Un virus nos cambia la vida. Sonriamos y cuidémonos

0
16

Jorge Herrera Valenzuela

Ciudad de México, 5 de abril de 2020.- La rutina de nuestra vida se rompió. Estábamos preparando las maletas para las vacaciones de Semana Santa y hay que deshacerlas para mejores días. Se frustró el viaje a los Juegos Olímpicos de Tokio 2020. No pocos aplazaron el día cumbre del noviazgo: el matrimonio. Se suspendieron los jueves de caracoles en la cantina. Pospusimos el día de campo dominical. Nos quedamos sin partidos de futbol, de béisbol, de basquetbol y sin carreras de la Fórmula 1.

Hace años en el diario La Prensa el cartón editorial, dibujado por Don Yo, se titulaba “Así es la Vida”. Lo recuerdo, como recuerdo a don Chucho Nieto, el cartonista, porque efectivamente así es la vida y tenemos que enfrentarla y crear conciencia de lo grave que es la actual situación para nuestra salud, además de la crisis económica que habremos de afrontar en corto tiempo. Y todo por culpa de… ¡un virus!, bautizado como “coronavirus” o Covid-19.

Por ahora no nos importa, de dónde vino, cómo apareció y quién lo llevó hasta la población china para luego esparcirlo por todo el mundo. Empezaron a surgir versiones para contestar esas interrogantes y muchas que estarán en el tapete de las discusiones. En nuestro país, las medidas sanitarias se tomaron a la mexicana, o sea, cuando el problema entraba en su apogeo. A todos se nos pidió, sugirió, y se propuso que debemos de permanecer en casa, especialmente los mayores de 60 años, los hipertensos, los que sufran alguna enfermedad respiratoria, los obesos y los diabéticos, entre otros.

A través de las noticias televisivas nos enteramos de que no faltó el jefe de familia irresponsable que se llevó a esposa e hijos a la playa, a divertirse, a tomar vacaciones. Ojalá que no sean contagiados y después contaminadores del coronavirus. Cierto es que muchas personas no pueden estar en el encierro casero, porque tienen que salir a trabajar, porque viven al día. Médicos, enfermeras, afanadoras, camilleros, operadores de transporte público, policías y bomberos, reporteros y lectores de noticias siguen en plena actividad. En oficinas de gobierno, se aplica “el criterio” del jefe y muchos empleados tienen que “hacer guardias”.

Mejor: Sonriamos y adelante
En esta ocasión decidí no referirme a la doble crisis que padecemos: la de la salud y la económica, porque estamos ampliamente informados del desarrollo de la pandemia, números de casos confirmados, de los sospechosos y de los que lamentablemente han fallecido. Las noticias llegan minuto a minuto de España, de Italia, de Alemania, de China y de los vecinos del Norte, donde las cifras ya superaron a las registradas en el país asiático. Vivimos en ambiente de inquietud, de confusión, así como sucesos increíbles como el caso del presidente de México que no suspenden sus actividades para no dejar el poder a “los conservadores” o a los empresarios corruptos.

Bueno, creo que, salvo su mejor opinión, tenemos que ser optimistas, ver con sentido positivo hacia adelante, no dedicar el tiempo a criticar, sino a contribuir para que el cambio de vida nos sea leve, pues estaremos en el encierro casero hasta el jueves 30 de abril se nos dirá que ya podemos poner fin a la reclusión. Mientras tanto que les parece si nos reímos unos minutos leyendo lo que circula en redes sociales.

El ingenio del mexicano es agudo en todo momento y de un humorismo que heredamos de quienes lo fueron en el Siglo XIX. He aquí “definiciones modernas” de algunas palabras:

Inestable: Mesa de Inés, en inglés. Bermudas: Observar a las que no hablan.
Ondeando: ¿Dónde estoy? Telepatía: Aparato de TV para la hermana de mi mamá.
Camarón: Aparato enorme para sacar fotos. Telón: Tela de 50 metros o más.
Decimal: Pronunciar equivocadamente. Anomalía: Hemorroides.
Becerro: Que ve u observa una loma o colina. Polinesia: Mujer policía que no quiere entender nada.

Hay muchas más. Por lo pronto, les dejo que mediten y respondan a tres interrogantes:

• ¿Quiénes fueron los 10 generales que gobernaron a México en el siglo pasado?
• ¿Recuerda los nombres de los 13 Emperadores Aztecas?
• ¿Cuál fue el primer presidente, en el mundo, que viajó en avión?

A correr tras las enciclopedias y el Diccionario Enciclopédico Mexicano de mi amigo Humberto Musacchio.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

6 + 11 =