ShareAmerica

Washington, D. C., 24 de enero de 2023.- En el Día Internacional en Memoria de las Víctimas del Holocausto el 27 de enero, el mundo rinde homenaje a los 6 millones de judíos y otros millones de personas que los nazis y sus cómplices asesinaron.

Este día se celebra en momentos en que el antisemitismo está aumentando de manera significativa y se producen peligrosos mensajes de negación y distorsión del Holocausto, así como amenazas a grupos minoritarios en todo el mundo.

El secretario de Estado de Estados Unidos, Antony Blinken, ha compartido sus reflexiones como hijastro de un sobreviviente del Holocausto. Otros familiares de sobrevivientes del Holocausto que trabajan en el Departamento de Estado de Estados Unidos y la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (Usaid) citan los recuerdos de sus familias como una de las razones por las que eligieron el servicio público.

Algunos de sus relatos:

Embajadora Amy Gutmann, Embajada de Estados Unidos en Berlín
Kurt Gutmann, el padre de la actual embajadora de Estados Unidos en Alemania, la Dra. Amy Gutmann, estaba estudiando metalurgia en Nuremberg (Alemania) y vivía con una familia cristiana cuando Adolfo Hitler subió al poder. Cuando vio que miembros de su familia de acogida saludaban a los miembros de las juventudes hitlerianas con el saludo nazi decidió irse de Alemania.

Salió solo de Alemania a los 23 años. En su momento organizó la escapada de toda su familia a través de la India hasta Estados Unidos. Sus valientes acciones salvaron a toda su familia de la tragedia.

La embajadora dijo que el legado de su padre la inspiró para entrar en el mundo académico y enseñar a los estudiantes sobre la democracia. La animó a luchar contra todas las formas de discriminación.

“Pienso en él a menudo cuando me reúno con sobrevivientes del Holocausto, cuando visito los monumentos conmemorativos de aquellos que fueron cruelmente asesinados, pero también cuando veo el trabajo que Estados Unidos y Alemania están haciendo juntos, tanto para recordar el Holocausto como para prevenir tales atrocidades en el futuro”, dijo Gutmann.

Ory Abramowicz, Embajada de Estados Unidos en la Ciudad de Panamá
Los abuelos de Ory Abramowicz sobrevivieron el Holocausto, pero muchos otros en sus familias perecieron.

Su abuelo Theodore “Teo” Abramowicz nació en Polonia en 1901 y se trasladó a París siendo un hombre joven. Trabajó como sastre, se casó y crio un hijo y una hija.

En julio de 1942, la familia fue deportada al campo de concentración de Auschwitz. Los nazis separaron a Teo y a su hijo de la esposa y la hija de Teo. Teo nunca volvió a ver ni a su esposa ni a su hija. Cuando su hijo enfermó seriamente los nazis “seleccionaron” al muchacho una mañana para ir a la cámara de gas.

Entonces Teo fue enviado al campo de concentración de Buchenwald de donde escapó. Se escondió en un bosque y sobrevivió alimentándose de corteza de árboles durante semanas. Un regimiento militar de Estados Unidos le encontró en un momento dado y le rescató. Regresó a París y con el tiempo dirigió una asociación de sobrevivientes del Holocausto y una sinagoga y se casó con otra sobreviviente.

Ory Abramowicz hizo carrera en el Servicio Diplomático de Estados Unidos y rindió homenaje a Teo al darle a su propio hijo el segundo nombre de Teo, Doy.

“El recuerdo de los millones asesinados en el Holocausto me hacen trabajar cada día por un mundo mejor y más justo”, dijo Abramowicz.

Daniel Devries, Embajada de Estados Unidos en Jerusalén
La familia Devries abandonó Alemania poco después de que su negocio familiar fuera atacado en la Kristallnacht (la noche de los cristales rotos). Viajaron a Holanda y vivieron en un campamento de refugiados mientras esperaban la aprobación para entrar en Estados Unidos, aprobación que nunca llegó.

Los nazis no tardaron en invadir Holanda y convertir el lugar en un campo de concentración. El bisabuelo de Daniel Devries, Moritz, fue sorprendido traficando con huevos dentro del campamento de refugiados. Como castigo, los nazis metieron a Moritz y a su esposa Ella en un tren con destino a Auschwitz. Fueron asesinados en una cámara de gas en 1943.

El padre de Daniel, Robert Devries, obtuvo, finalmente, el estatuto de refugiado en 1946 y llegó a la isla Ellis de Nueva York a los 24 años. No conocía a nadie y no hablaba inglés. Se trasladó a Detroit. En pocos años se casó, tuvo dos hijos, trabajó en una fábrica de automóviles y prestó servicio en el ejército estadounidense durante la guerra de Corea.

“Espero que, a través del servicio público, pueda saldar parte de la deuda de mi familia con el país que nos permitió prosperar”, dijo Devries. “Mi carrera me permite promover los valores estadounidenses que hicieron posible un nuevo comienzo para mi abuelo e innumerables personas más”.

Elizabeth Ramírez, Usaid
Los abuelos paternos de Elizabeth Ramírez, Eli y Tilly Gewurz, abandonaron Frankfurt (Alemania) en 1933, después de que Adolfo Hitler se convirtiera en canciller. La pareja creía que no tenían futuro en el país, pero les costó convencer a otros familiares de que se marcharan.

La pareja huyó a España, animando a los padres de Tilly a viajar también. Más tarde, todos pidieron asilo en Estados Unidos. Un primo, Fred Baer, que trabajaba como abogado en South Bend (Indiana), convenció al alcalde de la ciudad para que patrocinara a refugiados judíos. Baer fue más tarde fiscal durante los juicios de Nuremberg contra los criminales de guerra nazis.

La familia esperó cuatro años para obtener los visados antes de llegar a South Bend, donde Eli trabajó entonces en una tienda de ropa. Ramírez viajó recientemente a Alemania para visitar el edificio donde vivían sus abuelos. Sigue inspirándose en su historia de supervivencia.

“Mi recuerdo de ellos y del desarraigo que sufrieron, de lo valientes que fueron para empezar de nuevo en un país nuevo, extranjero, me inspiró para buscar una carrera en el servicio público trabajando a nivel internacional para hacer frente a la inestabilidad y promover la paz y la tolerancia dentro y entre las naciones”, dijo Ramírez.

Lea otras crónicas de descendientes de sobrevivientes del Holocausto que trabajan en el Departamento de Estado.

Anuncio TD

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí