Defender a la mujer en lugares en conflicto

0
17

ShareAmerica

Washington, D. C., 23 septiembre 2020.- Cuando era niña en lo que hoy es Sudán del Sur, Rita M. Lopidia aprendió que las mujeres suelen ser las primeras víctimas de los conflictos políticos.

El Instituto de Estados Unidos para la Paz otorgó a la Sra. Lopidia, directora ejecutiva y cofundadora de la Organización Eve para el Desarrollo de la Mujer, su premio inaugural “2020 Women Building Peace Award” (Premio a la mujer por la construcción de la paz)

La familia de Lopidia huyó de la ciudad de Juba en la década de 1990, cuando ella estaba en la escuela primaria y el Ejército de Liberación Popular de Sudán estaba bombardeando la ciudad. Cuando su familia se trasladó a Jartum, la capital de Sudán, dijo Lopidia, otros la consideraban, desplazada interna y mujer, como ciudadana de segunda clase.

Se ha dedicado a la paz y a la igualdad entre los géneros en su país de origen, a pesar de décadas de intenso conflicto en el mismo.

“El trabajo que hacemos [con] la Organización Eve en Sudán del Sur es asegurar que las mujeres tengan el espacio para contribuir en la toma de decisiones y que las mujeres tengan la oportunidad de contribuir a la construcción de esta nación como país estable y pacífico”, dijo.

Después de que Sudán del Sur obtuviera la independencia en 2011, Lopidia esperaba que las condiciones mejoraran para las mujeres. Sin embargo, las mujeres todavía no pueden obtener préstamos o recibir una atención materna adecuada, dijo.

Su organización trabaja con los líderes comunitarios para proporcionar apoyo a las mujeres y protección contra la violencia sexual. La organización animó a las mujeres a votar durante las elecciones de 2010 en Sudán y el referéndum de 2011 sobre la independencia de Sudán del Sur.

“Si miras los resultados del referéndum, el número de mujeres que votaron fue realmente alto”, dijo Lopidia. “Sudán del Sur se convirtió en un estado soberano porque las mujeres salieron en cantidad y votaron”.

Huyó a Uganda en 2016 después de recibir amenazas de muerte por su activismo y estableció allí una sucursal regional de la Organización Eve.

“Estoy muy inspirada por los esfuerzos [de Lopidia] para facultar a las mujeres a ser participantes significativas en el proceso de paz de Sudán del Sur”, dijo la embajadora en misión especial de Estados Unidos para Asuntos Mundiales de la Mujer, Kelley E. Currie. La embajadora añadió que “su liderazgo está construyendo un futuro más pacífico para todos nosotros”.

Cuando se incluye a la mujer en los procesos de paz, un acuerdo tiene un 35 por ciento más de posibilidad de durar al menos 15 años, según indica el Instituto de Estados Unidos para la Paz.

“Los logros de la Sra. Lopidia refuerzan lo que los datos han demostrado desde hace mucho tiempo: para construir un mundo más pacífico, demos a las mujeres un asiento en la mesa”, dijo Marcia Carlucci, copresidenta del Consejo de la Mujer para la Construcción de la Paz del Instituto de Estados Unidos para la Paz. “Como la pandemia de Covid-19 amenaza con exacerbar los conflictos violentos en todo el mundo, sigue siendo vital aumentar la importancia de las mujeres constructoras de la paz”.

El premio reconoce el papel a menudo invisible, pero valioso, que las mujeres desempeñan en la paz y la prevención de conflictos. Lopidia fue una de las 10 finalistas.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

tres + once =