Ciudad de México, 28 de noviembre de 2022.- El mercado exige cada vez más una mayor cantidad de puestos en el campo de Stem (Ciencia, Tecnología, Ingeniería y Matemáticas), ya que, según la Unesco, para 2050, el 75% de los empleos requerirán especialistas en estas áreas. Sin duda, una de las principales profesiones para cubrir esta demanda es la de la programación.

De acuerdo con María Vélez, ceo y cofundadora de Crack the Code, edtech especializada en programación que empodera niñas, niños y jóvenes, “Los pequeños de hoy formarán una parte importante en la transformación digital y la creación de nuevos empleos en el sector tecnológico. También se convertirán en el pilar para el desarrollo económico del país en el futuro, por lo que acercarlos al mundo digital, mediante el aprendizaje de coding, nunca había sido tan necesario como ahora. Sin duda, programar provee habilidades que serán claves en el desarrollo de la vida adulta laboral y adquirirlas desde la infancia les permitirá estimular su creatividad, fomentar su pensamiento crítico y optimizar su capacidad de resolución de problemas”.

Aunque la programación está llena de beneficios para los pequeños, aún existen ciertos prejuicios sobre su aprendizaje que impiden motivar a más personas a interesarse en esta profesión. Por ello, los expertos de Crack The Code desmienten 5 mitos sobre la programación que los padres y las escuelas deben dejar de lado:

1. Aprender programación es aburrido: Al igual que la tecnología, la educación también evoluciona y las formas de aprendizaje se vuelven más dinámicas, creativas y divertidas. A través de la programación, los niños pueden aprender a través de comandos visuales aplicados a videojuegos muy populares como Minecraft o Roblox.
2. Las personas se vuelven antisociales: Se ha demostrado que muchos trabajos se pueden realizar de manera remota, pero esto no significa que se esté aislado del mundo; al contrario, la tecnología brinda muchas facilidades de comunicación, incluso, con más personas que las que conoceríamos en un lugar presencial. Sin duda, se necesita de otros para crear proyectos más exitosos y con mayor alcance. Las grandes aplicaciones y juegos de nuestra época no fueron creadas por una sola persona, sino por equipos de trabajo que sumaron su creatividad y conocimientos.
3. Se necesita ser un experto en matemáticas: Este mito se ve alimentado por la imagen que se tiene sobre la programación, en donde todo lo que se ve son números. Sin embargo, para aprender coding desde la infancia solo se necesita un conocimiento matemático básico y un pensamiento lógico que se va adquiriendo en el trayecto, mientras va aumentando la experiencia. “Las niñas y niños que estudian programación en Crack The Code han demostrado que aprenden a ser más críticos, lógicos y analíticos, lo que hace que las matemáticas en la escuela se les faciliten y las aprendan de manera más fácil”, destacó María Vélez.
4. No existen trabajos para los programadores: Quizá en una era no digital o si no se hubiera inventado el internet este mito podría ser verdadero, pero en un mundo lleno de avances tecnológicos progresivos, la oferta para profesionales de la programación es muy alta. De acuerdo con el Banco Mundial, para 2025 en América Latina se generarán 10 millones de nuevos empleos en el sector tecnológico y la mitad de esas vacantes está dentro del mercado mexicano. En nuestra región, la programación va a ser una profesión de altísima demanda que generará grandes oportunidades para nuestros hijos e hijas.
5. Es exclusivo para hombres: Existe una innegable brecha digital de género en Latinoamérica, ya que existen prejuicios sobre las profesiones que deberían estudiar hombres o mujeres. Sin embargo, tenemos grandes historias de éxito como la de Ada Lovelace, la primera programadora en la historia de la programación. Es cierto que, por algunos prejuicios profesionales, las mujeres muestran un menor interés en aprender, pero en escuelas como Crack The Code venimos trabajando para impulsar el talento digital tanto en hombres como en mujeres a muy temprana edad.

El futuro es inevitablemente tecnológico y, cada vez, se requerirá de más programadores con las habilidades que exige el mercado actual. Ante esta realidad, un entrenamiento desde temprana edad puede brindar una ventaja significativa a nuestros niños para poder tener mejores oportunidades en el ámbito laboral y construir grandes historias de éxito. Latinoamérica cuenta con un potencial enorme de desarrollo gracias a la tecnología. ¡Solo necesitamos seguir trabajando en construirlo con los profesionales del mañana!

Anuncio TD

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí