26.8 C
Mexico
Monday, October 3, 2022

A nadie se le niega un vaso de agua

- Anuncio -

Ya quedó muy lejos aquella tarde del verano de finales de los 80s cuando en la redacción recibí una llamada telefónica en la que se me invitaba a una conferencia de prensa donde se iba a dar a conocer una noticia muy importante, me dijo la persona que hizo la invitación.

Como la conferencia fue vespertina y por esos tiempos era algo totalmente inusual, sólo acudimos cinco reporteros. Dos de ellos se marcharon en cuanto supieron cuál sería el tema a tratar: En México, el agua se vendería.

La convocante a la conferencia de prensa fue Cadbury Beverage, empresa que hacía su presentación en México con el objetivo de convertir al agua en un negocio altamente rentable.

Ahí comenzó la historia moderna del agua. Antes de esa fecha era común entre la población decir: “a nadie se le niega un vaso de agua”, tal vez, sólo tal vez, una reminiscencia del consejo bíblico que aconseja “dar de beber al sediento”.

Al término de la conferencia, platiqué con el expositor a quien le comenté que en México el agua se regalaba y me parecía algo impensable que, a partir de esa fecha, se vendiera.

“Va a ver, me respondió, esto va a ser un gran negocio”.

Eso fue todo. El tiempo le dio la razón. El agua es uno de los mayores negocios del mundo actual. Es ahora otra mercancía. Está a la venta al mejor postor.

El comercio del agua embotellada inició en 1970. Entonces se negociaban cada año mil millones de metros cúbicos, únicamente. Para el 2,000, el negocio del agua ya dejaba 84 mil millones de dólares. Las principales empresas que comercializan este recurso son Coca-Cola, Pepsi-Cola, Danone y Nestlé, entre otras muchas.

El año pasado, la venta de agua embotellada sumó 180 mil millones de litros, a nivel mundial. 41 por ciento de esa agua proviene de la llave, según estudios específico, lo que ha llevado a que autoridades sanitarias y de regulación del comercio intervengan con mayor frecuencia ante la proliferación de pequeños negocios que ofrecen agua embotellada sin reunir las calidades básicas.

En 2006, México celebró el IV Foro Mundial del Agua donde se debatió si este líquido debía ser un derecho humano social o una mercancía. El resultado fue fácil de adivinar: derecho social; sin embargo, su comercialización siguió campante, como respuesta a una demanda más de estatus social que de necesidad básica.
En fotografías de prensa o en tomas de televisión es común ver en el primer plano de las conferencias que dan políticos, empresarios o líderes sociales, las botellas de agua de distintas marcas o simple jarras con el líquido, como protagonistas del evento.

Hoy se celebra el Día Mundial del Agua. La información es prolija. Difícil de atender todo lo que, en torno al agua, se dice.

El compromiso de la Comisión Nacional del Agua (Conagua) es ahorrar 8 mil 214 millones 728 mil610 litros de agua, este año.

Para lograr este objetivo, Conagua realizó diversas acciones, como la carrera Hidrotón, efectuada el pasado domingo 13; la serie de animación infantil Itzel y Sonia en busca de los Guardianes del Agua, para difundir los valores relacionados con el trabajo en equipo, cuidado del agua y del medio ambiente y la seguridad personal. También, montó una exposición pictórica, simultáneamente del 21 de marzo al 21 de abril sobre Paseo de la Reforma, Alameda Central de la Ciudad de México y en las estaciones Zapata y Mexicalcingo del Metro capitalino.

Natalia Briseño Campillo, coordinadora de Comunicación y Cultura del Agua, de la Conagua, subrayó que la iniciativa “Por un México con agua” tiene el objetivo de incentivar una evolución real de la cultura del agua, caracterizada por acciones de impacto significativo de ahorro de los recursos hídricos. Por ello, se fomenta el compromiso real de toda la sociedad, los tres órdenes de Gobierno y otros sectores sociales.

Sin embargo, este hecho pareciera estar en contraposición a lo que sucede en cuanto a la concesión de agua que tienen las mineras en el país.

Una investigación realizada, entre otros organismos sociales, por la Fundación Heinrich Böll México, revela que “la industria minera extrajo 437 millones de metros cúbicos de agua durante 2014. Esto es agua suficiente como para cubrir las necesidades humanas de toda la población de Baja California Sur, Colima, Campeche y Nayarit, durante el mismo periodo”.

