Ingeniería, sinónimo de soberanía para el desarrollo nacional

0
11

Aquellos países que entienden que la ingeniería es sinónimo de soberanía son los que mejor desarrollo económico y social tienen. Lograr que en México tengamos esto claro es uno de los futuros retos que tengo al frente de la Academia de Ingeniería, reveló en entrevista José Francisco Albarrán Núñez, al asumir como nuevo presidente de esta institución, que forma parte de la mesa directiva del Foro Consultivo Científico y Tecnológico.

Hasta ahora la estrategia para generar el desarrollo de México ha sido exportar mano de obra y recursos naturales, no obstante, esto ha llevado a nuestro país a ser dependiente, no sólo en tecnología sino en otras áreas: “Somos muy felices diciendo que tenemos una gran cantidad de inversión extranjera directa, pero no tomamos en cuenta la vulnerabilidad en la que nos pone esta dependencia”, dijo.

Agregó que, en las próximas dos décadas, la robotización afectará el 20 por ciento de la mano de obra de nuestro país y, al no desarrollar tecnología alguna, el efecto económico y social que produciría sería como si sufriéramos una invasión. “Entre más dependientes menos soberanos y a menor ingeniería mayor vulnerabilidad”.

Indicó que en los últimos 30 años la matrícula de ingeniería ha crecido a más del 6 por ciento anual, en los cuales la población ha crecido al 2 por ciento. No obstante, el problema es que todo este despliegue y capacitación de recursos humanos no se usan para generar desarrollo y se termina comprando ingeniería extranjera en cantidades extraordinarias.

Los ingenieros mexicanos son magníficos —dijo—, por ejemplo: de todas las subsidiarias de Continental (una empresa alemana dedicada al desarrollo de llantas y tecnología para autos), la que está en Guadalajara es la que produce más patentes, y ahí trabajan mil 500 de ellos.

“Demostrar que la ingeniería tiene un beneficio para México es, entonces, uno de los principales retos al frente de la presidencia; el segundo es evaluar la garantía de los proyectos, por lo que buscaremos crear proyectos de infraestructura para medir su desempeño. También queremos hacer un observatorio (que trabaje) sobre la actual capacidad técnica del gobierno y encontrar aquellos puntos en los que se requiera ingeniería y tecnología. Asimismo, generaremos un observatorio de la ingeniería para que los egresados conozcan las oportunidades que hay en el campo y sepan hacia dónde emplearse”, reveló.

Egresado de la universidad de Berkeley, Albarrán Núñez dijo que así como el puesto de secretario de salud está ocupado por un médico, hay otros puestos que deberían de estar dirigidos por ingenieros. “Zapatero a tus zapatos: aquellos puestos públicos que requieran del conocimiento y habilidades de un ingeniero deberían entonces ser ocupados por ellos. Los ingenieros destacados pueden aportar al desarrollo de este país”,

El nuevo presidente de la Academia de Ingeniería asumió el cargo del pasado 28 de junio, en el marco de la ceremonia correspondiente, en las instalaciones del Palacio de Minería.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

cuatro × tres =