Eliminación del Ieps en Telecomunicaciones Impulsaría Conectividad

0
20

Ciudad de México, 10 de agosto de 2022.– El Instituto del Derecho de las Telecomunicaciones (Idet) exhortó al Ejecutivo Federal para que en la definición del proyecto de Paquete Económico para el ejercicio 2023 que deberá remitirse al Congreso de la Unión, a más tardar el próximo 8 de septiembre, privilegie una política que impulse una mayor conectividad en México.

Sin duda, una de las vías para transitar a un escenario en el que un mayor número de mexicanos pueda acceder a internet desde sus dispositivos, es la eliminación del Impuesto Especial sobre Producción y Servicios (Ieps) que desde 2010 es aplicable a los servicios de telecomunicaciones y que prevalece a pesar de ser abiertamente inconsistente a lo consagrado en la Carta Magna, a partir de la reforma constitucional de telecomunicaciones de 2013, que establece que el Estado está obligado a garantizar el derecho de acceso a las Tecnologías de la Información y Comunicación (TIC) y a los servicios de telecomunicaciones, incluido el de banda ancha e internet.

El régimen fiscal imperante que grava a los diversos servicios de telecomunicaciones como si se trataran de “servicios de lujo” a través del Ieps, al agregar 3 puntos porcentuales al IVA, para llegar a un gravamen que asciende a una tasa total de 19%, nació de una desesperación fiscal que tiene marcados efectos distorsionantes en la contratación y uso de las TIC en México, así como detonante de una merma del poder adquisitivo de los individuos y hogares, especialmente, aquellos en la base de la pirámide social.

Se trata de un impuesto cuya carga reside exclusivamente en los consumidores, que distorsiona las decisiones de contratación de servicios de telecomunicaciones y sus niveles de consumo y que, por tanto, afecta negativamente la demanda por servicios de telecomunicaciones en nuestro país.

El impacto económico para los usuarios de servicios de telecomunicaciones por la carga adicional al IVA que representa el Ieps ascendió en 2021 a un total de $6,487 millones de pesos, de acuerdo con los reportes en materia de finanzas públicas de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (Shcp). Asimismo, durante el primer semestre de este 2022, el golpe a los bolsillos de los usuarios mexicanos por mantener una carga adicional a servicios públicos de interés general alcanzó la cifra de $3,405 mdp.

El choque producido por la pandemia y el confinamiento han demostrado que es indispensable el contar con conectividad en los hogares y empresas de todos los segmentos y mercados para hacer frente a la frente a la parálisis económica y social del país. Asimismo, numerosas mediciones han evidenciado los marcados impactos sociales y económicos positivos que tiene el acceso y uso de las TIC sobre el crecimiento y desarrollo, en la generación de empleos, en el ahorro en gasto tanto público como privado y en la recaudación fiscal adicional, entre muchos otros.

Con base en ello, el Idet exhorta al Gobierno Federal para que transite hacia una política pública efectiva de conectividad que, entre otros aspectos, elimine de una vez por todas el ineficaz y regresivo Ieps en materia de telecomunicaciones, que incrementa artificialmente los precios de los servicios y excluye de sus beneficios a los segmentos más desfavorecidos de la población.

La relevancia de las TIC para los mexicanos se ejemplifica a partir de los marcados esfuerzos económicos de millones de mexicanos para contar no sólo con los diferentes servicios y aplicaciones disponibles, sino también con teléfonos inteligentes o smartphones que les permitan conectarse a internet.

Si bien, en el último trienio se ha presentado una migración positiva en materia de dispositivos móviles por parte de los usuarios de un mercado nacional predominante de gama baja a uno mayoritariamente de gamas media y alta (75.3% del total, en su conjunto), aún existe un número importante de mexicanos imposibilitados de hacerse de equipos que les permitan realizar una multiplicidad de actividades productivas, académicas, de entretenimiento y sociales, entre otras.

La extinción del Ieps sobre las telecomunicaciones generaría un ahorro de recursos para los usuarios que habilitaría la elección y adquisición de equipos móviles de mayor gama. Por ejemplo, las economías resultantes permitían a los usuarios de smartphones de gama baja (hasta $3,000 pesos) pasar a uno de gama media (>$3,000 hasta $10,000 pesos) en su próxima renovación.

Esta circunstancia devendría en una reducción de 10.4 puntos porcentuales en la proporción de la tenencia de equipos de gama baja, al llegar a una razón de 14.3% del total, que toma distancia del 24.7% que se registró en la primera mitad de 2022, mientras que las gamas media y alta se fortalecerían y alcanzarían una preferencia de 74.5% y 11.2% del total de los usuarios, respectivamente, de acuerdo con cifras de The Competitive Intelligence Unit (The CIU).

Aunado a la migración de los actuales usuarios de telecomunicaciones a dispositivos móviles de mayores capacidades para multiplicar sus actividades en internet, la eliminación del Ieps también permitirá que un mayor número de mexicanos que hoy no gozan de los beneficios de las TIC y de los servicios de telecomunicaciones puedan finalmente acceder a la conectividad.

En suma, el Ieps es un instrumento que actúa en perjuicio de la conectividad, que lejos de ayudar a reducir la brecha de acceso, la acentúa. Su eliminación será considerada un gran paso en la dirección correcta.

En virtud de lo anterior, resulta claro para el Idet que es tiempo de erradicar el Ieps en telecomunicaciones y construir una política fiscal adecuada para el desarrollo del sector y las TIC en México, que se constituya, a la vez, en un instrumento de impulso al crecimiento económico y promoción del bienestar social.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí