ShareAmerica

Washington, D. C., 27 de mayo de 2020.- Aunque los efectos del nuevo coronavirus han perjudicado el gasto minorista, los economistas están vigilando de cerca el comportamiento del consumidor estadounidense.

Después de todo, el consumidor ha ayudado a sacar la economía de Estados Unidos de crisis pasadas y ha impulsado las economías en otras partes del mundo también. “El resto del mundo está absolutamente a favor del consumidor estadounidense y de que esta crisis desaparezca, porque somos una economía interdependiente”, dijo Mark Mathews, analista de la Federación Nacional de Minoristas, la asociación de comercio minorista más grande del mundo.

En Estados Unidos, el gasto de los consumidores suele representar alrededor del 70 por ciento de la actividad económica. La forma en que los minoristas se adaptan a los acontecimientos recientes puede ofrecer pistas para la vuelta a unas buenas cifras de ventas.

La guía de quedarse en casa ha ayudado a las tiendas de comestibles, farmacias, tiendas de grandes superficies, tiendas de todo a dólar y minoristas de tiendas de socios como Costco y Sam’s Club, según dice Mathews. Estas tiendas venden artículos de primera necesidad que los estadounidenses adquieren para reducir las salidas de sus hogares.

Pero hoy en día, incluso estas tiendas están teniendo más éxito al ofrecer nuevos servicios. “La gente no quiere ir a la tienda… así que lo que estamos viendo es un cambio hacia el Internet, pero también un cambio hacia pedidos de mayor tamaño”, comentó Mathews. Las tiendas están encontrando nuevas cadenas de suministro y almacenando más artículos a granel, cuando pueden.

Las tiendas de suministros para el hogar, como Lowe’s y Home Depot, están viendo un aumento en las ventas. La gente que trabaja desde casa está dedicando tiempo que normalmente pasaría fuera de la casa realizando proyectos de mejora de sus hogares. En respuesta, ambas cadenas están ofreciendo recogida en la puerta de las tiendas, además de dentro de las mismas.

Mejor que el negocio de siempre
Muchas de las compras de los consumidores estadounidenses afectan directamente a las cadenas de suministro en el extranjero, y los economistas esperan ver un sólido retorno a las compras cuando sea seguro. Los minoristas están trabajando para mantenerse ágiles y listos para ese retorno.

Debido a Covid-19 muchos restaurantes han cerrado el servicio de comidas in situ. Algunos, como “Founding Farmers” de Dan Simons en Maryland, están ofreciendo entrega a domicilio y recogida en el restaurante de comidas preparadas y comestibles

Mientras que algunas compañías estadounidenses se han beneficiado de los cambios repentinos en el comportamiento de los consumidores, muchas están desarrollando nuevas formas de obtener beneficios ahora y en el futuro.

Varias aerolíneas de pasajeros han recurrido al transporte de carga u otras operaciones. Un ejemplo es la pequeña aerolínea de bajo costo Sun Country Airlines, que está acelerando la implementación de un acuerdo firmado el año pasado con Amazon para transportar carga para el minorista en línea. La aerolínea está haciendo uso de su flota de manera que, por ahora, reponga algunos ingresos perdidos de los viajes turísticos y de negocios.

Keany Produce & Gourmet, una empresa con 42 años de historia ubicada en Maryland, siempre ha suministrado alimentos a chefs, restaurantes, convenciones y similares. Pero cambió de rumbo a medida que el negocio de los restaurantes y el catering se redujo. Hoy en día, tiene un servicio de venta en la acera donde los clientes piden cajas de productos en línea, y luego organizan una recogida sin contacto en uno de los 16 lugares de Keany en el área metropolitana de Washington.

“Nos dirigimos a la persona común y corriente que sólo busca productos frescos sin tener que ir a la tienda de comestibles”, dice Cassidy Williams, gerente de mercadeo de Keany’s. Los ingresos generados por este cambio han ayudado a la compañía a mantenerse a flote y a recuperar a unos 20 empleados que habían sido despedidos recientemente. Una vez que los restaurantes vuelvan a abrir, Keany planea mantener vivas tanto las ventas directas al consumidor como las institucionales.

Incluso los vendedores en línea más pequeños que han aumentado su cuota de mercado debido a la preferencia de los consumidores por las compras desde casa esperan ver un aumento de las ventas después de que la vida vuelva a la normalidad.

A una hora de su lanzamiento el Día de la Tierra, Grounded, que vende plantas de interior en línea, no tenía inventario. Personas de todo el país acudieron en masa al sitio para pedir plantas, sorprendiendo a los cofundadores, ubicados en Washington.

Los propietarios Danuelle Doswell y Mignon Hemsley esperan mantener el impulso añadiendo diferentes plantas a la lista de la compañía, vendiendo accesorios de plantas de su marca, ayudando a los suscriptores a replantar las plantas en línea y enviando un boletín digital dos veces al mes a los nuevos clientes.

“Nada demasiado gravoso”, dice Doswell. “No queremos enviar correo basura a la gente”.

Un mundo fuerte, después de Covid-19
En este momento, es difícil decir cuándo el consumidor estadounidense se recuperará, según dice Mathews. Pero los proyectos de ley de ayuda financiera aprobados por el Congreso y firmados por el presidente Trump en marzo y abril están ayudando a consumidores y a empresas por igual.

Muchas empresas de Estados Unidos creen que su creatividad y resistencia atraerá a más consumidores en los próximos meses. Eso puede poner a la fuerza laboral de 52 millones de personas en mejores condiciones y estimular a socios de las cadenas de suministro de todo el mundo.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

18 − uno =