A nivel mundial, Japón es un ejemplo en envejecimiento saludable. Una de cada cuatro personas tiene 65 años o más y es un país que tiene características específicas en la senectud, señaló Yasuhiko Saito, de la Universidad Nihon de Tokio e integrante del Instituto Max Planck Odense, informó el Foro Consultivo Científico y Tecnológico (Fccyt).

Saito señaló que en 11 años, los ancianos en Japón aumentaron del 14 por ciento al 21 por ciento del total de la población.

“El envejecimiento se está acelerando mucho. Este es un problema para la sociedad y tenemos que prepararnos para estos cambios tan grandes en un periodo muy corto”, advirtió, durante su intervención en el Segundo Encuentro México-Japón sobre Envejecimiento Saludable, realizado del 20 al 21 de junio en la Academia Nacional de Medicina de México.

Otro aspecto del envejecimiento en Japón es la población centenaria. Para el 2015, el país asiático contaba con más de 60 mil personas con edades de alrededor de 100 años, por ello, se lleva a cabo la campaña Pinpin Korori, que promueve el envejecimiento saludable.

Vladimir Canudas Romo, del Departamento de Epidemiología, Bioestadística y Biodemografía del Instituto Max Planck Odense, dio un panorama general acerca la esperanza de vida y tasas de mortalidad.

En la conferencia “La esperanza de vida y la esperanza de vida saludable: convergencias o divergencias”, comentó que en la actualidad, la esperanza más alta de vida se encuentra en Japón. De acuerdo con un ejercicio realizado en 2002 por el Instituto al que pertenece, la esperanza de vida mundial en el año 1850 era entre 40 a 50 años, y hoy en día es entre 80 y 90 años.

Japón, Noruega, Nueva Zelanda y Suecia son los países que tienen tasas de mortalidad más bajas.

En el caso de México, comentó Canudas, uno de los retos actuales es trabajar en la salud mental de su población: “Es una década de homicidios, desaparecidos, violencia, lo que ha creado una vulnerabilidad a nuestra salud mental muy fuerte”.

México y el envejecimiento
Durante la conferencia “El envejecimiento saludable en México”, Roberto Ham Chande, investigador de El Colegio de la Frontera Norte, alertó que la desigualdad que se vive en México pone en peligro el envejecimiento saludable debido a factores económicos y sociales y puso como ejemplo, el tema de las pensiones.

“La pregunta es si estamos creando un sistema que tenga dificultades para permanecer social y económicamente solidarios. Ya abandonamos varias cosas en el México de la solidaridad, empezando por el asunto de las pensiones y seguramente lo estamos haciendo en salud”, lamentó el doctor en demografía.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí