La Voz de América

Más ciudades de todo el mundo están experimentando con vehículos sin conductor que recorren las vías públicas. Dos de las más recientes pruebas de conducción se hacen en Las Vegas y París.

Ambas ciudades han utilizado autobuses eléctricos que se manejan a sí mismos, llevando pasajeros en tramos cortos para probar la tecnología y ver cómo reaccionan ante ellos los humanos.

Las Vegas
Hace poco, Las Vegas puso en marcha en Estados Unidos el primer autobús de traslado de pasajeros sin conductor.

El autobús sin chofer no tiene ni volante ni pedales para frenar. Utiliza cámaras y sensores para esquivar a otros vehículos y personas mientras hace su recorrido por las calles de la ciudad.

El autobús de doce pasajeros, de la empresa francesa Navya, operó durante un período de dos semanas a lo largo de una de las zonas de ocio más concurrida de Las Vegas. Los recorridos durante el experimento con el vehículo fueron gratuitos.

“El recorrido no tuvo altibajos. Es limpio y tranquilo y los asientos son cómodos”, dijo Carolyn Goodman, la alcaldesa de Las Vegas, luego de hacer un recorrido.

Autobús sin conductor (Navya)
El transbordador sin conductor puede alcanzar una velocidad de hasta 40 kilómetros por hora. Se calcula que más adelante en 2017 se desplegarán en Las Vegas varios autobuses autónomos para transportar pasajeros en las principales zonas de la ciudad.

El costo calculado del programa es de unos 10,000 dólares al mes. Las autoridades dicen, que aunque esto parezca caro, los transbordadores sin chofer aún podrían ahorrarle dinero a la ciudad. El costo anual actual de un autobús con conductor es de alrededor de un millón de dólares.

París
En París, dos autobuses han estado transportando pasajeros a lo largo de un puente entre dos de las estaciones de tren más concurridas de la ciudad.

Los vehículos, fabricados por la empresa francesa EasyMile, viajan en una demarcación especial de seguridad creada para el proyecto. Los autobuses completamente eléctricos llevan hasta diez personas.

Se calcula que las pruebas en París durarán tres meses. Si todo va bien, las autoridades tienen previsto abrir más vías para los autobuses sin conductor más adelante en 2017.

Jean-Louis Missika, vicealcalde de París, dijo a los periodistas en un reciente acto de inauguración que los vehículos autónomos representan una “revolución” que está ocurriendo en muchas ciudades del mundo.

Agregó que la tecnología para la autoconducción va a “cambiar nuestro entorno y espacios públicos urbanos de una manera espectacular en los próximos 20 años”.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

17 − 13 =