El olote residual tiene un mayor valor económico que el maíz si se le aprovecha como fuente de generación de bioenergía para producir gas de síntesis (parecido al gas natural), por lo que la Universidad Nacional Autónoma de México (Unam), la Secretaría de Agricultura (Sagarpa) y la empresa Green to Energy (G2E) presentaron una planta de gasificación demostrativa que ayudará a las comunidades alejadas a producir su propia energía.

Luis Álvarez Icaza, director del Instituto de Ingeniería; Jesús Arroyo García, director general de Fibras Naturales y Biocombustibles, y Daniel Camarena Elizondo, de la empresa G2E, mostraron la planta que inició operaciones en octubre de 2015 y donde se procesan 10 diferentes tipos de biomasa.

Actualmente, se desperdicia el 96.5 por ciento de desechos de biomasa en el país, la cual, procesada adecuadamente, podría ayudar a México a cumplir con los acuerdos firmados en París para la reducción de gases de efecto invernadero, consideró Arroyo García.

Álvarez Icaza añadió que hoy en día existen al menos 10 diferentes tipos de biomasa agroforestal que se pueden procesar (maíz, trigo, higuerilla, agave, caña de azúcar y jatropha, entre otros) y que las comunidades más alejadas pueden aprovechar.

El proceso de gasificación consiste en quemar controladamente la materia orgánica y mediante pirolisis obtener hidrógeno, metano, monóxido de carbono y dióxido de carbono, gases que son de interés para la industria energética.

Por ejemplo, con una tonelada de olote, una comunidad se puede ahorrar 812 pesos en electricidad y evitar la emisión de 0.469 toneladas de CO2. Si la energía producida se utiliza para la producción que sustituya al gas LP, el ahorro asciende a 0.745 toneladas de CO2, o bien a 3 mil 709 pesos.

Adicionalmente, precisó Camarena Elizondo, los residuos utilizados en el proceso son enriquecidos para obtener biocarbón que puede ser empleado en la agricultura para enriquecer el cultivo de plantas, como jitomates y calabazas.

Actualmente, la tecnología empleada en la gasificadora de la Unam –institución que forma parte de la mesa directiva del Foro Consultivo Científico y Tecnológico (Fccyt)- ha sido presentada a comunidades de Oaxaca, Chiapas y Michoacán con la idea de que éstas accedan a la tecnología a través de apoyos económicos de fondos avalados de la Sagarpa para que se adecuen a las necesidades de cada comunidad.

“No se quiere llegar a imponer ninguna tecnología, hemos hablado con varias comunidades y una de ellas, por ejemplo, nos ha pedido ver de cerca el procesamiento de los residuos del café”, dijo Camarena Elizondo.

A un costado del deportivo “Alfredo Harp Helú”, la planta de la Unam podría procesar algunos de los desechos de biomasa generados en Ciudad Universitaria, y generar parte de la energía usada en la Máxima Casa de Estudios, señaló Álvarez Icaza.

Arroyo García comentó que en 2017 la Sagarpa iniciará programas de mejoramiento de suelos y agua, en los cuales es importante contar con procesos de aprovechamiento de la biomasa, como el que funciona hoy en la Unam.

Entre menos burros, más olotes
Aunque los olotes no se utilizan para consumo humano, en ocasiones se han utilizado como alimento para animales o como combustible.

Existe un proverbio mexicano que dice: “Entre menos burros, más olotes”. Significa que mientras menos personas haya en la repartición, más cantidad le toca a cada uno.

También se usan en la elaboración de artesanías, juguetes y artículos decorativos.

Los olotes secos pueden aprovecharse insertando varias plumas a su parte posterior para ser utilizados en el antiguo juego olote que vuela, olotl patlakaolotl, de origen prehispánico, que fomentaba la competencia entre adultos. El juego consiste en lanzar el olote a la máxima distancia o altura, según las reglas pactadas, y gana el que consiga la mayor puntuación. Es practicado sobre todo por varones de diferentes edades en el estado mexicano de San Luis Potosí, y algunas comunidades de la Huasteca como: La Sagrada Familia, Tancuilín, Aldzulup, Picholco, Nexcuayo, durante la temporada de cosecha del maíz: de agosto a noviembre.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí