Reciclaje inmobiliario: La singularidad de convertir espacios urbanos e industriales en viviendas prime

0
40

Ciudad de México, 24 de febrero de 2021.- Uno de los problemas que acecha al mercado inmobiliario es la falta de suelo urbanizable en algunas de las principales ciudades del mundo como Londres, Nueva York, Tokio o Madrid. Este hecho ha provocado que una gran parte de los players inmobiliarios de alta gama se estén decantando por la adquisición de edificios abandonados o espacios industriales deshabitados para diseñar su nuevo hogar de una forma innovadora y singular. Garajes, granjas, incluso aviones o trenes, Nacho García-Milla Real Estate, el nuevo perfil inmobiliario especializado en mercado residencial prime, ha identificado las principales características de esta tendencia conocida como reciclaje inmobiliario.

Al hablar de reciclaje inmobiliario, la primera imagen en venir a la mente probablemente sea la de un loft neoyorquino en el barrio de Soho, un clásico en cuanto a adaptación de espacios industriales en espacios habitables se refiere. Aunque esta tendencia nace en la década de los 50, cuando la crisis de la posguerra obligó a cerrar un gran número de compañías que acabaron cediendo sus naves industriales a inmobiliarias para sacarlas al mercado como vivienda de bajo costo, a día de hoy, algunas de las mayores ciudades del mundo se enfrentan al agotamiento de su suelo urbanizable y las grandes fortunas, cada vez, optan más por esta tendencia para diseñar de forma libre e innovadora la vivienda de sus sueños, sin prescindir de la mejor ubicación. Nacho García-Milla, el nuevo perfil inmobiliario especializado en localizar el hogar ideal para cada cliente, ha identificado en los últimos años una clara tendencia del comprador prime hacia esta tipología de inmuebles singulares.

“Nuestro sistema inmobiliario está más acostumbrado a construir de forma masiva que a dar una nueva vida a edificios ya existentes. En los últimos años, el mercado prime es el que más está enfocando sus esfuerzos hacia el reciclaje inmobiliario, porque representa una importante fuente de beneficios a pesar de la inversión inicial”, afirma García-Milla. “En España, los principales emisores de este tipo de activos suelen ser inversores internacionales o grandes fondos de origen latinoamericano y centroeuropeo. Por la parte compradora o arrendadora, suelen estar parejas y familias jóvenes que invierten para satisfacer la necesidad de ampliar su hogar en buenas zonas, o clientes de alto nivel adquisitivo que buscan viviendas en zonas prime con prestaciones y amplios servicios”. Aunque la mayoría se encuentran en ubicaciones céntricas en las principales ciudades, también hay casos de reciclaje inmobiliario en el extrarradio, en pueblos o en el campo.

Nacho García-Milla reconoce que transformar un espacio industrial como un taller o una antigua fábrica en una vivienda habitable siempre supone un gran reto; sin embargo, los resultados son espectaculares y el inmueble se revaloriza considerablemente. Además, también aportan ventajas estructurales: techos de doble altura, grandes galerías, amplios lucernarios que filtraban la luz a zonas de trabajo y almacenamiento, suelos antideslizantes y muros de piedra capaces de mantener la temperatura interior y aislar el ruido. A partir de aquí las opciones son infinitas, no solo se pueden rehabilitar antiguas fábricas, cada vez, hay más clientes que nos piden diseñar el hogar de sus sueños en una antigua granja, en molinos, caballerizas, salas de conciertos o iglesias. Al final, la exclusividad reside en la singularidad del inmueble y ese valor añadido es lo que persigue el cliente. A continuación, algunos ejemplos de reciclaje inmobiliario en España, seleccionados por Nacho García-Milla:

FarmHouse: desde hace algunos años, especialmente en la última década y con la consolidación del teletrabajo, se ha registrado un incremento del interés de algunos propietarios por trasladar su vivienda al campo y rehabilitar antiguas granjas para convertirlas en la vivienda de sus sueños. Este tipo de reciclaje inmobiliario ofrece entornos con una gran privacidad y, además, representan un lienzo en blanco para dar rienda suelta a la originalidad a la hora de diseñar los espacios interiores. La madera suele ser el elemento protagonista, aportando calidez, y los espacios exteriores permiten disponer de un huerto propio e incluso espacio para tener muchos animales.
Garajes, la vanguardia inmobiliaria: El centro de las ciudades cada vez está más saturado y encontrar viviendas grandes y singulares es un reto para muchos propietarios. Sin embargo, los talleres mecánicos han experimentado un éxodo a la periferia que ha permitido reutilizar estos espacios para transformarlos en espectaculares viviendas con un toque muy singular. Los techos altos y los espacios amplios son el común denominador en este tipo de inmuebles, en los que el metal y el hormigón suelen ser protagonistas. Además, muchos de sus inquilinos aprovechan antiguos elementos del taller para hacer su propio mobiliario: mesas, obras decorativas, estanterías…
Loft, el sueño urbanista: los amantes de las grandes ciudades, como Londres o Nueva York, sueñan con habitar en las zonas más céntricas y cool de las urbes y desarrollar su proyecto de vida en casas con personalidad propia. Por eso, muchos propietarios han adquirido inmuebles abandonados que cumplieron su función como fábrica en una vida pasada y los han rehabilitado como vivienda. Lejos de ser espacios fríos, un loft es el espacio ideal para jóvenes urbanistas que hacen del hogar un espacio para el esparcimiento, el trabajo y el ocio. Por supuesto, el ladrillo y el acero son los materiales predominantes, aunque cada vez más se está integrando la madera y las paredes móviles que permiten adaptar el espacio a diferentes necesidades.
Vivir en una iglesia: aunque pueda parecer extraño, en zonas rurales más deshabitadas, hay compradores que sueñan con rehabilitar edificios con historia, como es el caso de antiguas iglesias, conventos o ermitas. Se trata de un tipo de rehabilitación más costoso de lo normal porque acondicionar el espacio es más complicado al ser edificios de piedra. Tampoco hay que olvidar que muchas de estas edificaciones pueden ser yacimientos de gran valor histórico. El resultado son casas con una gran personalidad y de grandes dimensiones, perfectas para recibir a familiares y amigos en un entorno íntimo y acogedor.

Las consecuencias de la Covid-19 han acelerado el proceso de transformación inmobiliaria en todos los ámbitos, desde la digitalización de este sector hasta la aparición de nuevas tendencias, como es el reciclaje inmobiliario. Por eso, Nacho García-Milla se mantiene a la vanguardia del Real Estate de alta gama y es capaz de encontrar los mejores tesoros en cualquier parte del mundo.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

cinco × 3 =