La investigación refiere que “La minería se cuenta entre las actividades industriales que causan mayor impacto sobre el medio natural. El agua, suelo y aire son los mayores afectados durante el beneficio y transformación de minerales debido a los lixiviados y gases que se desprenden en los procesos de trituración, lavado, corrosión y mecanismos químicos de separación”.

A su vez, “la minería es una de las industrias más intensivas en el consumo de agua, afectando tanto la disponibilidad como calidad de la misma. (Su) impacto sobre el agua debe considerarse en tres dimensiones: alto consumo, contaminación y destrucción de las fuentes de agua”.

Hay otras consideraciones muy interesantes en este trabajo de investigación que valdría la pena analizarlo con mayor detención, como la siguiente: “Durante 2014, por cada segundo del año se extrajeron en todo el país 6 millones 766 mil 877 litros de agua, según los datos del Registro Público de Derechos de Agua (Repda) de la Conagua. ¿Cuánta de esta agua ha sido concesionada para la industria minera? ¿A qué empresas y en dónde?

La respuesta a estas interrogantes no es sencilla de obtener, puesto que la Secretaría de Economía -encargada de la regulación de la minería en México- no reporta estos datos (ni ningún otro) de manera desagregada para cada empresa minera, y en el caso del consumo de agua, ni siquiera de manera estatal o nacional.

Precisa que “la información pública detallada con respecto del sector minero mexicano es prácticamente inexistente. Como ejemplo, baste recordar que hasta fechas recientes acceder a los datos del catastro minero (concesiones mineras) estaba sujeto al pago de derechos exorbitantes, ya que la Secretaría de Economía pretendía cobrar poco más de 7 millones de pesos en derechos para dar acceso a esta información a nivel nacional.

“Mismo caso con la información correspondiente a los estudios de geoquímica de sedimentos de arroyo (indicador indirecto de potencial minero) que elabora el Servicio Geológico Mexicano, que están a la venta al mejor postor en un monto que asciende a más de 17 millones de pesos. Esta situación genera una asimetría en el acceso a la información pública, entre quienes sí pueden conocer la información (empresarios) y quienes no (dueños de la tierra, sociedad en general)”.

En México, “se encontraron 417 empresas mineras dentro del Repda, que se lograron agrupar en 230 grupos empresariales mineros. Un total de 1,036 títulos de aprovechamiento de agua, amparando un volumen de 436 millones 643 mil 287.92 metros cúbicos anuales de agua es lo que se encontró concesionado a empresas mineras. Esto es el equivalente al volumen de agua necesario para satisfacer el derecho humano al agua por un año de 3 millones 229 mil personas. En México, 13.8 millones de personas no tienen acceso al agua en la vivienda”, según la investigación referida.

A nivel internacional, ShareAmerica expuso que “Cuando pienses en cómo construir un mundo mejor, piensa en suministrar agua potable a unos 750 millones de personas en todo el mundo que no la tienen. La disponibilidad del agua y el acceso a esta están relacionadas con todas las cosas que necesitamos para crear el futuro que queremos, según indica ONU Agua”.

En el Día Mundial del Agua, ONU Agua destaca la importancia del agua y el desarrollo sostenible en la salud, urbanización, industria, energía, agricultura e igualdad de oportunidades para mujeres y niñas.

En imagen de ShareAmerica, se ve a niños que se lavan las manos en una instalación sanitaria en una escuela de Yakarta, Indonesia, instalada a través del programa de higiene de la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (Usaid).

Este enfoque internacional ha influido en los avances que se han logrado en el suministro de agua potable a una mayor cantidad de personas. En 2012, agua potable de mejor calidad llegó a 2,300 millones de personas más que en 1990.

El agua mejora la calidad de vida de las personas con más carencias en el mundo:
Mejor salud.- El agua limpia permite mejor higiene y saneamiento y disminuye la exposición a enfermedades transmitidas a través del agua que afectan a millones de personas al año.

Crecimiento económico.- La carga de enfermedades y muerte prematura se reduce con el acceso al agua, lo que permite a las personas destinar más tiempo a actividades productivas y salir de la pobreza.

Mejora la vida de mujeres y niñas.- Las mujeres y niñas en los países en desarrollo pueden pasar horas cada día recolectando agua . El acceso al agua les ofrece más tiempo para estudiar y trabajar, refiere ShareAmerica.

Uno de los hechos más importante de este día es la entrega del Premio del Agua de Estocolmo que, este año, se le otorgó a Joan Rose, de Estados Unidos, por sus contribuciones a la salud pública global, mediante la evaluación de riesgos para la salud humana en el agua y la creación de normas y herramientas para que los responsables de la toma de decisiones y las comunidades puedan mejorar el bienestar global, según la agencia PRNweswire.

Joan Rose es titular de la cátedra Homer Nowlin en Investigación del Agua de la Universidad del Estado de Michigan. Ha dedicado su vida profesional a la calidad del agua y la salud pública y es una autoridad mundial en microbiología del agua.

A nivel empresarial, Nestlé Waters anunció la ampliación de sus eventos “Together 4 Water”, que ejecuta con su Fundación ProyectoWET (Water Education for Teachers), incorporando proyectos de conservación del agua de un año de duración, llevados a cabo por niños y empleados de Nestlé Waters en todo el mundo, y reafirmó su compromiso con el cuidado del agua.

Nestlé Waters, fundada en 1992, es la división de aguas del Grupo Nestlé. Emplea a más de 34,000 personas a nivel mundial. Con más de 96 plantas productivas situadas en 35 países en todo el mundo, Nestlé Waters cuenta con una cartera única de productos que incluye más de 50 marcas dentro de las que se encuentran Nestlé Purrza Vital, Perrier, S. Pellegrino, Poland Spring, Vittel, Buxton y Erikli.

Con el encabezado de “Ni el Estado ni el mercado: ¿quién le está dando agua a 70 millones de latinoamericanos?”, el organismo social Organizaciones Comunitarias de Servicios de Agua y Saneamiento (Ocsas) indica que este tipo de organizaciones son la solución a los problema del agua.

Precisa que más de 70 millones de personas de comunidades rurales y periurbanas han estado resolviendo sus problemas de agua a través de más de 80,000 organizaciones comunitarias de agua y saneamiento. Ahora se suma la tecnología. Con un aplicativo para Android esas organizaciones podrán revolucionar el acceso al agua y ofrecer una solución real a uno de los mayores desafíos del cambio climático.

Las Ocsas son asociaciones ciudadanas constituidas para asegurar el acceso a servicios de distribución de agua potable y de tratamiento de las aguas residuales en sus comunidades. Se estima que más de 70 millones de personas de comunidades rurales y periurbanas han estado resolviendo sus problemas de agua con esos mecanismos sociales.

Estudios del Programa de Agua y Saneamiento, adscrito al Banco Mundial, aseguran que este tipo de gestión tiene el potencial de cubrir, al menos, a otros 18 millones de personas más si contaran con el apoyo y reconocimiento necesarios, pues a pesar del inmenso servicio que prestan (en la mayoría de los casos ad honorem) estas organizaciones aún son poco visibles y escasamente valoradas. Los marcos legales de las naciones por lo general son poco favorables, dando prioridad a los organismos estatales para ejercer esta misma función, aun cuando son burocráticos y poco eficientes, sobre todo para la distribución del servicio en el tramo final de llegada hasta los hogares.

En este contexto, desde 2010 la Fundación Avina, junto con CARE International, y otras organizaciones aliadas, ha construido, validado y puesto en marcha el Programa Unificado de Fortalecimiento de Capacidades para Ocsas, que actualmente ofrece contenidos en once módulos y tiene por objetivo contribuir a lograr la funcionalidad, eficiencia y sostenibilidad de los sistemas comunitarios de agua potable y saneamiento en Latinoamérica, a través de la capacitación de los miembros que las componen.

La expectativa hacia el 2017 es que, al menos, 25% de Ocsas de 10 países latinoamericanos hayan realizado el diagnóstico de sus organizaciones y servicios, lo hayan registrado en la plataforma y se constituya en una herramienta de gestión, facilitando procesos de planificación, seguimiento y medición de impacto.

Pero, mientras son peras o manzanas, al abrir una bolsa de mano de la mayoría de las jóvenes urbanas con cierto nivel de poder adquisitivo, se van a encontrar dos artículos de primera necesidad: el teléfono celular y la botella de agua.

En resumen, ahora el vaso de agua ya no se regala. Cuesta alrededor de 4 pesos, cada uno y, como médicos y paramédicos aconsejan tomar dos litros de agua diarios, cualquier persona debe gastar, en promedio, 20 pesos en agua, un cuarto de su salario diario vigente en la Ciudad de México.

- Anuncio -

Últimas Noticias

- Anuncio -

Artículos Relacionados

- Anuncio -

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí