El 27 de diciembre de 2013 la Asamblea General de las Naciones Unidas en la Resolución 68/239 designó “el 31 de octubre de cada año, a partir de 2014, Día Mundial de las Ciudades, (e) invita a los Estados, al sistema de las Naciones Unidas, en especial al ONU-Hábitat, las organizaciones internacionales correspondientes, la sociedad civil y los demás interesados pertinentes a celebrar el Día y fomentar la sensibilización al respecto, y destaca que los costos de todas las actividades que pudieran derivarse de la celebración del Día deben sufragarse con cargo a contribuciones voluntarias”.

La urbanización planificada maximiza la capacidad de las ciudades para generar empleo y riqueza, y para fomentar la diversidad y la cohesión social entre clases diferentes, culturas, etnias y religiones. Las ciudades son diseñadas para vivir juntos, crear oportunidades, permitir la conexión e interacción, y facilitar la utilización sostenible de los recursos compartidos.

Este año, las Naciones Unidas han elegido el tema Ciudades Inclusivas, Desarrollo Compartido para resaltar el importante papel de la urbanización como una fuente de desarrollo global y la inclusión social, a la capital de Ecuador, Quito, donde, recientemente, se celebró la cumbre de Hábitat III, como la ciudad anfitriona de tales conmemoraciones.
Organización de las Naciones Unidas

Autonomía para el Invea
En la Ciudad de México, actualmente, son las delegaciones quienes expiden las licencias, permisos y concesiones y luego son ellos mismos quienes solicitan las verificaciones para constatar que el ciudadano haya cumplido con los requisitos de una licencia que ellos mismos otorgaron, “operan como juez y parte”, sentenció Omar Jiménez, consejero jurídico del Instituto de Verificación Administrativa (Invea).

A su vez, explicó que la petición de autonomía del instituto ya la habían solicitado al Constituyente, sin embargo, no fue considerado en la primera redacción del proyecto constitucional, por lo que hoy apelaron al apoyo de la Coparmex-Cdmx.

Explicó que la petición se sustenta en la necesidad de autonomía y de no dependencia hacia ningún poder, pues sólo así podrán alcanzar la objetividad necesaria para operar verificaciones libres de presiones de otro tipo.

En un encuentro privado con el titular del Invea, Meyer Klip Gervitz, la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex-Cdmx) se comprometió a poner en marcha labores de cabildeo para lograr que la Asamblea Constituyente considere la autonomía del instituto entre las nuevas leyes que regirán a la capital del país.

Jesús Padilla Zenteno, presidente del organismo empresarial, aseguró que la autonomía del Invea, como único órgano verificador, es una medida obligada para combatir la corrupción y eliminar que las responsabilidades se diluyan entre las distintas autoridades que hoy intervienen en los procesos de regulación tanto de giros comerciales, uso de suelo y transporte, cuando cada una le echa la bolita a la otra.

En una sesión, realizada el pasado viernes, Klip Gervitz fue cuestionado por los empresarios respecto a los criterios de sanción a establecimientos nocturnos, anuncios espectaculares, taxis piratas y extorsión por parte de los inspectores del Invea.

Al respecto, solicitó la colaboración de Coparmex para lograr que la nueva Constitución de la Ciudad de México contemple la autonomía del Invea, pues actualmente no tienen atribuciones de vigilancia y sólo pueden operar a denuncia expresa.

“Desde Coparmex rechazamos totalmente que las delegaciones o futuras alcaldías metan la mano en las verificaciones. Entre más manos, más complicaciones vamos a tener y más oportunidad en la discrecionalidad para el cohecho y la corrupción”, aseveró Padilla Zenteno y subrayó que actualmente son las delegaciones las principales solicitantes de intervención por parte del Invea.

Padilla Zenteno advirtió también que por la forma en la que se está definiendo la configuración política de la ciudad, es una tentación muy grande para los futuros alcaldes la posibilidad de meter la mano en el tema de las verificaciones; por ello, consideró un elemento indispensable que el Invea logre su autonomía para que se convierta en el único organismo con capacidad de verificación y por tanto, la ciudadanía pueda exigir una labor transparente y comprometida por parte de la institución.

“Lo peor que le está pasando a los mexicanos es que ya nadie cree en nadie y lo que tiene que hacer el Invea es construir confianza para que sea un instrumento de verificación transparente”, dijo Padilla Zenteno.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí