Ciudad de México, 30 de enero de 2019.- México inició hoy su carrera cuesta arriba para insertarse en la modalidad internacional tendente a dirigir la educación general de su población hacia la ciencia y tecnología, en vez de las humanidades, prevalecientes hasta hora, para estar en posibilidades de responder a los retos futuros del empleo y desarrollo humano con calidad de vida.

El hecho se dio hoy cuando los impulsores de esta modalidad educativa presentaron la publicación “Visión Stem para México”, un esfuerzo sin precedente para impulsar este tipo de educación en México, desde el sector público, la academia, organizaciones civiles, centros de investigación y emprendimiento, lo que permitirá enfocar los esfuerzos para mejorar su calidad y aumentar el interés de los estudiantes en las áreas científicas y tecnológicas.

Stem significa: Ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas (algunos agregan la enseñanza del arte, al considerar que también forma parte de ese nuevo pensamiento), áreas que dominarán al mundo en los próximos años.

La presentación de este nuevo enfoque educativo lo realizó el organismo civil: Alianza para la Promoción del Stem (AP-Stem), al dar a conocer la publicación citada, documento que refleja los resultados del trabajo colaborativo para de diversos actores sociales para construir y compartir una visión común sobre la importancia del Stem.

México es uno de los países, incluso del área latinoamericana, que registra menores índices de interés entre los estudiantes sobre el estudio de las disciplinas académicas que componen el Stem, tal como lo revelan investigaciones de organismos nacionales e internacionales que analizan ese tema.

Datos duros

  • De acuerdo con la ONU, la generación entre los 9 y 19 años de edad será la primera que podría acabar con la pobreza extrema y la última que podría frenar el cambio climático.
  • Se espera que para el 2020, la automatización reemplace el 5 por ciento de los empleos totales del planeta y el 45 por ciento de las actividades en los trabajos. Es decir, esto podría afectar a 7.1 millones de trabajadores para el 2020 y generar 2.1 millones de puestos de trabajo con nuevas competencias y habilidades digitales.
  • De acuerdo con datos de McKinsey, el 65 por ciento de los empleos que tendrá la generación Z, aún no existen
  • Frente a la Cuarta Revolución Industrial-Tecnológica, México requiere potenciar y canalizar el talento competitivo de niños, niñas y jóvenes para que desarrollen y se apropien de las competencias Stem: resolución de problemas, creatividad, pensamiento crítico, comunicación, colaboración, manejo y análisis de datos, computación e informática.
  • Más del 30 por ciento de los empleadores mexicanos han enfrentado dificultades para encontrar personas necesarias para ocupar vacantes en áreas Stem, mientras que el 78.22 por ciento de los estudiantes de 18 años no están interesados en dedicarse a la ciencia.
  • Según la encuesta Ocupación y Empleo del Inegi (Instituto Nacional de Geografía e Informática de México), 8 de los 10 empleos mejor pagados son carrera Stem; sin embargo, el 50 por ciento de los egresados eligen sólo entre 9 carreras y sólo una es Stem.
  • Bajo la perspectiva de género, de acuerdo a la Ocde (Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico), sólo el 8 por ciento de las mujeres elige este tipo de carreras, comparado con un 27 por ciento de los hombres. En ese sentido, es importante incluir la perspectiva de género para brindarles a las niñas, adolescentes y jóvenes mexicanas nuevas oportunidades de educación y empleo que afecten positivamente el potencial de innovación y desarrollo de México.

Al final de la presentación de este plan educativo, dos rondas de panelistas pusieron énfasis en los beneficios del Stem y abogaron porque México se dé prisa, ya que no hay tiempo que perder.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

5 × cinco =