Ciudad de México, 5 de diciembre de 2022.- Al conmemorar el Día Mundial del Suelo 2022, la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural (Agrivcultura) informó que ha puesto en marcha diversos mecanismos para lograr la meta de conservar la salud y calidad de este recurso y, con ello, mantener e incrementar su productividad, como la Estrategia Nacional de Suelo para la Agricultura Sostenible (Enasas) que impulsa a la fecha 120 acciones, además de los programas prioritarios de la dependencia.

El secretario de Agricultura, Víctor Villalobos Arámbula, detalló que, a través del programa Fertilizantes para el Bienestar, México atiende una de las principales problemáticas que enfrentan los productores del país, que es la falta de fertilidad de los suelos. Expuso que esta dependencia federal, sumando a los esfuerzos internacionales de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), atiende la misión de fomentar el manejo sustentable de los suelos agropecuarios y la rehabilitación de aquellos ya degradados.

Resaltó que, con la publicación este año en el Diario Oficial de la Federación (DOF) de la Enasas, el sector primario del país es pionero en atender el compromiso del cuidado de los suelos de México y señaló que la Enasas, presentada de manera preliminar durante la conmemoración del Día Mundial del Suelo de 2021, representa una respuesta a la imperiosa necesidad de organizar, coordinar y fortalecer la implementación de acciones dirigidas al manejo sostenible de los suelos agropecuarios del país.

Esta estrategia ya está dejando una marca a través de los avances logrados a la fecha y, en particular, el día de hoy con la presentación de las contribuciones a los diferentes ejes estratégicos y acciones puntuales, que incluyen también elementos de investigación y generación de datos para la toma de decisiones, destacó.

Informó que, además, se integró el Comité Sectorial de Suelo para la Agricultura Sostenible (Cosesas), como un cuerpo colegiado para instrumentar y dar seguimiento a las acciones establecidas en la Enasas, evaluar avances y tener claro dónde falta redoblar esfuerzos.

El encargado del Despacho de la Coordinación General de Agricultura, Santiago Argüello Campos, informó que, a través del Programa Nacional de Capacitación en Nutrición Vegetal y Conservación de la Fertilidad del Suelo se trabaja en la sostenibilidad de este recurso y detalló que se han concluido capacitaciones en 20 estados, ocho están en proceso y cinco más pendientes, además de que existen mil 100 capacitadores que replicarán este programa en beneficio de todas las cadenas productivas del país.

Agregó que, con el fin de optimizar el uso de insumos agrícolas y costos de producción para generar alimentos sostenibles, inocuos, nutritivos y asequibles para toda la población, Agricultura ha impartido más de 244 cursos relacionados con las necesidades nutrimentales de las plantas y el suelo, procesos biogeoquímicos y en temas de interacciones de microorganismos, entre otros.

México y Chile tienen red nacional de análisis de suelos
La directora general de Políticas, Prospección y Cambio Climático y punto focal ante la Alianza Mundial por el Suelo, Sol Ortiz, expuso que la restauración de suelos degradados contribuye a mejorar la calidad de vida de los productores, incide en la mejora de otros sectores como forestal y acuícola-pesquero y contribuye a la atención de desafíos como el cambio climático, disponibilidad de agua y pérdida de biodiversidad.

Subrayó que América es la región número dos en el uso de fertilizantes, después de Asia, por lo que es necesario impulsar el manejo integral de estos insumos con base en experiencias efectivas como el uso de biofertilizantes en Brasil, expandir compostaje adecuado a productores de pequeña escala e impulsar investigación y transferencia de tecnología para el uso adecuado de bioestimulantes.

Señaló que la fertilidad es el mayor reto de los productores, pero solo dos países en Latinoamérica y el Caribe cuentan con una red nacional de análisis de suelos: Chile y México, por lo que se busca fortalecer la red nacional al sumar a más laboratorios para apoyar a los agricultores del país con análisis de suelo y toma de decisiones más informada, por ejemplo, respecto al uso de nutrientes.

La directora general de Suelo y Agua de Agricultura, Areli Cerón Trejo, destacó que a través de la Enasas se han realizado 242 contribuciones que impactan positivamente en la sostenibilidad de este recurso. Estas contribuciones, dijo, forman parte de los siete ejes estratégicos que contempla dicho instrumento que son Manejo sostenible del suelo; Restauración de suelos degradados; Información y monitoreo; Educación, concientización y participación; Conocimientos, investigación, innovación, desarrollo y transferencia tecnológica; Coordinación y cooperación y Armonización y actualización normativa.

El vicepresidente de la Junta de Gobierno y encargado del Subsistema Nacional del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), Mauricio Márquez Corona, aseguró que la disponibilidad de datos de calidad, pertinentes, veraces, oportunos y con metodología científica, desempeñará un papel crucial en la generación de políticas sostenibles y sustentables respecto al uso de nuestros suelos y atender la demanda de alimentos sin dejar a nadie atrás.

Indicó que el abasto de alimentos es presionado por el crecimiento demográfico y la degradación del suelo. Para 2024, agregó, la población de México sumará 140 millones de personas, por lo que el desarrollo agrícola deberá atender, de forma sostenible y sustentable, la demanda de alimentos de una población en crecimiento.

Resaltó que los resultados del Censo Agropecuario 2022, único por su nivel de detalle y amplitud, permitirán mejorar la comprensión de la dinámica del sector agroalimentario y servirá a gobiernos locales para la elaboración de políticas públicas y programas específicos para el desarrollo del campo.

El encargado del despacho de los asuntos correspondientes a la Dirección General del Instituto Nacional de Investigaciones Forestales, Agrícolas y Pecuarias (Inifap), Luis Ángel Rodríguez del Bosque, mencionó que el mayor problema que enfrenta el suelo es la degradación física, química, eólica e hídrica, a causa de las actividades agrícolas, deforestación, sobrepastoreo e industria.

En atención a estos retos, dijo, el instituto contribuye con investigación en temas como biología, degradación, remediación, contaminación y fertilización, a través de 146 investigadores en líneas de conservación y mejoramiento de las propiedades del suelo y tratamiento, producción, uso y dosis de aplicación de fuentes de fertilización orgánicos, entre otros.

Soluciones para cada sistema productivo
En videomensaje, el director general del Centro Internacional de Mejoramiento de Maíz y Trigo (Cimmyt), Bram Govaerts, comentó que debido a la gran diversidad de sistemas que hay en el país, no existe una solución única para mejorar los suelos, por lo que es necesario identificar soluciones adecuadas para cada tipo de sistema de producción.

Es por ello que, a través de iniciativas de sistemas agroalimentarios integrados como Cultivos para México se impulsa –con organizaciones de todos los sectores— la intensificación sustentable de todos los sistemas agrícolas de México, mediante la implementación de investigación agronómica que se hace de manera colaborativa en plataformas de investigación, anotó.

Expresó la importancia de la capacitación y de que otros agricultores repliquen o implementen prácticas sustentables en sus parcelas y se extraiga la información para que estos ensayos de campo sean conectados con módulos y áreas de extensión donde los productores participan, codiseñan y evalúan resultados.

En conferencia magistral, el investigador del Colegio de Postgraduados (Colpos), Jorge Etchevers Barra, refirió que aspectos como la erosión, pérdida de carbono, contaminación, manejo inadecuado, acidificación, salinización y poca valorización de la población, ocasionan que el suelo fértil del planeta disminuya a un ritmo acelerado, lo que compromete la capacidad de producir alimentos.

Expuso que la rotación de cultivos, abonos verdes, labranza mínima o cero, cultivos en franja, zanjas de infiltración, eficiencia de insumos (riego, fertilizantes y pesticidas), entre otras medidas, coadyuvan en el mejoramiento de la producción de alimentos sanos, nutritivos, sustentables, resilientes, competitivos y socialmente responsables, y todas ellas se encuentran integradas en la Estrategia de Acompañamiento Técnico a productores del programa de Producción para el Bienestar y en la Enasas.

Anuncio TD

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí