Dos noticias atrajeron la atención esta noche. Una, la inundación en Santa Fe, ubicada al poniente de la Ciudad de México; la otra, de corte internacional, la Convención Nacional Republica, realizada en Cleveland, EU.

Sobre la primera, poco hay que escribir. Bastan y sobran las muchas imágenes que se transmitieron desde pasadas las 20 horas, cuando se pudo ver la forma en que la lluvias redujo a su mínima expresión las vialidades y pisos bajos de ese orgulloso conjunto de edificios de oficinas que se levanta en los límites de la Ciudad de México con el Estado de México.

Los autos fueron reducido a simples marionetas que navegaban sobre las calles convertidas en caudalosos ríos.

De hecho, es la primera vez que se presenta una inundación de esta magnitud en Santa Fe, pese a que los organismos de prevención meteorológica la calificaron sólo como encharcamientos, en vez de inundación, que en la zona del Yaqui, alcanzó los 6.8 milímetros.

Un simple recordatorio de que la naturaleza no tiene palabra de honor y que el agua siempre buscará sus cauces más allá de la tecnología de punta con las que se levantaron y alzaron en reto a los cielos los conjuntos de oficina en Santa Fe.

Sobre la segunda nota: la Convención Republicana, fue una fiesta de los seguidores de Donald Trump, quien rompió con los cánones tradicionales y habló en el primer día de la convención donde presentó a su esposa, Melanie, a quien ubicó “como la futura Primera Dama de los Estados Unidos”.

Ambos, en sus respectivas intervenciones, utilizaron como base de la futura política nacional norteamericana “Hacer a EU seguro, otra vez”, que es el lema de campaña de Trump.

La seguridad y aplomo con que habló Melanie dejó satisfecho al auditorio que la escucho en Cleveland.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí