Ciudad de México, 25 de abril del 2022.- Mapfre pone al servicio del mercado su seguro educación, para que los niños no tengan que dejar de estudiar en caso de que la familia sufra un percance o al quedar en condiciones de orfandad.

Según el estudio “Los costos Educativos de la crisis sanitaria en América Latina y el Caribe”, elaborado por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), en México, más de 628 mil niños de 6 a 17 años de edad abandonaron los estudios por dos razones: la crisis económica que disminuye los ingresos de la familia y la falta de condiciones para el aprendizaje a través de la educación no presencial.

Asimismo, desde los inicios de la pandemia hasta el mes de abril de 2021, se estima que más de 244,500 niños han quedado en situación de orfandad, por lo que estos difícilmente podrán continuar con sus estudios.

Solo en México existen más de 232,876 escuelas de las cuales 198,348 son públicas y 34,528 son privadas. De estas, solo un pequeño porcentaje cuenta con un seguro que realmente pueda cubrir los gastos educativos de sus asegurados o algún incidente en caso de ser requerido.

Las razones por las que existe tan poca cobertura son por la percepción de ser un gasto o un costo innecesario y la poca cultura de aseguramiento. Es por esto que es prioritario que las escuelas se asesoren sobre el tema y adquieran un seguro hecho a la medida de sus necesidades y su alumnado donde puedan proporcionarles a sus alumnos un seguro que los cubra en caso de accidente o en caso de fallecimiento del soporte económico de su educación.

Bajo esta línea, Mapfre tiene disponible para el mercado un seguro escolar por accidentes y dar cobertura a los percances que pueden presentarse en el día a día y un producto de orfandad, los cuales puede adquirir para que, en el caso de que sus alumnos no puedan continuar con sus estudios debido a invalidez total o parcial de los padres o fallecimiento, uno de estos productos pueda ayudarles a continuar y finalizar la educación que los padres proveían.

“En Mapfre queremos darle las herramientas necesarias a los alumnos para que puedan continuar estudiando a falta de su soporte económico y una opción a las escuelas de tener la tranquilidad de ofrecer a las familias que les confían a sus hijos, un beneficio que las diferencie de otras instituciones que no tienen este tipo de protección preventiva de accidentes escolares, por esto nuestras ofertas de seguro educativo están diseñadas para acompañar a sus beneficiarios que son los menores en edad escolar a lo largo de su trayectoria educativa en estos dos ámbitos de protección”, comentó Daniela Becerril, directora comercial de Vida y Salud en Mapfre México.

Además, los seguros escolares cubren a los alumnos en el caso de que sufran algún accidente en el hogar mientras las clases sean virtuales.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí