ShareAmerica

En un barrio de Los Ángeles, conocido como “Pequeña Persia” o “Teherángeles” (una combinación de las palabras Teherán y Los Ángeles), los consumidores de habla persa pueden comprar la música pop persa más reciente, visitar una galería de arte al estilo persa u obtener una bola de helado con sabor a agua de rosas.

Ali Kashani-Rafye, fundador de “Saffron & Rose”, abrió su heladería de estilo persa en la década de 1970 después de aprender su oficio en Teherán. Su familia, que forma parte de los hasta 500,000 estadounidenses de origen iraní que hacen de esta parte del sur de California la comunidad persa más grande de Estados Unidos, continúa la tradición.

“Saffron & Rose es ahora un lugar emblemático, y casi todas las semanas algún iraní de viaje por Estados Unidos, o incluso llegado de Irán, viene a nuestra tienda por un helado”, dice Fred Papen, nieto de Kashani-Rafye y propietario de la tercera generación del negocio.

Una comunidad diversa
Miles de iraníes se establecieron en Estados Unidos en las décadas previas a la Revolución Iraní de 1979, en su mayoría estudiantes y profesionales que hablan inglés con facilidad. A medida que los iraníes huían de la revolución, la población iraní en Estados Unidos aumentó.

Se calcula que la cifra de estadounidenses de origen iraní oscila entre 500,000 y un millón, estando la mayor concentración en Los Ángeles (la mitad de todos los estadounidenses de origen iraní viven en esa ciudad y en otras partes de California), seguidas de las áreas metropolitanas de Nueva York y Washington.

La comunidad estadounidense de origen iraní es diversa étnicamente, e incluye no sólo a persas, sino también a azeríes, kurdos, árabes, lors, baluchis y varias otras etnias.

Aunque muchos son musulmanes, los bahaistas, los cristianos y los zoroastrianos también forman parte importante de la gran comunidad de estadounidenses de origen iraní y disfrutan de la libertad de practicar su fe en su tierra adoptiva.

Jimmy Jamshid Delshad, un judío iraní nacido en Shiraz, fue elegido dos veces alcalde de Beverly Hills, lugar donde vive un gran porcentaje de judíos iraníes. Después de su primera elección en 2007 declaró al diario Jerusalem: “Cuando era un joven judío en Irán, era un ciudadano de segunda clase. A través de mi ejemplo, espero abrir puertas en Estados Unidos a otras personas como yo”.

Gran parte de los cientos de organizaciones culturales, religiosas y profesionales iraníestadounidenses se dedican a las artes, especialmente a la música y la literatura, una reacción a la estricta represión de la libertad artística por parte del régimen iraní. Los artistas persas están representados en el cine y en estaciones de radio y televisión, festivales y actuaciones musicales e incluyen a la famosa guitarrista clásica Lily Afshar y al director y guionista Ramin Bahrani.

Grandes triunfadores
Los estadounidenses de origen iraní se encuentran entre las personas con más formación académica en Estados Unidos. Cerca del 60 por ciento de los iraníes estadounidenses han logrado al menos un título universitario, según una encuesta de la Oficina del Censo de Estados Unidos.

También tienen uno de los mayores niveles de empleo autónomo entre los grupos inmigrantes en Estados Unidos. Muchos han fundado sus propias compañías, incluyendo a Isaac Larian, el fundador de MGA Entertainment, un fabricante de juguetes y juegos para niños y productos electrónicos de consumo.

Papen de “Saffron & Rose” dice que su negocio de helados se está expandiendo: “Ahora fabricamos y enviamos nuestros helados a través del país a los cuatro rincones de Estados Unidos a restaurantes y supermercados. Y mientras estamos hablando aquí, un arquitecto está diseñando nuestra segunda tienda en el condado de Orange”.

“Hace diez años, el 95 por ciento de nuestros clientes eran persas. Hoy en día, hemos crecido para incluir un gran número de estadounidenses de todas las razas y etnias”, dice Papen.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

veinte + 15 =