Corruptelas de Pemex, a la SFP

0
100

Ciudad de México, 25 de enero de 2019.- La secretaria de Energía (Sener), Rocío Nahle, dio a conocer hoy que las corruptelas que se generaron en Pemex por la venta de plantas de hidrógeno se presentarán ante la Secretaría de la Función Pública (SFP) y ante la Auditoría Superior de la Federación, ambos entes con capacidad política, jurídica y legislativa para conocer estos temas.

Nahle expuso que ayer salió un comunicado sobre la venta de tres plantas; se realizaron nada más en dos: en la refinería de Tula que fue un contrato de compra-venta de la planta de hidrógeno entre Pemex Transformación Industrial y Air Liquide Mexico, S.A. de R.L. de C.V. Se formalizó mediante un proceso de adjudicación directa para el proceso de selección del comprador de la planta, quien fue Air Liquide, es una empresa francesa.

La dirección corporativa de alianzas y nuevos negocios de Pemex, subcontrató para la evaluación y estudio del mercado a una empresa que se llama AT Kearney, el pasado 31 de agosto del 2017. El precio de la compra fue de 51 millón 526 mil millones de dólares más el Impuesto al Valor Agregado (IVA).

Dijo que firmaron por México Carlos Reynaldo Godínez, subgerente de apoyo legal y formalización inmobiliaria de Pemex y Cutberto Orlando Azuara Pavón, director operativo de Producción de Pemex, mientras que por parte del comprador fue Rodrigo Pereira Jorge.

Refirió que para esto se hizo un avalúo por el consorcio Megafin, el 20 de diciembre de 2016. El avalúo reportó que costaba 48 millones 347 mil millones de dólares, por un periodo de 20 años para surtir, efectivamente, 81 mil millones de pies cúbicos de hidrógeno.

Esto obliga a que Pemex de su planta que ya tenía, la refinería, cuando se conforma se pone una planta de hidrógeno. La planta de hidrógeno tiene la función de hidrodesulfuración de producto, también puede hacerse un hidrocraqueo de las moléculas. Las refinerías producen por sí, en la planta reformadora, hidrógeno.

Sin embargo, obliga a que Pemex pague lo equivalente a un millón de dólares por mes a esta empresa, surta o no surta hidrógeno. Dijo que también estuvo en Tula, Hidalgo, y que está recolectando los datos para que la Secretaría de la Función Pública investigue.

En cuanto a la planta de Cadereyta, se había hecho el mismo proceso, pero no les dio tiempo, no firmaron, porque el gerente de la refinería tiene que firmar y no firmó y los trabajadores tampoco firmaron la entrega, a pesar de que se hizo todo el proceso. La última parte, que fue el acuerdo, o sea, pagar para que la planta se rehabilitara, era parte del acuerdo, la tenían que arreglar y entregar, no se hizo, y por eso Cadereyta no se entregó.

En cuanto a la planta de Madero, Tamaulipas, efectivamente, el contrato de compra-venta fue entre Pemex Transformación Industrial y Linde Hidrógeno S.A. de C.V. Se formalizó mediante un proceso de adjudicación directa, para el proceso de selección del comprador de la planta, la dirección corporativa de Alianzas y Nuevos Negocios de Pemex subcontrató para la evaluación y estudio del mercado a la empresa Aclara, el 11 de abril del 2018. El precio de compra fue de 31 millones 893 mil, más el Impuesto del Valor Agregado.

Firmaron por parte de Pemex, como vendedores, Carlos Reynaldo Godínez, subgerente de Apoyo Legal y Formalización Inmobiliaria de Pemex, y Jorge Humberto Freyre Rizo, subdirector de producción de Petrolíferos de la Dirección de Producción de Pemex Transformación Industrial. Por el comprador, el representante Robert John Capellmann; y el avalúo también fue por el consorcio Megafin, el 20 de diciembre de 2016 que determinó que valía 29 millones 145 mil dólares.

Lo anterior obliga a que a la Refinería de Madero pague el equivalente a 16 millones de pesos por mes a esta empresa para que surta hidrógeno, ya sea que se ocupe o que no se ocupe, un volumen por 42 millones de pies cúbicos por 20 años.

Comentó que ya tiene los datos y los va a presentar a la Secretaría de la Función Pública, como parte de los quebrantos que se hicieron a la empresa, porque esas plantas eran de Pemex. “Se tiene todo un articulado de que era necesario, de que iba a tener mejor calidad, de que con esto se iban a evitar paros programados. Y no es cierto, es una planta que nació con ello”, sostuvo.

Expuso también que estuvo en Salina Cruz, Oaxaca, y que esta refinería no tiene planta de hidrógeno, o sea, así nació el concepto. Hoy, con el crudo que está llegando, que tiene un poco más de azufre, se ve en la necesidad de pensar en una planta de hidrógeno que sería como para 22 millones de pies cúbicos. Esa planta nueva cuesta alrededor de 100 millones de dólares.

Manifestó que esas plantas que tienen más capacidad las vendieron muy baratas y es parte de lo que vamos a reportar para que la propia Secretaría de la Función Pública, y seguramente la Auditoría Superior de la Federación en su cuenta de revisión del 2018, “nos vaya a poder informar y le estamos dando seguimiento a esto”.

Tecnología a los precios de los energéticos
Nahle también habló sobre la modalidad tecnológica para los precios de los energéticos, al informar que la tecnificación de los precios de combustibles, tanto de gasolinas como gas, se utilizará una aplicación que la Comisión Reguladora de Energía (CRE) tenía, que se llama: ‘Quién es quién’.

Explicó que su uso es muy fácil y es para conocer el precio del gas. Dijo que todos desde su celular bajan la aplicación: ‘AmiGAS’, automáticamente encuentra el distribuidor. “Si yo estoy en Tijuana, abre automáticamente mi localización como si fuera Waze, y sale en qué parte de Tijuana estoy, realiza la búsqueda por localidad, compara precios, consulta números de contacto para realizar pedidos”.

En el caso para el gas, verifica la autorización de vehículos que cuenten con la autorización de la CRE; se ingresan las placas del vehículo para validar si está registrado, si es un vehículo que tiene permiso y evalúa el servicio. También la propia aplicación en el celular, cualquier persona califica si el servicio fue bueno o malo y se actualiza en la propia base de datos para que el usuario tenga una calificación del servicio.

Sobre gasolina es esta aplicación que, a su vez, es una invitación para que todos los mexicanos la bajen en su celular. Se llama: ‘GasoApp’. Encuentran la gasolinera. Ahí nos dice exactamente si está cercana, si es más barata, si es más cara, lo que nos va a ayudar porque, de acuerdo a la ley, la gasolina está en el libre mercado y sí tenemos una diferencia de precios muy sustancial.

Explicó que ayer, por ejemplo, amanecimos aquí (Ciudad de México) a 18 pesos con 30 centavos, 18 pesos con 50 centavos, y si todos los mexicanos nos enteramos, nos va a ayudar, incluso, a que los precios sean más justos y no haya tanta disparidad.

Se selecciona el combustible, se escoge el radio en kilómetros, se evalúa el servicio de las gasolineras, termina uno de cargar, evalúa, reporta precios.

En caso de que no correspondan con los de la aplicación hay una opción, si me decía la aplicación que costaba tanto, también lo reporta y, sobre todo, son los precios 60 minutos antes de que uno vaya a cargar; o sea, cada hora se están actualizando los precios.

Nahle hizo invitación para que todo mundo baje la aplicación citada desde la Comisión Reguladora de Energía. Dijo que ya tenía tiempo, no se conocía y es importante que todos la tengamos.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

catorce − seis =