Ciudad de México, 18 de febrero de 2020.- Con el objetivo de proporcionar información precisa y transparente de los beneficios del crédito que otorga, a partir de este año 2020, mediante el Simulador de Crédito Personal y Nómina, el Instituto del Fondo Nacional para el Consumo de los Trabajadores (Fpnacot) pone a disposición del público en general, la información sobre las características y costos de los productos que otorga,

Esto, con la finalidad de que las personas puedan comparar entre las diferentes alternativas que ofrecen las Instituciones Financieras, y elijan el crédito que mejor se ajuste a sus necesidades. El Simulador de Crédito Personal y Nómina de la Condusef es una herramienta que permite a los usuarios de los servicios financieros conocer y comparar las distintas opciones que se encuentran en el mercado.

Informó Condusef que el Simulador integra 46 opciones de crédito, 25 corresponden a los créditos personales y 21 a los de nómina, estos son ofertados por 40 instituciones de distintos sectores como Bancos, Sofomes Entidades Reguladas y No Reguladas, Sofipos y Socaps.

Agregó que entre las variables que muestra el Simulador se encuentran el esquema de pagos, la tasa de interés anual, el Costo Anual Total (CAT), comisiones y otros accesorios como la protección del crédito.

El director general del Fonacot, Alberto Ortiz Bolaños, destacó la importancia de este instrumento porque permite a las y los trabajadores conocer todas las condiciones en que se adquiere un crédito y elegir la opción que mejor les convenga.

Indicó que los esfuerzos hechos por el organismo a su cargo para ofrecer las mejores condiciones de crédito, como la reducción en 20 por ciento de las tasas de interés, se verán reflejados en este Simulador de crédito, abonando así a dar certeza a las y los trabajadores y contribuir en su bienestar económico. “Esta herramienta motiva que las y los trabajadores tomen una decisión responsable e informada al momento de contratar un crédito.

El Instituto tendrá un medio adicional de difusión que permitirá que más trabajadores y trabajadoras conozcan su derecho al crédito y sus características”, comentó.
Para la Condusef esta integración es importante, ya que busca sumar a instituciones como el Fonacot, que fomentan entre los usuarios de los servicios financieros la toma de decisiones informadas, respecto a los créditos que existen en el mercado y se promueve la transparencia, para que puedan optar por aquellos créditos que les permitan hacer crecer el patrimonio.

En el Simulador de Crédito Personal y Nómina que la Condusef pone a disposición del público en https://phpapps.condusef.gob.mx/condusef_personalnomina/, se pueden comparar créditos con un monto mínimo de 1 mil hasta 500 mil pesos para plazos entre 4 a 60 meses, que se pueden pagar de forma mensual, quincenal o semanal.

Adicionalmente, los créditos se pueden comparar si ya se tiene en mente un monto a solicitar o una mensualidad estimada para el pago del crédito, y ante la mayor oferta que existe actualmente en el mercado, el Simulador permite comparar la alternativa que se tenga de alguna entidad financiera, con los créditos de las instituciones que ya se encuentran integradas en el Simulador y verificar que tan cara o barata resulta ser.

Finalmente, al contratar un crédito no solo es importante comparar la tasa de interés sino también elementos como el pago total y el Costo Anual Total (CAT), este último es una medida que considera también los gastos inherentes al crédito, como pueden ser las comisiones y seguros, ya que existen instituciones que no los requieren o los otorgan gratuitamente.

Febrero, la bomba del estrés financiero
Aunque enero terminó, para muchos se sintió como un mes bastante largo y seguramente la cuesta se hace presente. De acuerdo a expertos en finanzas, este “efecto cuesta” se ha dado por varios factores, tanto nacionales como internaciones, que repercuten en la economía del país y, por supuesto, en las familias mexicanas.

Algunos de los factores que influyen en el estrés financiero de febrero son:

• Compras a meses. En diciembre muchos aplicaron el “compre ahora y pague después” y es en febrero cuando aparecen todas estas compras en el estado de cuenta.
• Refrendo vehicular. Si se quiere circular el 3% del valor del auto hay que pagar.
• Predial. Cada año se hace una contribución de los ciudadanos de acuerdo al valor catastral de su inmueble.

Otro de los gastos que se acumulan en febrero son el agua, la luz, alimentación y colegiaturas, entre otros. Es en este mes, cuando se crea un cúmulo de cuentas y muchas veces, las deudas anteriores no ayudan. Sin embargo, no todo el panorama es negro, ya que existen herramientas financieras como el refinanciamiento de deudas.

Un refinanciamiento o reestructuración de la deuda, en términos generales, consiste en hacer modificaciones o adecuaciones a las condiciones de un crédito, entre ellas puede ser el plazo, la tasa de interés y sistema de amortización, entre otros. Esta herramienta puede ser una alternativa para hacer ajustes en la sobrecarga de pagos que traemos en la cartera e incluso también para aprovechar las condiciones más favorables del mercado, explicó Dante Teytud, experto en finanzas personales y director comercial de Credifiel.

Refinanciar una deuda puede traer beneficios para el bolsillo de quienes han tenido dificultad de pagar en tiempo y forma:

1. Pagos mensuales más bajos. Al refinanciar la deuda el pago mensual se hace más bajo.
2. Tasa de interés menor. Reducción de pagos en los intereses de forma general, por lo tanto, mayor contribución a liquidar la deuda.
3. Cambio a una tasa fija. Estabilidad y ahorro potencial de costos, ya que no hay riesgo de mes con mes aumenten los pagos.
4. Reducción de plazo de pago. Menor tiempo invertido en pagar una deuda y más posibilidad de ahorro.
5. Remanente de efectivo. La liquidación de la deuda puede hacer acreedor al deudor de un saldo en efectivo al final de una cuenta.

Aunque lo ideal es no gastar más de lo que podemos pagar, si ya estamos pensando en emplear esta herramienta. Un buen momento para realizarlo es antes de entrar en mora y explicar que hay necesidad de refinanciar, pues probablemente no se tenga la capacidad de pagar en tiempo y forma, añadió el especialista.

Ante cualquier eventualidad siempre es bueno contar con una entidad financiera de cabecera que pueda dar orientación y respaldo a cómo actuar frente a una crisis económica, así como los productos y/o herramientas financieras que más se acoplen a las necesidades de quienes trabajan para el sector público de México.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

4 × 5 =