Taylor Mulcahey / IJNet

La Iniciativa de Ética y Gobernanza en Inteligencia Artificial ha financiado emprendimientos innovadores durante años, pero sus organizadores notaron que siempre postulaban los mismos. Así fue como en septiembre pasado lanzaron su el desafío «Inteligencia Artificial en las noticias» y, tras una convocatoria abierta de propuestas, esta semana anunciaron los proyectos ganadores.

Se trata de siete organizaciones de distintos lugares del mundo –desde Chequeado de Argentina a Tattle Civic Technologies de la India–, cada una de las cuales ha diseñado un proyecto para enfrentar un desafío en inteligencia artificial (IA) y su efecto en la industria de las noticias.

«Así es exactamente como esperábamos que fuera», dijo Tim Hwang, quien dirige la Iniciativa de Ética y Gobernabilidad en IA: un proyecto conjunto del MIT Media Lab y el Centro Berkman Klein para Internet y la Sociedad de Harvard.

«Nos interesamos mucho en ampliar el grupo de personas, así que estamos contentos con este conjunto de proyectos interesantes que se encuentran en distintos puntos del mapa”.

Después de las elecciones de 2016 en los Estados Unidos, Hwang y su equipo notaron un aumento en el número de personas interesadas en el papel de la automatización en la difusión de información online, especialmente información errónea y desinformación. Pero, aunque muchos estén interesados en el tema, no terminan de entender la técnica de la Inteligencia Artificial.

Hwang define a la IA a grandes rasgos como un esfuerzo por hacer que las máquinas sean inteligentes. Hoy se manifiesta en un campo de la informática, conocido como aprendizaje automático, en el que las máquinas se “entrenan” por exposición a grandes cantidades de datos”.

«Si quieres entrenar a una máquina para reconocer a un gato en una foto, básicamente le muestras muchas fotos de gatos hasta que aprende cómo es un gato», explicó Hwang.

La forma en que esta tecnología influye en la industria de las noticias, y cómo la industria de las noticias, a su vez, influye en esta tecnología, se ha convertido en un foco importante para el equipo en los últimos años, inspirando el desafío de IA en las noticias. En la convocatoria invitaron propuestas que abordaran cuatro problemas principales: gobernar las plataformas, detener a actores malintencionados, potenciar el periodismo e idear una relación entre inteligencia artificial y noticias.

Esperaban alrededor de 100 postulaciones, pero llegaron más de 500. Para elegir a los ganadores, Hwang y su equipo reunieron a evaluadores del campo del periodismo, la academia, la tecnología y los negocios. Finalmente, seleccionaron siete proyectos para dividir los US$750,000 de donantes como la Fundación John S. y James L. Knight, Omidyar Network, el cofundador de LinkedIn Reid Hoffman y la Fundación William y Flora Hewlett.

«Para nosotros ha sido genial obtener este apoyo porque nos permite dedicarle tiempo a algo que creemos que es crucial, y nadie más está haciendo», dijo Laura Zommer, directora ejecutiva y editora en jefe de Chequeado, una de las organizaciones ganadoras, con sede en Argentina.

Chequeado ganó US$75,000 para lanzar una serie de investigaciones sobre ética de la IA y algoritmos que entrenan a máquinas, y para producir una guía para periodistas que cubran esos temas.

La idea surgió cuando el equipo de innovación de Chequeado estaba creando su propio bot de verificación, Chequeabot, en un intento por acelerar el proceso de chequeo. Cuando se toparon con sus propios desafíos éticos, buscaron información e investigaciones sobre ética de los algoritmos en la región.

«Imaginamos que hay otros que desarrollan tecnología en la región y que tienen los mismos problemas y preguntas que nosotros», dijo Zommer. «¿Por qué no investigar estos problemas a nivel regional y luego publicarlo y compartirlo?

Zommer y su equipo investigarán estas cuestiones a nivel regional, no sólo en Argentina. Planean asociarse con otros periodistas y redacciones, y compartirán los resultados de manera que sean fáciles de entender y atractivos para los lectores que tengan poco conocimiento de la IA en general.

Otro ganador, The MuckRuck Foundation, está trabajando en un tema muy distinto. La organización sin fines de lucro y con sede en los Estados Unidos, nació con la intención de ayudar a periodistas e investigadores a obtener acceso a grandes conjuntos de datos y documentos. Pronto se dieron cuenta, sin embargo, de que el acceso era sólo el comienzo.

Michael Morisy, director ejecutivo de MuckRuck, explicó que él y su equipo han desarrollado un proyecto que no pretende reemplazar a los periodistas, sino que «los ayudará a escalar su trabajo de distintas maneras».

El proyecto ganador de MuckRuck, Sidekick, obtuvo US$150,000 al usar el crowdsourcing y el aprendizaje automático para revisar decenas de miles de documentos en la búsqueda de datos significativos. Morisy dijo que hay mucho entusiasmo de parte de los usuarios por ser parte del negocio de la recopilación de noticias. Sidekick aprovechará este entusiasmo, poniendo a los usuarios a trabajar en la selección de documentos de una manera que finalmente capacitará a las máquinas para hacerlo sin mucha interacción humana.

Si los periodistas no tienen que pasar una cantidad significativa de tiempo revisando documentos ellos mismos, podrán centrarse en otro trabajo más importante. Ese es el objetivo de Sidekick.

Otros proyectos ganadores incluyen una serie del Seattle Times, el análisis automático de los registros del gobierno de la empresa de aprendizaje automático Legal Robot, el análisis y la detección automática de videos falsos del Rochester Institute of Technology, y más.

«Las propuestas terminan entrando en categorías”, observó Hwang sobre los ganadores. «Pero estamos contentos de que el conjunto de participantes provenga de lugares y de orígenes muy diferentes».

Interesados en saber más sobre estos proyectos y su desarrollo pueden seguir el blog de Ética y Gobernanza.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

17 − 11 =