Ciudad de México, 2 de marzo de 2021.- Si bien todos reconocemos la importancia de contratar un seguro para el auto y la tranquilidad que éste nos brinda, la desinformación y los mitos son los principales obstáculos para elegirlo.

El no recibir la asesoría de un experto provoca que precipites tu decisión y que se escapen de radar factores que influyen en el precio de tu cobertura, como son el perfil de conductor, tipo de auto y lugares por donde circulas. Por esta razón, Guros, plataforma mexicana de contratación y gestión de seguros de autos 100% digital, te comparte cuáles son los 6 mitos para que sepas cuáles son ciertos y cuáles son falsos, y así aprovechar al máximo tu cobertura:

● El seguro no paga: Se cree que las aseguradoras no cubren tus incidentes cuando los necesitas. Esto, en realidad, se trata de un desconocimiento de las cláusulas contenidas en la póliza. La compañía que elijas está obligada a pagarte siempre y cuando se incurra en las disposiciones del contrato. Por ejemplo, incidentes como robo de autopartes no se incluyen en pólizas generales, por lo que deberás revisar con atención la cobertura que contratas y, en caso de ser necesario, ampliarla para que cubra lo que realmente requieres. Lo importante es leer con claridad y atención tu póliza.
● Contratar un seguro es engorroso: Hay quienes consideran que realizar este trámite puede ser un proceso lento y tardado, ya que se deben corroborar diversos datos, cotizaciones y recopilar la mayor cantidad de información de ambas partes para llegar al mejor acuerdo. En realidad, puede ser muy fácil. En Guros.com es posible reducir el tiempo, debido a que sólo necesitas ingresar tres datos en la plataforma para tener las ofertas de las mejores compañías. Además, dentro de la plataforma digital podrás consultar toda la información de tus seguros, comparar entre diversas aseguradoras y hacerlo todo en pocos clicks, sin necesidad de recibir llamadas o correos de publicidad. También los usuarios cuentan con una wallet donde el conductor se mantiene actualizado sobre sus verificaciones, multas y pagos de tenencias. Recuerda, en caso de algún imprevisto, será más engorroso y complicado no estar resguardado por un seguro.
● ¿Auto rojo? Póliza más costosa: Falso. El costo de una póliza de seguro no depende del color del auto que conduzcas. Popularmente, se creía que los vehículos con tonos brillantes tenían mayor riesgo de accidente, lo cual no es cierto. Lo real es que los jóvenes eligen las pinturas más llamativas para sus coches. Una aproximación más acertada sería que, de acuerdo con el Reporte de Color 2020 de Basf para Coatings de Automóviles OEM, los tonos azules, amarillo, rojo y violeta ganan cada vez más popularidad entre la población joven, al relacionarse con autos deportivos y de aspecto poco convencional. En este sentido, una póliza de seguro sí podría aumentar su costo cuando se trata de conductores con poca experiencia al volante, sin importar el color de su auto.
● Tu ubicación geográfica afecta el costo de tu póliza: Hay que aclarar que tu ubicación sí puede influir en el costo del seguro de auto, ya que se consideran los posibles daños por habitar en una zona de alto tránsito y accidentes viales, la incidencia de robos o desastres naturales como inundaciones y sismos. Incluso, si habitas en un estado y te mueves frecuentemente a otra zona, necesitarás mayor respaldo de tu póliza y, por tanto, pagarás mayor cobertura.
● Tienes un mes de cobertura después de la expiración del seguro: ¡No caigas en este mito, no te expongas! Al expirar tu póliza debes renovar o contratar otra para evitar quedar desprotegido. La raíz de esta creencia está en el desconocimiento de cómo funciona la cobranza de un seguro tradicional, ya que la Ley Sobre Contrato de Seguros (Lscs) establece que, al comprar una póliza, tienes un período de 30 días para pagarla en su totalidad. Esto sólo aplica para el primer pago de la póliza. Si no cubres los pagos puntualmente, el seguro se cancela.
● Si compras un carro asegurado, ya tienes protección: En realidad, al comprar un auto debes revisar que la póliza te sea transferida cuanto antes para que el auto que ahora es tuyo siga protegido. Considera que el propietario anterior de la póliza podría conservarla, actualizar datos para usar la vigencia en otro vehículo o bien podría cancelarla, y si esto sucede debes contratar tu propio seguro de auto. Recuerda hacer este trámite cuanto antes, revisar con atención las cláusulas del contrato y, si es necesario, elegir uno que se ajuste a tus necesidades, ya que otros de los mitos es que cambiarse de aseguradora es más costoso.

Elegir la cobertura ideal para conservar tu seguridad necesita de la mayor información posible, siempre de fuentes confiables y expertos en seguros de autos que te acompañen en tu decisión. No pierdas de vista la importancia de conocer con toda claridad cómo, por cuánto y en qué condiciones estarás protegido.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

veinte + 19 =