ShareAmerica

Las ciudades estadounidenses se han convertido en laboratorios para nuevas políticas que pretenden reducir el cambio climático, hacer retroceder la degradación medioambiental y apoyar la energía alternativa. Debido a la naturaleza del sistema federal estadounidense, las políticas innovadoras de las ciudades con frecuencia se llegan a adoptar a nivel estatal o nacional, lo que coloca a las ciudades en el centro del movimiento medioambiental.

Reducir las emisiones de carbono
Como resultado de los estándares federales y estatales de emisión de gases de automóviles, los autos y autobuses estadounidenses emiten menos contaminantes que nunca. Pero varias ciudades van un paso más allá y están probando fuentes combustibles con cero emisiones.

Los Ángeles, que cuenta con la flota de autobuses impulsados por gas natural más grande en Estados Unidos, aproximadamente 2,200 unidades, se ha convertido en una ciudad líder en la reducción de emisiones de carbono en los sistemas de transporte público. Las autoridades locales calculan que desde la conversión al gas natural, su flota de autobuses ecológicos ha reducido la emisión de gases de efecto invernadero en 136,000 kg diarios.

Los Ángeles está dando pasos más allá del gas natural. En 2014, la ciudad puso en circulación el primero de cinco autobuses eléctricos. Cada autobús tiene capacidad para 120 pasajeros y puede recorrer 275 km antes de necesitar una recarga.

¿Quieres saber que está haciendo el mundo para combatir el cambio climático?

Sigue la cumbre climática mundial, denominada COP22, del 7 al 18 de noviembre, y en Twitter a la cuenta @US_Center y a las etiquetas #ActOnClimate y #AskUSCenter.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí