EE. UU. y sus asociados buscan el cese de las violaciones de derechos humanos

0
18

ShareAmerica

Washington, D. C., 2 de abril de 2021.- Estados Unidos trabaja con socios internacionales para defender los derechos humanos en todo el mundo mientras los regímenes autoritarios intensifican la represión en medio de la pandemia de Covid-19.

“Defender la libertad y la dignidad de las personas honra los valores más sagrados de Estados Unidos”, dijo el secretario de Estado de Estados Unidos, Antony J. Blinken, el 30 de marzo, al anunciar la publicación del Informe por países 2020 sobre prácticas de derechos humanos. “De la mejor manera, defendemos la libertad y la justicia para todos. No solo aquí en el país, sino en todo el mundo”.

Los informes, que se publican cada año desde 1977, sirven como historial de las violaciones de los derechos humanos en todo el mundo y apoyan los esfuerzos estadounidenses e internacionales para combatir los abusos.

El informe de 2020 muestra una tendencia al alza de las violaciones en todo el mundo, según dijo Blinken.

En 2020, los gobiernos reprimieron protestas pacíficas en Bielorrusia, Venezuela y Hong Kong, reprimiendo la libertad de expresión y de reunión e intentando silenciar las peticiones de elecciones libres.

Los regímenes autoritarios utilizaron la pandemia de Covid-19 como excusa para atacar a los críticos, dijo Blinken, señalando un creciente uso de la tecnología para vigilar a los ciudadanos y bloquear Internet.

En la República Popular China (RPC), algunos periodistas desaparecieron tras entrevistar a trabajadores sanitarios en Wuhan durante el brote de Covid-19, según el informe sobre las condiciones de los derechos en la RPC.

Blinken denunció los abusos del Partido Comunista Chino contra los uigures en Sinkiang, donde los miembros de esta minoría, predominantemente musulmana, se enfrentan a detenciones, trabajos forzados y esterilizaciones masivas.

La tendencia al empeoramiento de los derechos humanos ha continuado en 2021. Blinken condenó los devastadores ataques del régimen de Assad contra objetivos civiles en Siria, entre ellos, el bombardeo del 21 de marzo de un hospital en Alepo en el que murieron siete personas, entre ellas, dos niños, agravando una crisis humanitaria diez años después de que el régimen de Bashar al Assad respondiera, por primera vez, a los llamamientos a la reforma con represión.

Desde el golpe de Estado del 1 de febrero, el ejército birmano ha atacado repetidamente a manifestantes pacíficos que apoyan al gobierno democráticamente elegido del país. Los ataques a los manifestantes del 27 de marzo mataron a 100 personas, dijo Blinken, citando informes de prensa.

Estados Unidos colabora con sus socios internacionales para castigar y disuadir a los regímenes que violan los derechos humanos. Canadá, el Reino Unido y la Unión Europea se han unido a Estados Unidos en la imposición de sanciones contra funcionarios de la RPC responsables de abusos contra los derechos humanos de los uigures y miembros de otros grupos minoritarios en Sinkiang.

Estos mismos países también impusieron sanciones en marzo contra personas relacionadas con el golpe militar en Birmania y la violencia contra los manifestantes. Las sanciones de Estados Unidos se dirigen específicamente a la policía, los funcionarios de seguridad y las unidades militares que participaron en la violenta represión de los manifestantes pacíficos.

“El presidente Biden se ha comprometido a volver a poner los derechos humanos en el centro de la política exterior estadounidense”, dijo Blinken. “Utilizaremos todas las herramientas de nuestra diplomacia para defender los derechos humanos y hacer rendir cuentas a los autores de los abusos”.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

13 − doce =