Ciudad de México, noviembre 7 de 2018.- Desde 2012, la Fundación Pedro y Elena Hernández, A.C., tiene presencia en el norte del Estado de Veracruz, con la meta de impulsar la sustentabilidad territorial y promover la conservación de la naturaleza en armonía con el desarrollo social y económico de las comunidades.

Como parte de esta labor, Fundación Pedro y Elena Hernández realiza diversas acciones para la concientización y conservación de los humedales. La fundación ha implementado el Programa de Pago por Servicios Ambientales (PSA) por conservación de la biodiversidad, a través de fondos concurrentes con la Comisión Nacional Forestal (Conafor) en el corredor costero de Tamiahua, Veracruz. El área de trabajo de este programa se localiza en cinco ejidos en la ribera poniente de la laguna de Tamiahua.

Conservación, restauración y planeación territorial participativa, son los tres componentes que dan estructura al programa PSA, el componente de planeación territorial participativa, está dirigido a la generación de proyectos productivos sustentables, que repercutan en el incremento de la calidad de vida de las comunidades participantes.

Los diferentes proyectos productivos que hoy se aplican en Tamiahua fueron seleccionados por los mismos ejidatarios a través de talleres comunitarios. El resultado de este diagnóstico participativo reflejó a la pesca como una actividad prioritaria, al ser una de las principales fuentes de ingresos.

Por este motivo, la fundación ha invertido recurso del programa destinado a este componente, en equipamiento pesquero, trabajos de reconexión hídrica (desazolve de canales) y la construcción de zonas de refugio y crianza de especies pesqueras dentro de los territorios ejidales.

Aunado a estas acciones, en los ejidos se reglamentó de forma interna (mediante asamblea), las condiciones en que los ejidatarios deben realizar la actividad pesquera dentro de los cuerpos de agua existentes en su territorio.

Algunos de los puntos mas importantes será la imposición de vedas durante los meses octubre y noviembre, evitar la captura de especies en periodo de desove y normar las artes de captura para especies de escamas, camarón y jaiba, mediante la reglamentación del tipo de malla y evitando cualquier red de arrastre.

Entre otras acciones se realizaron cursos sobre pesca sostenible, estudios técnicos para conocer las condiciones de sus cuerpos de agua ejidales y su potencial para desarrollar proyectos de pesca sustentable.

Con estos esfuerzos se está logrando el incremento de especies como camarón, jaiba, poecílidos, tilapia, lisa y mojarra rallada que, a su vez, podrían sustentar pesquerías de mayor importancia como la del robalo y chucumite.

Además, los cuerpos de agua han aumentado su escudo de agua que está constituido por la abundante vegetación de manglar que garantizan la funcionalidad ecosistémica del lugar.

En un futuro, se podrán aplicar proyectos acuícolas mediante el establecimiento de encierros a través de jaulas en las zonas de mayor profundidad para trabajar con especies locales de escama. En cuanto al manejo de ostión, podrán establecerse ciclos de engorda mediante sistemas de cama y bolsas ostrícolas. Para esto, las semillas pueden ser colectadas en zonas cercanas de la laguna, donde existen fijaciones naturales.

Es necesario adoptar técnicas y practicas más sustentables para la actividad pesquera, por lo que la Fundación Pedro y Elena Hernández, A.C., seguirá abonado con acciones de concientización, actividades de conservación y estudios técnicos en humedales de la Laguna de Tamiahua, necesarios para pasar de una pesca sin control a una responsable.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

3 × 4 =