ShareAmerica

Washington, D. C., 14 de septiembre de 2022.- Desde muy joven, Juliet Garcia supo que la educación era lo más importante.

“Crecí en una familia que se lamentaba de no poder estudiar [en la universidad]”, dijo. “Fuera lo que fuera la universidad, y no sabíamos lo que era, mis hermanos y yo sabíamos que debía ser realmente maravillosa”.

En julio, Garcia fue una de las 17 personas que recibieron la Medalla Presidencial de la Libertad, de manos del presidente Biden en la Casa Blanca.

“Al considerar la educación una piedra angular de nuestra democracia, creó una cultura de excelencia, afirmación y curiosidad intelectual para generaciones de estudiantes”, dijo Biden, “muchos de los primeros en sus familias en ir a la universidad y que ven su «sueño americano» lo hacen a través de ella y gracias a ella”.

Una líder en su comunidad
Garcia nació y creció en Brownsville (Texas), una pequeña ciudad en la frontera entre Texas y México. Su padre, inmigrante mexicano, y su madre, tejana de quinta generación de la zona, trabajaron duro para sacar adelante a la familia, ahorrando hasta el último céntimo para que sus hijos pudieran ir a la universidad.

Garcia vio esos sueños hechos realidad cuando se licenció y obtuvo un máster en oratoria e inglés en la Universidad de Houston. Obtuvo un doctorado en comunicación y lingüística en la Universidad de Texas en Austin y se convirtió en profesora.

“Sabía que podía enseñar, y lo disfrutaba, pero había que arreglar las cosas y no podía hacerlo desde ese lugar”, dice. En 1986, al frente del colegio comunitario “Texas Southmost College”, se convirtió en la primera mujer de ascendencia hispana en ser presidenta de una universidad en Estados Unidos.

Empezar una universidad para todos
Como presidenta, supervisó la fusión del colegio comunitario con la Universidad de Texas. Este movimiento hizo que el colegio comunitario formara parte del sistema escolar estatal, fundando la Universidad de Texas en Brownsville, y permitió que más personas recibieran una educación de alta calidad en la pequeña ciudad fronteriza.

Garcia dice que la fusión fue el orgullo de su carrera porque hizo que la educación fuera accesible a más personas que tenían varios empleos, pero querían una formación técnica para convertirse en enfermeras o ingenieros.

“En esencia, descubrimos un potencial latente”, dice. “No había nada malo en la gente de aquí. Pero no tenían una oportunidad y, de repente, tuvieron la oportunidad de ir a la universidad”.

Después de 20 años, la junta directiva de la universidad votó para disolverla y convertirla en la Universidad de Texas de El Valle del Río Grande.

Hoy, Garcia no ha dejado de enseñar. Sigue siendo profesora de comunicación en la Universidad de Texas del Valle de El Río Grande y le encanta estar de vuelta en el mundo académico.

“Creo que mi experiencia [como presidenta de la universidad] me hace mejor profesora”, dice.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí