La guerra del agua en la Ciudad de México (Consumo doméstico contra desarrollo inmobiliario)

0
772

Ricardo Chávez,
Colaborador invitado

Cubetas, palanganas, aguadores y palancas en riestre, en una serie de movilizaciones de usuarios vecinos de un sinnúmero de colonias de las Delegaciones Iztapalapa, Iztacalco, Tlalpan y Coyoacán, tantas hasta llegar a 14 Delegaciones de las 16 del, hasta ahora Distrito Federal, han hecho uso de sus cubetas para ir en busca el preciado líquido que es el agua potable para el uso doméstico.

Ante el cierre total del servicio de agua que se da a la Ciudad de México y zonas conurbadas, a través del sistema hidráulico Cutzamala, ante el anuncio de realizar las acostumbradas y periódicas reparaciones del sistema hidráulico, que ahora se proyecta instalar una conexión para establecer la distribución del agua, a través de una red paralela que sería como apoyo ante las reparaciones de las respectivas redes.

Sin embargo, la realidad es que hoy esta situación que no se tenía en cuenta que está impactando el uso y distribución del agua potable para el servicio doméstico de la zona urbana de la Ciudad de México y zona conurbada, es el impacto del desarrollo inmobiliario de fraccionamientos, tiendas de autoservicio (nacionales y extranjeras) y gasolineras en áreas de alto impacto urbano de varias delegaciones, como Tlalpan, Coyoacán, Iztapalapa y otras que, a pesar de no tener servicios de agua potable para el consumo doméstico desde hace meses, y porqué no decirlo, sufren cotidiana y crónicamente la falta de agua de uso doméstico, mientras en forma campante se desvían con la introducción de ductos de hasta 50 centímetros de diámetro, a proyectos inmobiliarios conocidos como la Ciudad de la Salud, la Ciudad del Futuro y centros hospitalarios. En el caso concreto de la zona de los Pedregales de Coyoacán y Hospitales de Tlalpan, donde existen más de 100 proyectos inmobiliarios, que, de hecho, son ya un impacto urbano que afecta al servicio de agua doméstica a las colonias Tlalcoligia, Volcanes, Tepetongo, etc.

A pesar de la existencia del servicio cotidiano de los pozos profundos y del auxilio del Proyecto hidráulico Cutzamala, las colonias populares del Valle de México, de hecho, están en una guerra del agua por el impacto que ya está generando el consumo de agua de la industria, edificios públicos, desarrollos inmobiliarios, hasta por la existencia del robo de agua hormiga de purificadores de agua, asentamientos irregulares, desdoblamiento del crecimiento familiar y apertura de tomas clandestinas incontrolables, así como la existencia de redes con faltas de mantenimiento, pérdidas de grandes volúmenes de agua, por lo que el problema del agua no es casual, que no justifica con la reparación periódica del Proyecto Cutzamala. Es una situación crónica que ha estado sufriendo el D.F. y que, ojalá, la nueva Ciudad de México cure la enfermedad crónica de la carencia del agua potable. Como decía mi abuela: quién imaginara que una garza estando en el agua, de sed muera…. Dios te oiga.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

9 + cuatro =