¿Qué hacer con los gastos post Buen Fin?

0
20

Ciudad de México, 25 de noviembre de 2019.- Hace algunos días se llevó a cabo el Buen Fin, conocido por ser el fin de semana “más barato” en todo el país, y que este año fue calificado como el mejor de todas sus ediciones, de acuerdo con la Secretaría de Economía y la Confederación de Cámaras Nacionales de Comercio, Servicios y Turismo (Concanaco). Según los datos, dejó una derrama económica de $118 mil millones de pesos, lo que superó lo previamente registrado.

Si bien es una buena estrategia de reactivación de la economía del país y una oportunidad para hacer compras a buenos precios, algunos mexicanos ahora se enfrentan al sentimiento “post Buen Fin” y tendrán que lidiar con las situaciones del “compre ahora y pague después”, además de los gastos decembrinos como cenas de navidad y Año Nuevo, regalos, vacaciones o entretenimiento familiar, sin dejar de lado el gasto corriente.

“Una de las opciones para liquidar deudas adquiridas en el Buen Fin, pero, sobre todo, para los gastos de todos los días y los que se vienen en diciembre es solicitar un crédito vía nómina, ya que no solo será de respuesta inmediata y activará el flujo de dinero, sino que es un compromiso financiero que sí podemos pagar de poco en poco en un mes tan complicado como el que viene donde los gastos se duplican o hasta triplican”, puntualiza, Dante Teytud, experto en finanzas personales y director comercial de Credifiel.

“Los importante de hacer esta solicitud es entender la naturaleza de esta herramienta, conocer los requisitos y considerar un buen asesoramiento para tener el mayor éxito posible al momento de solicitarlo y ejercerlo de forma adecuada una vez que nos lo hayan otorgado”, agregó el directivo.

Sin embargo, antes de comenzar la solicitud, puedes tomar en cuenta estas recomendaciones:

1. ¿Cuánto necesito? Sea o no la primera vez que se solicita un crédito, es de suma importancia evaluar el monto exacto que necesitas y no pedir más de lo que puedas pagar. Si pides el préstamo a, conciencia, podrás medir diferentes factores, como, por ejemplo: los plazos para finiquitarlo y de cuánto serán las mensualidades.

2. Haymás de una opción, ¡Consúltalas! A la hora de solicitar un crédito, lo ideal es que no te quedes con la primera opción, por lo que te recomendamos consultar diferentes empresas de crédito en el mercado, para que puedas determinar la que mejor se ajuste a tus necesidades, de esta forma, sabrás qué tipo de crédito te conviene más obtener.

3. Aclara todo antes de decir sí. Seguramente al acudir a la institución que se considere para el crédito llegarás con una infinidad de dudas por lo que es fundamental que te quites la pena y preguntes todo con los asesores de crédito. Es responsabilidad de ellos hacerte sentir seguro de la decisión que estás tomando; despeja tus interrogantes sobre penalizaciones, en caso de que existan por falta de pago puntual, beneficios, requisitos y casos especiales.

4. Los certificados cuentan y mucho. Ahora que ya decidiste decir sí, tienes que verificar que la institución a la que te hayas acercado cuente con certificaciones y sea una empresa formal, hay que recordar que los fraudes están a la orden del día y lo que menos quieres es ser víctima de uno. Verifica que esté regulada por la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de Usuarios de Servicios Financieros (Condusef) o algún otro órgano regulatorio avalado por la Secretaría de Economía.

5. Infórmate sobre los requisitos y junta la documentación. Estos pasos parecieran ser los más fáciles; sin embargo, en muchas ocasiones sucede lo contrario; así que tómate un tiempo y haz un check list para llegar preparado a la institución a la que se solicitarás el préstamo. Los requisitos más comunes son:

  • Comprobante de ingresos
  • Comprobante de domicilio no mayor a tres meses
  • Copia de INE vigente
  • Estado de cuenta impreso por el banco. Los documentos solicitados pueden variar en función del crédito que se esté solicitando.

6. Tu historial sí importa. Hoy, algunas instituciones financieras no consideran el historial crediticio como algo obligatorio, pero algunas otras sí lo toman como una carta de presentación. Toma en cuenta que cualquier solicitud de crédito, incluyendo las tarjetas, generan dicho historial que puede ser sano o con incidencias. Un historial sano permitirá adquirir un crédito en cualquier institución, ya que avala tu responsabilidad financiera, de lo contrario podrías ser sujeto de una negativa.

Muchas veces, liquidar una deuda con un crédito puede ser tu mejor opción, ya que las condiciones de pago suelen ser mejores que las primeras. Infórmate y sé consciente de cuánto gastas y de lo que puedes pagar.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

diecinueve − 6 =