemos que garantizar primero la certeza jurídica sobre la tierra”.

Expuso que México es un país donde más de la mitad de su población vive en una propiedad social y la Sedatu tiene que ver con todo este proceso de certeza jurídica, de registro de quienes pasan de la propiedad social al título del dominio pleno, que es prácticamente tener la propiedad sobre esa parcela y dar esa garantía de una manera para la inversión”.

En cuanto a la visión de desarrollo regional, explicó que ya se trabaja intensamente en pensar y visualizar también esta perspectiva con Banobras -institución que tiene a cargo el programa de Zonas Económicas Especiales- y con la Secretaría de Hacienda, para que en los Planes de Desarrollo Regional de estas zonas su impacto sea mucho más amplio.

Rosario Robles Berlanga encabeza un grupo de trabajo interinstitucional en Nueva York, en el que participan los titulares de la Comisión Nacional de Vivienda (Conavi), Paloma Silva de Anzorena; de Sociedad Hipotecaria Federal (SHF), Jesús Alberto Cano Vélez; de Fovissste, Ricardo Luis Antonio Godina, y el subdirector del Infonavit, Jorge Chávez Presa.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí