Importancia de la ciencia ciudadana para la conservación marina

0
11

Ciudad de México, 10 de noviembre de 2018.- El 56 por ciento del territorio mexicano se compone de superficie oceánica, una proporción similar a la que existe entre agua y tierra en el planeta, documenta la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat). El territorio marino no sólo es un repositorio de ecosistemas y especies, sino un espacio perfecto en el que pueden coexistir la ciencia y la conservación.

En el marco de la primera edición internacional de Earthx, el festival de conservación más grande en el mundo, que se llevó a cabo del 7 al 10 de noviembre en la Ciudad de México, la fundación México Azul y la Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad (Conabio) se abordó uno de los temas más relevantes respecto al cuidado ecológico actual: la ciencia ciudadana.

México cuenta con litorales en el Océano Pacífico, que incluye los golfos de California y Tehuantepec, y en el océano Atlántico, con el Golfo de México y el Mar Caribe. Esta extensión no sólo alberga ecosistemas, sino que, cada año, recibe a miles de turistas por lo que es importante generar una conciencia de turismo ecológico que, además, puede ofrecer contribuciones a la ciencia.

“La plataforma ecoturística no es sólo una manera de sacar datos científicos, sino también es una manera de economía azul, de facilitar la toma de datos que normalmente a nivel marino son muy caros. Esta plataforma turística se puede aprovechar a nivel científico, a nivel divulgativo, para generar un cambio de percepción de la gente (…) Estamos muy enfocados en la ciencia ciudadana como metodología de difusión educativa y toma de datos”, dijo Clara Calatayud, directora de México Azul.

Al respecto, una de las actividades principales de México Azul en los últimos años ha sido llevar la conciencia ecológica y la ciencia ciudadana al terreno del cuidado a los tiburones en Cabo San Lucas, invitando a los turistas no sólo a entrar en contacto con ellos, sino a apoyarlos en la recopilación de datos.

Recalcar en EarthxMéxico, una catapulta del Earthx para Latinoamérica, la importancia que tienen los ciudadanos de a pie en los trabajos de ciencia y conservación, cobra especial relevancia puesto que, como bien explicó Calatayud, “es el organismo perfecto para que la gente de grandes urbes, como la ciudad de México, se dé cuenta de que el tema de la conservación ambiental ya no es una cosa de lujo, ya no es una tendencia, ya no es una moda, sino una necesidad de la que todos formamos parte”.

Concluyó que ése es el corazón de este evento: hacer notar que “los pequeños cambios a nivel individual tienen consecuencias a nivel comunidad y, al final, en todo el planeta; es como un contagio de acciones”.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

veinte − 13 =