ShareAmerica

En su primera Estrategia de Seguridad Nacional, el presidente Trump traza una visión afirmando que los estados fuertes y soberanos con diversas culturas son la mejor esperanza para un mundo pacífico.
El presidente dejó claro que la seguridad nacional de Estados Unidos da prioridad a los mejores intereses de Estados Unidos y que Estados Unidos sigue siendo una fuerza para el bien en el mundo.

“La política exterior ‘Estados Unidos primero’ celebra la posición de influencia de los Estados Unidos en el mundo como fuerza positiva que puede contribuir a generar las condiciones para la paz, la prosperidad y el progreso de sociedades exitosas”, dijo el presidente el 18 de diciembre al describir la estrategia de seguridad.

La estrategia también reitera que Estados Unidos está comprometido a trabajar con países de ideas similares en todo el mundo para promover economías de libre mercado y asegurar una mayor estabilidad política y paz. Estados Unidos buscará “relaciones económicas libres, justas y recíprocas”, dijo el presidente.

Cuatro “pilares”
La Estrategia de Seguridad Nacional del presidente Trump se centra en cuatro “pilares” o áreas principales:

  • Proteger a Estados Unidos de las amenazas.
  • Promover la prosperidad estadounidense.
  • Preservar “la paz mediante la fortaleza”.
  • Impulsar la influencia estadounidense.

El documento, exigido por el Congreso, pretende explicar la estrategia de seguridad de la administración al pueblo estadounidense, a los aliados y al resto del mundo.

El plan muestra que el presidente ve la prosperidad económica como la base de la fortaleza nacional de Estados Unidos.

“Estados Unidos fortalecerá su capacidad en numerosas áreas —incluido el espacio y el ciberespacio— y renovará aquellas que hayan quedado rezagadas”, indicó el presidente en el documento.

La administración de Trump también empleará todas las herramientas estatales en una nueva era de competencia estratégica —en el plano diplomático, de información, militar y económico— para proteger los intereses de Estados Unidos.

Estados Unidos mantendrá sus compromisos de defensa y espera que los aliados hagan lo mismo, reiteró la administración en el documento.

“Realismo basado en principios”
El presidente dijo que la estrategia aborda desafíos y tendencias clave que afectan la posición de Estados Unidos en el mundo, entre ellos:

  • Las “potencias revisionistas” que la administración dice que utilizan la tecnología, la propaganda y la coerción para imponer un mundo que representa la antítesis de nuestros intereses y valores;
  • Regímenes renegados que propagan el terror, amenazan a sus vecinos y procuran obtener armas de destrucción masiva;
  • Organizaciones criminales transnacionales “que fomentan el odio para instigar la violencia contra personas inocentes en nombre de una ideología maligna”.

El presidente también reiteró que Estados Unidos continuará trabajando con países de todo el mundo para contrarrestar la subversión o agresión y cooperar con aliados y socios para contrarrestar las amenazas de Corea del Norte e Irán. Una prioridad estadounidense también es la derrota de Isis y al Qaeda.

La nueva estrategia articula el concepto del presidente de “realismo basado en principios”, que la administración dice que afirma que los estados fuertes y soberanos son la mejor esperanza para un mundo pacífico, y define claramente los intereses nacionales de Estados Unidos.

En cuanto al comercio, las prioridades de la administración incluyen modernizar los acuerdos existentes; adoptar otros nuevos basados en un comercio libre, justo y recíproco; e impugnar las prácticas comerciales desleales. “Protegeremos nuestra base innovadora de seguridad nacional de aquellos que pretenden robar nuestra propiedad intelectual y se aprovechan de las innovaciones de las sociedades libres”, indica la estrategia.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

doce − 1 =