Ciudad de México, 31 de marzo de 2022.- Desde inicios de este año se preveía una “cuesta de enero” que se extendería hasta el cierre del primer trimestre, incluso, hubo especialistas que pronosticaron altos niveles de inflación que llegarían hasta el 2023. Ello debido a que, en diciembre de 2021, la inflación alcanzó su mayor nivel desde el año 2000, con un impacto general desde el consumidor hasta las grandes empresas y las Pymes.

Ante tal panorama, Drip Capital México, fintech especializada en financiamiento de Pymes, a través del factoraje, ha ubicado algunas estrategias financieras que las empresas pueden poner en marcha para afrontar los retos de la inflación, las cuales van desde la diversificación y mejora en el acceso a capital de trabajo, hasta procesos de digitalización.

¿A qué se deben los noveles de inflación actual?
Según pronósticos del Banco de México, los niveles de inflación general y subyacente para este 2022 se han incrementado en un 4.8%. Aunado a ello, la institución afirmó que el conflicto entre Rusia y Ucrania, los estragos de la pandemia y la depreciación del peso, son algunas de las razones que generarán una tendencia de inflación al alza hasta 2023.

Empresas de todos los sectores están resintiendo el aumento de precios. De ello, resulta necesario decir que 29.8% de los empresarios mexicanos considera que la inflación es el principal obstáculo para su crecimiento y desarrollo económico, acorde con la institución bancaria.

En palabras de Edmundo Montaño, director general de Drip Capital México, “la principal afectación que los periodos extendidos con altos niveles de inflación tienen en las finanzas de las Pymes es el incremento directo de los costos de materias primas y producción, lo que impacta a toda la cadena de valor de estas unidades de negocio. Por lo tanto, es importante que ubiquen medidas financieras razonadas para sobrellevar estos retos en el corto y el largo plazo”.

¿Qué pueden hacer las empresas para crear una estrategia financiera competitiva?
Drip Capital señala que existe una serie de medidas para proteger a las empresas de los efectos de la inflación, entre las que destacan:

Replantear estrategias de venta. Mejorar los canales de venta, así como del desarrollo y calidad de un producto es fundamental para atraer y retener más clientes. En periodos de inflación, también se puede diversificar ofertas con productos que brinden márgenes más altos o ajustar la estrategia de precio de algún producto.
Diferenciar productos sin perder calidad. Aunque la inflación afecta en gran medida la adquisición de materias primas, es importante que las empresas diferencien sus productos o busquen la manera de otorgar mejores precios sin perder su calidad. En este sentido, centrarse en la innovación y experiencia de compra puede ayudar a la retención de clientes, aún en momentos de crisis.
Considerar la automatización. Apostar por la automatización y digitalización puede ser una buena idea para que las organizaciones obtengan ingresos más estables y promuevan su productividad. Si bien es cierto que esto implica una inversión en un momento arriesgado, también existen proveedores que representan socios estratégicos al momento de eficientar dichos procesos. En ese sentido, tus alianzas financieras, industriales y comerciales jugarán un rol clave para innovar en cómo produces y hasta en cómo adquieres capital.
Asegurar liquidez y planificar tu acceso a capital. De acuerdo a Drip Capital, tener liquidez se refiere a la posibilidad de una empresa para valerse de recursos que le permitan disponer de efectivo ágilmente y solventar sus gastos inmediatos. Para poner en marcha estrategias como las mencionadas anteriormente, el acceso a capital es clave.

Por ello y con un aumento generalizado de precios, es necesario analizar las necesidades reales de efectivo y considerar algunas fuentes de financiamiento a corto plazo para evitar el sobre apalancamiento con deuda.

“Las presiones inflacionarias afectan en gran medida a las empresas, pero también dan la oportunidad de ver y modificar deficiencias para hacer crecer el negocio”, agregó el directivo de Drip Capital México al mencionar que, justamente, el financiamiento a corto plazo centrado en necesidades operativas puede ser un gran aliado.

“Aquí es donde alternativas como el factoraje, que no representan deuda ni requiere garantías en colateral, ayudan a las organizaciones a innovar y hacer frente a la incertidumbre sin sobreapalancarlas ni asumir riesgos, condiciones indispensables para navegar los retos característicos del estado de la economía de hoy”, concluyó Montaño.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí