Ciudad de México, 1 de agosto de 2022.- Seguro que últimamente has escuchado hablar de los NFTs más de una vez. ¡No nos extraña! Este tipo de activo digital, un tanto complejo de entender al principio, está haciéndose cada vez más visible. Tan es así que incluso algunas de las compañías más grandes del mundo, como McDonalds, Coca-Cola e incluso el F.C. Barcelona, entre otras muchas, están apostando por ellos.

Pero, ¿qué es un NFT?, ¿cómo funcionan?, ¿estás pensando comprar NFTs? Vamos a ver en qué consisten.

Los NFTs o ‘tokens’ no fungibles son activos digitales certificados, mediante la tecnología blockchain. La criptografía de estos tokens es la que convierte estos activos en únicos: no hay dos iguales y no se pueden cambiar entre sí. Esto permite acreditar que la persona que lo ha comprado es su único propietario.

Los NFTs pueden ser prácticamente cualquier cosa que se pueda digitalizar: desde obras de arte, hasta memes, tuits, fotografías… El universo es enorme.

¿Qué son los bienes no fungibles?
La principal diferencia entre bienes fungibles y no fungibles es que los bienes fungibles pueden intercambiarse y su valor lo determinan sus características. Por ejemplo, las criptomonedas. Por otro lado, los bienes no fungibles no son sustituibles ni se consumen al “utilizarse”. Veamos, el mayor ejemplo de bien fungible es el dinero: puedes cambiarlo, puedes gastarlo, no pierde valor al intercambiarse… ¿Pasa lo mismo con una obra de arte como podría ser un cuadro? Desde luego que no. Ninguna obra es comparable a otra, por lo tanto, no se puede sustituir, ni comparar, ni “consumir”.

Así, cualquier NFT es un ‘non fungible token’ o ‘token no fungible’.

Cómo funcionan los NFT
El funcionamiento de los NFT es más sencillo de lo que pudiese parecer. Sigamos con el ejemplo de una obra de arte: si quieres crear un NFT de un dibujo, por ejemplo, lo tokenizas por medio de NFT y vendes ese token de forma online. Así, consigues individualizar la obra y registrarla de tal manera que sea única.

Entonces, se programa lo que se denomina ‘smart contract’ o contrato inteligente. Dentro de este contrato encuentras toda la información de la pieza que has adquirido, así como todo lo que necesitarás saber acerca de las diferentes transacciones que puedes hacer con tu adquisición.

Como veíamos al inicio, los NFTs están certificados mediante la tecnología blockchain, exactamente igual que las criptomonedas. Una de las diferencias entre un NFT y las criptos es que los primeros se regulan por el valor de los activos (aunque también se pueden subastar), mientras que las segundas lo hacen por la oferta y la demanda (dependiendo de la fluctuación del mercado). Aunque los NFTs tienen relación con las criptomonedas tecnológicamente hablando, las criptos son bienes fungibles, y los NFTs, no.

Características de los NFT

Son singulares
Un NFT es único: como comentábamos anteriormente, gracias a su metadata (que podrás encontrar en su smart contract), verás su autenticidad y singularidad, que lo caracteriza y distingue de otros. Las parcelas de tierra únicas que puedes comprar dentro del juego Decentraland, son un buen ejemplo.

Son indivisibles
Los NFTs no pueden dividirse. Esto los distingue de las criptos: cuando no tenemos suficiente dinero para comprar un bitcoin completo (cosa habitual), sabemos que podemos comprar una parte del mismo, proporcional al cambio. Si una criptomoneda fuese como un NFT, sólo podrías comprarla por unidades completas.

Son escasos y ‘exclusivos’
Son únicos, son escasos, son raros. ¿Por qué? Porque sólo se puede definir cada activo una sola vez en la red blockchain, siendo imposible que una persona lo vuelva a registrar por segunda vez.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí