ShareAmerica

Cuando la empresa cafetera “Westrock Coffee Company”, un pequeño negocio con sede en Arkansas, inició una operación de exportación en Ruanda, su gerente recibió llamadas de sus competidores que le decían que estaba pagando mucho a los agricultores por sus granos.

“Entonces subimos el precio que pagamos a los agricultores otra vez. Nosotros queríamos probar que estamos aquí para gestionar una operación con ganancias, pero no para aprovecharnos de esa gente”, dijo Todd Brogdon.

Westrock ayuda a los agricultores a producir granos de alta calidad, para que puedan lograr altos precios. Ha abierto estaciones de lavado en aldeas de manera que los agricultores puedan entregar el grano “completamente lavado”.

Actualmente, Westrock compra granos de café a 50,000 pequeños agricultores, afirma tener un 30 por ciento del mercado y exporta 4.5 millones de kilogramos de grano de Ruanda y Tanzania al año. Su enfoque para hacer negocios en África es uno que muchas compañías de Estados Unidos asumen al invertir en el extranjero: tratar de lograr ganancias y, al mismo tiempo, ayudar a las comunidades locales.

Con frecuencia estas firmas consiguen garantías de préstamo y otras ayudas de las agencias del gobierno de Estados Unidos para hacer negocios en países en desarrollo. La Corporación para la Inversión Privada en el Extranjero aporta el seguro contra riesgos a Westrock, cuyo fundador, el exejecutivo de telecomunicaciones Scott Ford ha asesorado al presidente de Ruanda, Paul Kagame, en materias de desarrollo.

Construir puentes para los países en desarrollo
Acrow Bridge, una firma de Nueva Jersey, vende módulos prefabricados para puentes en 80 países, muchos de los cuales en urgente necesidad de infraestructura. Las garantías de préstamo del Banco de Exportaciones e Importaciones (Exim) de Estados Unidos permite a los países en desarrollo lograr financiamiento de los bancos de inversiones.

Hace poco el Exim otorgó un premio a Acrow por concretar un acuerdo por 50 millones de dólares para abastecer con 55 puentes a Camerún. Antes Acrow hizo lo mismo, con un acuerdo por 73 millones de dólares, para entregar 144 puentes a Zambia.

“Nuestros competidores son de China y Europa”, dice Paul Sullivan, vice presidente de Acrow. Agregó que su empresa tiene una ventaja porque proporciona “amplia capacitación a los ingenieros y técnicos locales para el ensamblaje e instalación de esos puentes”.

“No entramos en los mercados internacionales pensando ‘tenemos un gran producto y tenemos que venderlo”, dijo Sullivan. “Nos interesa en convertirnos en asociados integrales en el desarrollo del plan nacional de infraestructura”.

Los puentes Acrow ofrecen alivio a lugares que enfrentan problemas inesperados. Son embarcados en secciones de tres metros, pueden ensamblarse en cuestión de días y pueden durar hasta 75 años, dijo Sullivan. No se precisan grúas ni equipos pesados para la construcción.

Chile todavía utiliza un puente Acrow de 1.4 kilómetros instalado tras el terremoto de 2010. Cuando el huracán Katrina destruyó puentes de autopistas en las afueras de Nueva Orleáns en 2005, Acrow proporcionó puentes para cruzar el lago Pontchartrain.

Porque importa ofrecer guía
Cuando la compañía Coca-Cola, que opera en 200 países, construye plantas de purificación para el agua para abastecer agua potable para crear sus propias bebidas, con frecuencia limpia y recicla suficiente agua para comunidades enteras.

Coca-Cola también encabeza asociaciones público-privadas que han instalado más de 200 kioscos impulsados con energía solar, denominados Ekocenters, para abastecer no solamente con agua potable, sino también acceso a Internet en aldeas rurales de África y Vietnam.

“Siempre es un buen negocio cuando uno puede ayudar a la gente que son tus consumidores”, dijo Stephen Hayes, presidente del Consejo Corporativo para África, que promociona el comercio entre Estados Unidos y África.

“Al invertir más países de modo responsable en África se crean más puestos de trabajo y se logra prosperidad para todos nosotros”, dijo el presidente Obama a la Unión Africana en Addis Abeba, Etiopía, en julio de 2015. Las relaciones económicas “simplemente no se pueden limitar a la construcción de la infraestructura de los países con trabajadores extranjeros” o a la extracción de recursos naturales.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí