6 realidades sobre esfuerzos de inclusión de las empresas

0
15

Ciudad de México, 24 de noviembre de 2022.- La atención y el interés alrededor de la Diversidad, Equidad e Inclusión (De&i) ha ido en aumento en los últimos años, dentro de las empresas. Hoy, podemos ver más puestos de directores y jefes de Diversidad como nunca antes, lo que indica que los asuntos De&i han cobrado importancia en las agendas de liderazgo de las empresas.

Sin embargo, este fenómeno hace necesario un balance sobre cómo los empleados perciben los esfuerzos de sus centros de trabajo por incentivar la representación, promover el acceso igualitario a oportunidades y generar sentimiento de inclusión en sus espacios.

Para responder a ello, Bain & Company ha realizado una encuesta a 5,000 personas en países de América Latina como Brasil, Argentina, Chile y Colombia, que trabajan en medianas y grandes empresas de diversos sectores, para comprender cómo se sienten incluidas en las organizaciones y qué motiva este sentimiento.

Los resultados de la encuesta conforman su reporte “Tejer una cultura inclusiva en Sudamérica”, cuyos principales hallazgos son:

1. Impactos positivos: Las inversiones en Diversidad, Equidad e Inclusión (De&i) han impactado positivamente la experiencia dentro de las empresas – El 70% de los empleados considera que el sentimiento de inclusión ha mejorado en los últimos años y este efecto ha sido aún más pronunciado para las mujeres, afrodescendientes y otros grupos subrepresentados.
2. Sentimiento de inclusión es universal: Aunque existen varias definiciones para la inclusión, prácticamente todo el mundo entiende la inclusión como trabajar en una empresa diversa, donde sus opiniones son escuchadas y las personas se sienten apoyadas y valoradas por su identidad única.
3. Inclusión atractiva: La inclusión es un concepto poderoso que atrae, retiene y solidifica el rendimiento de los equipos – Las personas que no se sienten incluidas tienen 8 veces más probabilidades de buscar nuevas oportunidades y 17 veces más probabilidades de no recomendar la empresa para la que trabajan. Por otro lado, las personas que se sienten incluidas tienen 4 veces más probabilidades de reconocer que el ambiente de trabajo los alienta a ser creativos y desafiar el status quo.
4. Camino desafiante: Las empresas todavía tienen un camino desafiante para crear un entorno inclusivo para todos – Menos de la mitad de los empleados se sienten plenamente incluidos en los países de Sudamérica. Mejorar este escenario es algo complejo, ya que es difícil predecir quién se siente incluido y quién no: los factores demográficos, culturales y la estructura de las empresas influyen en las personas de diferentes maneras.
5. Entorno inclusivo: Crear un entorno inclusivo requiere de un enfoque que tenga en cuenta a los diferentes grupos y sus necesidades – Existen factores universales para mejorar la inclusión, generalmente relacionados con los comportamientos cotidianos del equipo y liderazgo, oportunidades de desarrollo profesional y las mentorías. Sin embargo, existen diferencias importantes entre lo que genera inclusión para algunos y entonces se vuelve crucial ver en profundidad los diferentes grupos y sus interseccionalidades.
6. Comienzos: No existe una solución rápida, pero comenzar aporta un valor inmediato – En términos prácticos, es necesario probar y aprender, mapeando y priorizando acciones y poblaciones críticas, siempre demostrando compromiso de liderazgo con el tema. Definir el plan es el primer paso, pero el verdadero cambio llega cuando lo ponemos en práctica.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí