Para los lectores de las letras clásicas no es desconocido Søren Aabye Kierkegaard (1813-1855), el filósofo danés, que es uno de los más representativos del pensamiento de los Países Bajos y se le considera el padre del existencialismo, teoría que estuvo muy de moda en durante la primera mitad del siglo pasado.

En el anecdotario de su vida se cuenta que cuando salía de su casa para dar un paseo por las calles de Amsterdam, lo hacía vestido con ropa ligera, un abrigo y un paraguas porque no sabía si el clima iba a estar frío, caliente o lluvioso. Se protegida ante cualquier eventualidad cotidiana pues todo mundo sabe que el tiempo no tiene palabra de honor.

Así era el clima por esos días en Holanda. Por eso, no fue raro, aunque sí sorprendente, que el viernes pasado, ráfagas de vientos gélidos arrastraran hasta personas que caminaban o se transportaban en bicicletas. La potente tormenta que azotó a Europa este fin de semana con vientos y nieve, mató a, por lo menos, siete personas en tres países, volcando camiones y obligando a cancelar vuelos y trenes.

“En Holanda, que sufre una tormenta extrema por segunda vez este mes, han caído árboles que han obstruido carreteras y vías férreas. Además, varios ciclistas han caído de sus bicicletas y ha habido camiones que han volcado en las mismas autopistas. En medio de estos estragos, en el centro y este del país, en donde el Knmi (instituto meteorológico holandés) ha decretado la alerta roja —el nivel más alto de riesgo—, tres personas han perdido la vida, según ha informado la policía en su cuenta Twitter. Un hombre de 62 años de Zwolle ha muerto tras ser alcanzado por una enorme rama caída de un árbol. El fallecido había salido de su automóvil para retirar otra rama que obstruía la calzada. Otro hombre de la misma edad ha perdido la vida en Enschede, en el este del país, después que un árbol cayera sobre su auto, según otro tuit de la policía. Además, una persona de 64 años ha fallecido en Lingewaal por el impacto de una construcción de metacrilato”, relataron medios internacionales.

Desde luego, el mal temporal alcanzó a sus vecinas Bélgica y Alemania, donde, igualmente, causó serios destrozos materiales y muerte de personas.

Otro dato. Las Cataratas del Niágara son una belleza natural, en Estados Unidos (nación que, por cierto, está paralizada en estos momentos, por luchas intestinas en el Congreso federal). Cada año recibe a millones de visitantes. Ahora son un inmenso témpano, a causa de los graves fríos que se registran en esta región.

“No he asomado ni siquiera la nariz por la ventana”, me contó una paisana, quien vive en Chicago desde hace varios años y que, por lo mismo, está ya aclimatada a las bajas temperaturas invernales de la región.

Esas temperaturas que colocan a los termómetros por abajo de los 0 grados no son privativas del norte del hemisferio, ya también alcanzan a otras regiones situadas al sur. Es el caso de México donde los últimos inviernos venían registrando temperaturas con tendencia a un clima templado.

El presente invierno, por el contrario, los embates de los fríos llegan hasta la Ciudad de México, donde las Delegaciones Políticas ubicadas en el sur y occidente de la ciudad capital se incluyen en las categorías rojo o amarillo por el Meteorológico Nacional (SMN) para alertar a la población sobre la gravedad del invierno.

¿Preámbulo de la mini era de hielo?
Desde finales del siglo pasado, estudiosos del clima vienen advirtiendo a la población sobre la posibilidad de la presentación de una mini era de hielo, como antecedente previo al calentamiento global que predicen surgiría en la segunda mitad de este siglo.

Los esfuerzos que viene haciendo la comunidad internacional para evitar que la temperatura global supere 2 grados centígrados sobre la prevaleciente en la actualidad, aún no rinde los frutos deseados.

Todavía se lucha a brazo partido contra gobiernos y empresas que mantienen sus estándares de producción como antes sin modificar sustancialmente sus labores tradicionales que ocasionan ese aumento en la temperatura.

El cambio climático, más allá de las acciones antropogénicas, ha sido una realidad, tal como lo constata la historia universal, aunque las actividades humanas pueden acelerar o desacelerar ese cambio y hasta mitigarlo, en algunos aspectos.

Desde luego, el crecimiento poblacional juega también un importante papel en las desgracias que ocasiona cualquier modificación del clima, porque muchos poblados se asientan en lugares no recomendados para hacerlo y otros rompen ecosistemas que participan en un mejor control climático.

Sea lo que sea, los hechos ahí están. Hablan por sí solos.

Descenso de temperaturas, vientos fuertes y posibles nevadas en el noroeste y norte de México: SMN
El Frente Frío Número 24, que se extenderá sobre el norte de Baja California, generará marcado descenso de temperatura, lluvia y viento fuerte con tolvaneras en el noroeste y el norte de México, así como posibles nevadas o aguanieve en las montañas de Baja California y Sonora, informó el Servicio Meteorológico Nacional (SMN), dependiente de la Comisión Nacional del Agua (Conagua).

Se pronostica que los vientos generarán rachas que podrían superar 60 kilómetros por hora (km/h) y tolvaneras en Baja California, Baja California Sur, Sonora, Chihuahua y Durango, así como el Golfo de California.

Asimismo, se estiman temperaturas mínimas inferiores a -5 grados Celsius en las zonas serranas de Baja California, Sonora, Chihuahua, Durango, Zacatecas y Estado de México; de -5 a 0 grados Celsius en las regiones montañosas de Coahuila, Nuevo León, Aguascalientes, Jalisco, Michoacán, Hidalgo, Puebla, Veracruz, y Tlaxcala, y de 0 a 5 grados Celsius en las partes altas de Tamaulipas, San Luis Potosí, Guanajuato, Querétaro y Oaxaca.

Lluvias con intervalos de chubascos se prevén en Veracruz, Oaxaca y Quintana Roo, y lluvias dispersas Baja California, Sonora, Zacatecas, San Luis Potosí, Tamaulipas, Puebla, Tabasco, Chiapas, Campeche y Yucatán.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

7 + 17 =