Contrarrestar la “pandemia en la sombra” de la violencia de género

0
39

ShareAmerica

Washington, D. C., 13 de enero de 2022.- Estados Unidos está intensificando sus esfuerzos para acabar con la lacra de la violencia de género en el país y en todo el mundo.

Esta labor es especialmente importante dado que los casos denunciados de violencia física y sexual contra mujeres y niñas aumentaron drásticamente durante la pandemia de Covid-19. El problema ha sido calificado como “pandemia en la sombra”.

En la primera Estrategia Nacional de Estados Unidos sobre Equidad e Igualdad de Género, publicada en noviembre de 2021, la Casa Blanca anunció que reforzaría las políticas nacionales y globales para eliminar todas las formas de violencia de género, apoyar a los supervivientes mediante servicios integrales e incrementar los esfuerzos de prevención.

Es posible que la violencia de género haya aumentado durante la pandemia como consecuencia involuntaria de las órdenes de permanencia en el hogar y los cierres. En muchos casos, las medidas diseñadas para controlar la propagación de Covid-19 aislaron a mujeres y a niños con familiares violentos. Al mismo tiempo, la reducción de fondos a menudo provocó recortes en los servicios de apoyo.

Según la ONU, las denuncias de violencia doméstica y las llamadas a las líneas telefónicas de ayuda aumentaron un 25% o más (PDF, 58 KB) en países como Argentina, Francia y Singapur, y hasta un 48% (PDF, 350 KB) en algunos países del este de África. También se observaron aumentos de casos notificados en Alemania, Canadá, España, Reino Unido y Estados Unidos.

En todo el mundo, la mitad de las mujeres encuestadas dijeron que ellas o alguien que conocían había sufrido violencia de género durante la pandemia de Covid-19, según un informe de noviembre de 2021 de la Entidad de las Naciones Unidas para la Igualdad de Género y el Empoderamiento de la Mujer, también conocida como ONU Mujeres.

La administración Biden-Harris afirmó que la eliminación de la violencia de género es un imperativo moral y estratégico. Además de amenazar la seguridad física y psicológica de las personas, la violencia de género perjudica a las familias, las comunidades, las economías y la sociedad en su conjunto.

En los últimos años, Estados Unidos:

• Gastó casi 87 millones de dólares entre 2014 y 2016 para proporcionar espacios seguros, programas de asesoramiento y otros servicios en zonas como Etiopía, Iraq, Siria, Nigeria, Haití, la República Democrática del Congo, Birmania, Sudán del Sur, Malí, Somalia, la República Centroafricana, Pakistán, Filipinas y Yemen.
• Trabajó con el sector privado para cuestionar las normas de género perjudiciales y proporcionar recursos a supervivientes de la violencia de género en 15 países por medio de la asociación estadounidense Dreams (determinada, resistente, empoderada, libre del Sida, educada y segura).
• Integró la prevención y la respuesta a la violencia de género en proyectos de crecimiento económico en todo el mundo.
• Apoyó proyectos para fortalecer los esfuerzos de prevención, promover la responsabilidad y abordar las barreras sistémicas a las que se enfrentan las supervivientes, incluidas aquellas en los sistemas legales.

Colaboramos con organismos de la ONU y otras organizaciones para proteger a las mujeres en zonas de conflicto y en espacios humanitarios.

Prevenir y responder a todas las formas de violencia de género es una piedra angular del compromiso del gobierno de Estados Unidos con la promoción de la democracia, el avance de los derechos humanos y el fomento de la igualdad de género.

“Eliminar la violencia contra la mujer es un valor y un objetivo perdurable al que debemos dar prioridad en todo lo que hacemos”, dijo el presidente Biden el 24 de noviembre de 2021, Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer. “Porque solo cuando las mujeres y las niñas puedan vivir libres del miedo a los abusos y la violencia podrán dar rienda suelta a todos sus talentos”.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí