Tomarse un tiempo para recuperarse de un trauma o del desgaste

0
16

Cristiana Bedei / IJNet

El mes pasado, la periodista de Los Angeles Times, Sonali Kohli, anunció en Twitter que se tomaría tres semanas libres para recuperarse luego de cubrir varios eventos traumáticos, incluidos tiroteos masivos e incendios mortales. Sus palabras resonaron entre los miembros de la industria. Kohli dijo que necesitaba que su cuerpo y su mente descansaran y estaba compartiendo su experiencia para ayudar a otras personas en la misma situación.

Los periodistas suelen ser resilientes y apasionados, pero el impacto de lo que cubrimos, combinado con una industria competitiva y con problemas financieros, puede afectar nuestro bienestar, con repercusiones en nuestra concentración, conciencia de objetivos y capacidad de empatía.

Ya sea que se trate de periodistas de investigación que se sumergen en temas angustiantes, reporteros de noticias que cubren eventos horribles (tal vez dentro de su propia comunidad), editores que verifican o editan historias traumáticas día tras día, freelancers que intentan ponerse al día entre uno y otro encargo o comentaristas que tratan con temas como el acoso online, los desafíos de salud mental están en todas partes. Sin embargo, las conversaciones sobre el trauma o el desgaste siguen siendo a menudo un tabú.

«Lo ideal sería llegar al punto en el que no sea necesario tomarse un descanso», dice Bruce Shapiro, director ejecutivo del Centro Dart para el Periodismo y el Trauma. «Lo que quieres hacer es cuidarte en el camino, de modo que sea menos probable que ocurra una crisis».

El Centro Dart ofrece consejos para incorporar a la práctica diaria, que incluyen ajustar el ritmo de la carga de imágenes e historias traumáticas, evitar el aislamiento social y prestar atención al sueño, la nutrición y el ejercicio.

La experta en agotamiento Christina Maslach concuerda en que no hay una solución simple. «No estoy en desacuerdo con tener tiempo libre para hacer cosas diferentes. Quiero decir, todos necesitamos eso», dice la profesora de psicología de Berkeley. «¿[Pero] esto va a curar el problema del agotamiento? La respuesta es no».

El desgaste es una respuesta a los factores de estrés crónicos en el lugar de trabajo que causan agotamiento físico, una actitud cínica hacia el trabajo y una respuesta negativa hacia uno mismo, explica Maslach.

«La gente tiende a verlo como una enfermedad de un individuo: es tu problema, tu debilidad, tu incapacidad», dice ella. Ese enfoque no aborda los factores estresantes clave que están causando los problemas.

Si bien algunas organizaciones de noticias han comenzado a comprometerse con los programas de salud mental y concientización sobre el trauma, Shapiro del Centro Dart nombra a ABC, BBC, Reuters y AP, entre otros, como organismos que siguen ignorando el problema.

Mientras tanto, muchos periodistas no reconocen la necesidad de volver a llamar, buscar ayuda o tomar un descanso. Para informar mejor a los periodistas sin acceso a los programas que ofrecen apoyo de compañeros y profesionales en sus redacciones, les pedimos a los expertos que indiquen síntomas de estrés relacionados con el trauma o agotamiento.

Alteraciones persistentes e involuntarias
Algunos de los síntomas importantes de advertencia de un trauma secundario incluyen recuerdos o imágenes invasivas que son el resultado de cubrir historias o tareas difíciles y, a veces gráficas, que interfieren con tu trabajo y tu sueño, explica Shapiro del Dart Center.

Después de cubrir una historia traumática, es común experimentar algunos problemas a corto plazo. «Si tienes pesadillas durante un par de noches, eso no significa que estés en el camino hacia un trastorno de estrés postraumático», dice Shapiro. «Pero si estos problemas continúan por más de un mes, allí es cuando tienden a no mejorar a menos que se tomen algunas medidas adicionales».

Si notas que no puedes cumplir con los plazos, que estás lidiando con el trabajo de manera menos efectiva o tienes un aumento en el uso de sustancias, y todo esto ocurre durante más que unas pocas semanas, no debes ignorarlo.

Aislamiento social
«Hay mucha evidencia de que la conexión entre pares y la conexión social son las fuentes más importantes de resiliencia para los periodistas y otros tipos de profesionales de intervención directa», explica Shapiro. El aislamiento social es un importante indicador del malestar psicológico, añade.

Evita el aislamiento y aprende sobre las personas en las que confías: un profesional, un compañero, un miembro de la familia, un colega o un jefe. Tus colegas podrían haber pasado por los mismos desafíos y podrían entenderlo. Shapiro sugiere que incluso si no te sientes cómodo compartiendo cómo te sientes, simplemente hables de cómo va el trabajo y las lecciones que estás aprendiendo.

Reacciones negativas hacia otros y hacia ti mismo
Experimentar el desgaste significa sentirse agotado mental y físicamente, y desarrollar una actitud hostil hacia el trabajo y también hacia nosotros mismos. Puedes preguntarte si eres lo suficientemente bueno, empezar a culparte por cosas fuera de tu control o sentirte atrapado. «Eso realmente destruye el alma de la gente y pierdes la pasión que tenías», dice Maslach, describiendo los efectos del agotamiento.

No es sólo un problema personal, como se suele retratar, sino que es muy social y organizativo. “[El agotamiento tiene] efectos negativos en los amigos de las personas y su familia. Tiene efectos negativos en las personas con las que trabajan”, cuenta Maslach. «[También] tiene efectos negativos en los resultados económicos, lo que lleva a un mayor ausentismo».

Según Maslach, el agotamiento es una señal de que el lugar de trabajo no está funcionando bien para las personas que están allí, y no al revés.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

dieciseis + 5 =