Ciudad de México, 13 de marzo de 2019.- Una mala decisión puede cambiar el curso de una vida. Ese es el caso de miles de mujeres que han perdido la libertad. En México, las cifras han aumentado en los últimos años, según los datos más recientes dados a conocer por el Instituto Nacional de Geografía y Estadísticas (Inegi), en el país existen 10,722 mujeres en situación de cárcel, de las cuales 9,601 en penitenciarias estatales y 1,121 en federales.

Las mujeres en este escenario suelen experimentar un doble castigo: la condena por el delito cometido que conlleva a la pérdida de la libertad, la privacidad y algunos otros derechos; y, a la par, el abandono social y familiar.

De acuerdo a números de la Asamblea Legislativa de la Ciudad de México (Cdmx), tan sólo el año pasado en esta capital federal existían 1,547 mujeres en esta circunstancia: 385 están por robo calificado, 6 por robo simple, 26 por lesiones, 291 por homicidio, 154 por delitos contra la salud, 121 por delitos sexuales, 300 por privación ilegal de la libertad, 21 por uso de armas de fuego y explosivos, 33 por delincuencia organizada, 44 por extorsión y 166 por delitos diversos. La Comisión Nacional de los Derechos Humanos calcula que el 80% de la población de Centros Femeniles de Reinserción Social de Santa Martha Acatitla y Tepepan están abandonadas por sus familiares y amigos.

“A la mujer no se le “perdona” haberse equivocado. Las etiquetas los estereotipos y el abandono que sufren por cuestión de género son frecuentemente más severos. Las cifras que tenemos en Reintegra no distan mucho del contexto nacional, sólo entre el 5% y 10% de la población atendida en la fundación son adolescentes mujeres en conflicto con la ley”, comentó Jimena Cándano directora general de Fundación Reintegra, en el marco del Día Internacional de la Mujer.

La Subsecretaría del Sistema Penitenciario de la Ciudad de México indicó que sólo el 12% de las mujeres internas no tienen registrado a ningún familiar en su ‘kardex’ para autorizar visitas; no obstante, el 70% no recibe visita alguna, en contraste con los más de 36 mil hombres en prisión, de los cuales 9 de cada 10 tiene visita familiar o conyugal frecuente.

“El Día Internacional de la Mujer debe servir para hacer un balance de los logros y retos que existen en el tema de género. No debe quedar en una conmemoración más, debe concientizar al cambio de actitud ante las mujeres privadas de libertad y no sólo ahí, sino, en general, una verdadera justicia con perspectiva de género. Para nosotros en Reintegra la equidad e igualdad de género es un tema transversal que se trabaja con las adolescentes, pero también con los padres y madres de familia, ya que fortaleciendo en ellos estos conceptos ayudamos también a la prevención del delito”, agregó Cándano.

El abandono social y familiar del que son víctima las mujeres que han cometido un delito disminuye sus posibilidades de reinserción social. Por ello, resulta primordial terminar con los estigmas sociales que las aíslan, tanto en prisión como una vez que recuperan su libertad.

Acerca de Reintegra
Es una fundación que trabaja a favor de la justicia social, equidad de oportunidad y derechos para los jóvenes en conflicto con la ley. Tiene como misión prevenir el delito y reintegrar a la sociedad a quienes experimentan conflictos penales, fortaleciendo sus capacidades y concretando un proyecto de vida, siendo un referente en la opinión pública nacional.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

veinte − 5 =