Bogotá, Colombia, 20 de mayo de 2020.- El estado de contingencia global ha catapultado la educación no presencial para continuar con las actividades académicas de miles de estudiantes en sus escuelas, universidades y centros de estudios. Desde la Universitat Oberta de Catalunya (UOC), la primera universidad cien por cien en línea del mundo, se han creado diferentes actividades y recursos para facilitar, por una parte, la adaptación de la actividad docente a una virtualidad forzosa, y, por otra, la adquisición de competencias profesionales y la formación de una ciudadanía global.

Las movilidades virtuales son un mecanismo de intercambio de experiencias educativas internacionales en las que estudiantes de las universidades (presenciales o virtuales) pueden tomar un curso en otra universidad en modalidad virtual con el fin de conocer nuevos entornos digitales e intercambiar experiencias con otro tipo de estudiantado y profesorado, al mismo tiempo que refuerzan sus competencias en tecnologías de la información y el conocimiento.

Desde 2016, las movilidades virtuales han permitido que miles de estudiantes de diferentes universidades del mundo estudien en las aulas de la UOC, en las que han experimentado nuevos desafíos, conocido a otros estudiantes ubicados en varios países y adquirido nuevas competencias con el estudio en línea.

Por ello, la directora de proyectos internacionales del Área de Globalización y Cooperación de la UOC, Carme Anguera, ha presentado esta iniciativa en la última reunión del Programa de intercambio universitario de Cinda (Centro Interuniversitario de Desarrollo), con el objetivo de compartir la experiencia y las lecciones aprendidas con el resto de universidades que forman parte de esta red internacional y explorar la posibilidad de ampliarlas a otras instituciones.

Impulsar la movilidad virtual
Óscar Roque Vergara estudia una maestría de Ingeniería Industrial (modalidad presencial) en la Pontificia Universidad Católica del Perú (Pucp). Él se convirtió en el primer estudiante que hizo una movilidad virtual bajo el Programa de intercambio universitario (PIU) de Cinda, que agrupa a más de 30 universidades de Iberoamérica. «Mi experiencia fue enriquecedora, no solo porque aprendí del curso que había estado buscando sobre gestión del conocimiento y que la UOC ofrecía en un sistema innovador (virtual), sino porque también pude entrar en contacto con personas de otros países», afirma Óscar.

Las maneras de enseñar y aprender se han diversificado y los modelos educativos deben adaptarse a nuevos perfiles de estudiantes, como el de aquel que, por distintos motivos, no puede hacer un intercambio tradicional. Es por esto por lo que la movilidad virtual será la modalidad más solicitada por trabajadores, jefes de familia o personas con otras situaciones vitales que dificultan los traslados extensos a otros países. «Es una educación alternativa a la presencial y que depende de los requerimientos y de la situación en que se encuentra el estudiante. Los recursos de aprendizaje me parecieron flexibles, es decir, que se pueden acomodar de acuerdo a las preferencias de los estudiantes. Además, considero que su contenido trata de temas actuales y aplicables en las organizaciones», afirma Óscar.

Según indica Soledad Aravena, coordinadora del Programa de intercambio universitario de Cinda, el reto de las universidades que participan en el Programa será incrementar y hacer visibles las experiencias de movilidad que ofrecen estas instituciones. «La UOC tiene un perfil pionero porque toda su actividad académica es en línea y obviamente eso facilita que pueda hacer una oferta de este tipo», concluye.

Este tipo de intercambios posibilita el enriquecimiento en el desarrollo de disciplinas en un país o una institución diferente, y complementa la propia formación e impulsa la formación de una ciudadanía global, imprescindible para ser un profesional integral. «… La movilidad virtual me ha servido para reforzar mis conocimientos y mi manera de liderar en mi trabajo, he ganado una competencia muy importante en la era del conocimiento en que vivimos, que es la gestión del conocimiento de manera estratégica», afirma Óscar.

Los ambientes de aprendizaje virtuales han tomado especial relevancia en los últimos días ante la contingencia generada por la Covid-19. «En esta emergencia, los viajes internacionales están siendo fuertemente restringidos y no tenemos certeza de cuánto durará esta situación», asegura Aravena. «Ante ese panorama, esta opción ofrece la posibilidad a quienes quieran «moverse», y pese a las restricciones físicas, de poder entrar en contacto con otras realidades académicas y enriquecer así su formación. Creo que en esta contingencia la movilidad virtual mostrará su valor, en un contexto en que la virtualidad tendrá un rol protagónico en sostener la continuidad de las actividades académicas».

Formar ciudadanos globales
Asegurar el acceso en condiciones de igualdad para todos los hombres y las mujeres a una formación técnica, profesional y superior de calidad, incluida la enseñanza universitaria, es una de las metas del Objetivo 4 de la Agenda 2030 de Naciones Unidas. En este sentido, la UOC ha incorporado en su estrategia estas metas con el fin de mejorar el acceso y la cobertura de la educación superior gracias a la actividad en línea de calidad, y ha incluido la adquisición de competencias globales mediante las movilidades virtuales.

La UOC ya ha acogido a más de 1,400 estudiantes de múltiples instituciones de educación superior latinoamericanas en su Campus gracias a la iniciativa de las movilidades virtuales: estudiantes de la Universidad de Talca y del Duoc UC, de Chile, o de la Universidad Peruana Cayetano Heredia, así como estudiantes de Uniminuto, de Colombia. Todos ellos han tenido la oportunidad de vivir una experiencia internacional en las aulas virtuales y aun procediendo de diferentes campos de conocimiento han podido involucrarse en un contexto de estudio global y en línea.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

5 × cinco =