No existe un “debido proceso” para los críticos del gobierno cubano

0
11

ShareAmerica

Washington, D. C., 12 de octubre de 2018.- Martha Sánchez vistió de blanco cuando fue a su centro de votación en Artemisa (Cuba), en marzo de 2018, para protestar por la legitimidad de las elecciones en Cuba, celebradas ese día.

Aunque la protesta de Sánchez fue pacífica (gritó consignas), fue detenida a la fuerza y desde entonces está retenida. En agosto, el Tribunal Municipal de Artemisa concluyó su juicio y anunció que solicitaría una pena de cinco años de prisión.

Sánchez es una de los 130 presos políticos que se calcula que hay en Cuba y un ejemplo de cómo el gobierno cubano manipula su sistema de justicia penal para silenciar y castigar a los activistas pacíficos.

Sánchez se vistió de blanco en solidaridad con las Damas de Blanco para representar la inocencia. En 2003, las Damas de Blanco comenzaron a protestar por el encarcelamiento en Cuba de docenas de disidentes, abogados y periodistas, muchos de ellos esposos de las manifestantes.

Desde entonces, las Damas de Blanco se han manifestado todos los domingos después de asistir a misa para protestar por la detención arbitraria e ilegal de activistas pacíficos. Berta Soler, que lidera las Damas de Blanco, es regularmente arrestada y retenida durante más de 24 horas.

Entre 2010 y 2017, hubo un promedio de 540 detenciones arbitrarias y de corta duración en Cuba cada mes, según la Comisión Cubana de Derechos Humanos y Reconciliación Nacional. Sólo en septiembre de 2018 se produjeron 224 arrestos de este tipo por razones políticas.

José Rolando Casares Soto, quien pertenece a la Mesa de Diálogo de la Juventud Cubana, que promueve reformas al sistema electoral cubano, fue arrestado en la madrugada del 14 de julio de 2016 por agentes de seguridad del Estado cubano después de investigar sobre el arresto de otro miembro de su organización. Retenido durante días sin cargos, Casares Soto fue, finalmente, condenado a cinco años por “agresión”, “desacato” e “insulto sexual”. Su esposa, Yamilka Abascal Sánchez, fue condenada a dos años de arresto domiciliario con supervisión policial.

El Departamento de Estado de Estados Unidos expresó recientemente su profunda preocupación por la salud física del activista democrático cubano Tomás Núñez Magdariaga, miembro del partido de oposición más grande de Cuba. El partido indicó que fue arrestado por las autoridades en base a cargos falsos y condenado en un juicio falso. Núñez ha estado en huelga de hambre durante más de 50 días como protesta.

“La condición física del Sr. Núñez es una cruel confirmación de estas prácticas injustas y sirve como un recordatorio oscuro de la inexistencia del debido proceso para personas que critican al gobierno cubano”, dijo la portavoz del Departamento de Estado, Heather Nauert.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

veinte + 4 =