Cómo evitar errores más comunes al vender una casa

0
49

Ciudad de México, 30 de mayo de 2022.- Decir adiós a una propiedad no es una decisión sencilla, ya sea por una herencia, interés en un segundo inmueble sin ocupar o el deseo de mejorar la calidad de vida; vender tu casa o departamento puede resultar tanto gratificante como frustrante. No sólo es necesario dejar atrás la carga emocional que representa por la historia familiar o los recuerdos, a ello se suma el conocer el largo proceso de venta que implica el mercado inmobiliario de México.

Si estás en este proceso y no sabes cómo lograr una venta rápida, los especialistas de Acasa, empresa de tecnología inmobiliaria y financiera, expertos en el modelo “compra antes de vender”, comparten una lista de los errores más comunes que debes evitar para alcanzar tu meta:

Urgencia por vender. Se dice que entre más rápido vendes resulta mejor, pero la prisa no debe llevarte a una situación de vulnerabilidad donde estés dispuesto a aceptar ofertas muy por debajo del valor de tu propiedad.
No contar con la ayuda de un profesional. Al conocer el mercado de bienes raíces, los agentes inmobiliarios pueden apoyarte en la negociación, dudas sobre cada trámite, a establecer un precio justo por tu propiedad y a discriminar las mejores opciones de entre todos los postores.
Precio incongruente. El precio es un factor determinante. Es importante no sobrevalorar ni subestimar la propiedad, esto pasa también cuando nos apegamos a la parte sentimental. Aunque no existe una fórmula matemática exacta, algunos factores que deben tomarse en cuenta para calcular el valor real son: extensión (m2 de terreno y/o construcción), conservación, antigüedad y ubicación, entre otros.
No tener la propiedad preparada. Lo ideal es que al momento de poner en venta tu inmueble, ya se encuentre libre de cosas personales. La técnica más conocida para acelerar el proceso es recrear “una puesta en escena” que permita al prospecto visualizar el potencial del lugar. Si no está dentro de tus posibilidades, basta con mantenerla limpia, ordenada y ventilada.
Escatimar o descuidar las fotos. Las imágenes son el primer acercamiento con el posible comprador. Brindar fotografías de buena calidad te permite mostrar los mejores espacios de tu propiedad, desde los lugares más luminosos, hasta las principales características como: servicios, accesos, tamaño real de las habitaciones o mayor número de detalles.
Ocultar problemas o desperfectos de importancia. Ocultar averías al realizar publicaciones por medio de plataformas o redes sociales es fácil; sin embargo, tarde o temprano llegará el momento de concertar una visita para mostrar tu espacio y el interesado notará aquello que parecía imperceptible. Esto generará desinterés, un mal comentario e, incluso, desconfianza en tu oferta.
Alquilar tu casa mientras llega el comprador indicado. Los inquilinos no siempre estarán de acuerdo con las visitas para mostrar el inmueble. Coordinar días con horarios en que coincidan las tres partes (vendedor, inquilino y posible comprador) suele ser complicado. El arrendatario no tiene la obligación de mantener el inmueble preparado para ser visitado. El exceso de gente durante una visita de muestra puede resultar incómodo y con sensación de premura para el visitante, quien no se sentirá con la libertad de ver, valorar y puntualizar en detalles o dudas.
Creer que el papeleo no cuestas. No se trata de poner sólo un anuncio y deshacerse de la propiedad. Vender un inmueble implica trámites legales, preparar la documentación requerida, tener al día los pagos de servicios y mantenimiento, acudir a la notaría y realizar la inscripción en el Registro de la Propiedad y el Comercio. El papeleo cuesta, y cuesta mucho, no sólo dinero, también tiempo.

“El proceso de venta de una casa o departamento es complejo y estresante, además, sin saber podemos colocarnos en posición de no colocar una oferta atractiva o por el contrario entrar en el riesgo de “malbaratar” por prisa. ¿Cuántas veces en la vida vendemos un departamento? Hemos visto que al agilizar los pasos, facilitar que una persona se mude a su nuevo hogar mientras se vende el actual, proveer de asesoría para traer luz al proceso no sólo acorta el tiempo de venta, también disminuye casi a cero el estrés y ansiedad que genera esta transacción”, dijo Eduardo Restrepo, cofundador de Acasa.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí